domingo, 11 de septiembre de 2016

SOBRE LA NATURALEZA SUBLIME DEL PROFETA – SOBRE EL LA PLEGARIA Y LA PAZ - I


Prometimos, cuando las entradas sobre la Intercesión (Tawassul), tratar de la naturaleza del Profeta Muhammad – sobe él la plegaria y la paz de Allâh -. Y para tratar de este tema tan sumamente importante debemos ofrecer una consideración especial al llamado “Hadiz de Jabir” sobre la naturaleza luminosa del profeta. Es por este motivo que dejamos dicho hadiz y sus comentarios para la siguiente entrada, in sha’a Allâh. Dice el Qur’an:

Te hemos creado de una naturaleza sublime” (Corán 68-4)
Y no te hemos enviado sino como misericordia para todos los mundos” (21-106)

Es pues, por un lado la naturaleza de Muhammad (‘azima); lo cual podría muy bien ser traducido o comprendido como sublime, o como grandiosa, ya que el término ‘azama corresponde antes bien a “enormidad” o “inmensidad” que a otra cosa.

Y esta naturaleza inmensa resulta que se ha convertido en una Misericordia (rahma li-l-‘alamin) para todos los mundos: el humano, el angélico, el de los genios, las galaxias, los paraísos, el infierno, los minerales, vegetales, animales, el viento, el espacio, etc, etc, etc.

Es así que Muhammad, en su gran humildad, nunca exageró ni expresó su verdadera naturaleza delante de nadie, sino de una forma graciosa e indirecta, bella por lo elegante, diciendo que había que amarle más que a nuestras propias familias y propiedades. ¿Veis la inteligencia de nuestro profeta? El no dijo yo soy tal o cual, nos informó de su gran naturaleza de este modo, además que se comportó hacia el resto con una gran educación, un gran respeto y profunda consideración.


Porque amar a Muhammad es amar a Allâh; me explico: Muhammad es el vehículo que Allâh ha utilizado para hacernos llegar Su Mensaje a este mundo. Pero no se trata de un vehículo tomado al azar, o elegido entre unos y otros. Se trata de alguien cuya naturaleza es capaz de transmitir y conservar dicho Mensaje; de alguna forma podemos decir que es el mismo Mensaje que ha tomado la forma de hombre, la más noble de las criaturas de la creación. Amar a Muhammad es amar el Mensaje de Allâh y por lo tanto a Allâh Mismo.

¿Podemos decir que Muhammad murió? Pues no. Podemos decir que su cuerpo dejó de existir de forma continuada en este mundo; que su carne y su sangre dejaron de expresarse en el espacio y en el tiempo, pero no su vida. ¿O es que acaso la vida es la carne y la sangre? Sin embargo, ni tan siquiera dicha carne, huesos y sangre murieron completamente ya que él mismo dijo:


Los profetas nos levantamos a rezar en nuestras tumbas en el momento en el cual escuchamos el Adam”.

Eminentes figuras de la chari’a y de la Haqiqa (realidad espiritual) han manifestado encontrarse físicamente con él en diversas ocasiones. Es el caso de muchos, pero vamos a referirnos solamente a tres:

Abdul Qader Jilani
Ŷalaluddin Suŷuti (gran muḥaddiz e Imam al Islam de los más reputados de todos los tiempos)
Ahmad Tijani.


Abdul Qadir Jilani lo manifiesta continuamente en muchas de sus obras.
Ahmad Tijani recibió el vinculamiento al Tasawuf de la propia mano del profeta.
Ŷalaluddin Suŷuti testimonia en sus escritos haber encontrado físicamente al profeta en unas setenta ocasiones.


¿Por qué está Muhammad vivo? La respuesta de esto nos la da el Qur’an. El ha sido enviado como una misericordia para los mundos; y esos mundos siguen viviendo hasta el Día del Juicio. Es por tanto normal que la Misericordia enviada por Allâh siga existiendo para poder seguir ejerciendo su función. ¿No viven los ángeles tanto y tanto tiempo? ¿Y porque no lo haría Muhammad puesto que ha sido enviado como misericordia para los mundos incluidos los mismos ángeles? Siendo como es su naturaleza sublime o inmensa.

¿No dice él mismo en un hadiz extraordinariamente conocido “quien me ve en sueños me ve realmente?

Quienes tienen o tenemos la experiencia de haber visto al profeta ‘alayhi-s-salatu wa-s-salam – en nuestros sueños, sabemos que el profeta a veces da consejos, sentencias, órdenes, explica situaciones, etc. ¿Acaso si el profeta da un consejo o una orden en sueños, no es él quien la da? ¿Acaso no hay que seguir ese consejo o esa orden? 

Es así pues que Muhammad está vivo, de la manera en la cual Allâh así ha decidido y así la entiende. Nadie puede poner barreras a las decisiones de Allâh, Quien cuando ha decidido que una cosa sea “es” sin más.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos conduzca de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws

No hay comentarios:

Publicar un comentario