miércoles, 28 de mayo de 2014

Muerte de un hipócrita II

A-s-salamu 'alaykum:

El hombre sabio es como la nube cargada de lluvia que apaga la sed y revivifica la tierra.
El charlatán es como la nube seca que solo hace ocultarnos la luz del sol. Burda imitación.

He aquí el complemento necesario a la entrada anterior. En ella no nos habíamos extendido en los detalles pensando que quizás convendría hacerlo más adelante, si alguien lo solicitaba.

Así ha sido. Y en deferencia a nuestro hermano y amigo el Profesor Rahmanicus, quien como siempre nos ha demostrado como su rahma justifica el seudónimo; así como en respuesta a sus valiosos comentarios de la entrada anterior, hemos creído conveniente no responderlos directamente sino realizar una entrada complementaria ; habida cuenta que tenemos la completa seguridad de que no es él el único quien pueda tener una percepción semejante con respecto a lo cual expuse en la entrada anterior.

Primeramente vamos a demostrar como y porqué el caso del recientemente fallecido Nazim al Kubrusi es semejante al del hipócrita de Madina Abdu-l-Lâh Ibn Ubay y al de Abu Amir el Monje, el protagonista del pasaje del Qur’an universalmente conocido como « La mezquita del mal ».

Terminaremos por la gran blasfemia pronunciada sobre Allâh por este señor.

¿Cuáles son las razones por las cuales Abdu-l-Lâh Ibn Ubay era un hipócrita hasta tal punto que le fue corregido de parte de Allâh al mismísimo Profeta – sobre él la plegaria y la paz – mediante la Revelación el hecho de haber realizado la plegaria funeraria por él, siéndole prohibido (y por extensión a todos los musulmanes) hacer otro tanto sobre los hipócritas a partir de ese momento?

Primeramente debemos decir que esta prohibición coránica indica que es posible y necesario saber reconocer a un hipócrita a fin de cumplir con dicho mandato. Y aunque los creyentes, ni siquiera el profeta mismo, podamos conocer lo que se esconde en los corazones, los signos de la hipocresía se han hecho tan evidentes que no pueden ser disimulados por mucho que se intente hacerlo. El Qur’an y los hadices dan cuenta de ello.

Comencemos diciendo que el principal signo de la hipocresía de Abdu-l-Lâh Ibn Ubay fue el de declararse musulmán para salvar su vida y su estatus en Madina. No olvidemos que iba a ser coronado rey de la ciudad antes de la llegada del Profeta. En adicción, diremos que dicho personaje mantenía correspondencia y comunicación con los enemigos qurayšies de los musulmanes afin de pasar la información necesaria para facilitarles la victoria sobre estos últimos, erradicándolos si fuera posible de Madina a fin de recobrar la corona perdida. Para ello optó asimismo por mantener los contactos necesarios con los judíos de Madina quienes buscaban desbancar al Profeta por razones de todos conocidas.

Y ahora establezcamos los paralelismos necesarios entre la situación de aquella época y la actual para asimismo localizar la correspondencia de roles entre los actores. Comencemos :

Los enemigos del Islam en la actualidad son variados y se encuentran alineados en una multitud de grupos y tendencias. Pero si hubiéramos de resumir podríamos decir que el enemigo externo equivalente al Quraysh y los judíos de aquella época, son sin duda los judíos sionistas de la actualidad y asimismo lo que en los hadices de los últimos tiempos se especifica por « los romanos », que no son otros que los poderes occidentales, así como los grupos de toda índole reacios y contrarios al Islam, entre los cuales sin duda se encuentra la Iglesia Católica, la cual a pesar de las apariencias actúa de manera sibilina (como siempre ha hecho) para apartar a las gentes de la verdad del Islam y sumirlas en la idolatría de la doctrina trinitaria ; doctrina la cual, como dice el Libro, contiene una de las mayores ofensas contra Allâh. No creo que sea conveniente relacionar las ayats conocidas por todos al respecto.

Todos estos enemigos ideológicos comentados en último lugar se concentran en la doctrina masónica la cual intenta concretizar lo que será la doctrina del Daŷŷal en el momento de su venida a la tierra.
Pues bien, este señor llamado Nazim ha cumplido exactamente la misma función que Abdu-l-Lâh Ibn Ubay cumplió en la época del Profeta – sobre él la plegaria y la paz - :

A / Estableciendo contactos con los enemigos del Islam a quienes ha manifestado su simpatía, cordialidad y ha animado a continuar en el error rebajando el Islam a la altura de la idolatría. No hay más que ver como llega a decir al Papa que la iglesia también es su casa, declarándose idólatra o simpatizante de los idólatras sin que nadie se lo pidiera. Asimismo como me comunicó un discípulo uzbeko que venía de Chipre todo emocionado, llegó a decir que a partir de este momento todas las religiones son válidas y se encuentran en pie de igualdad ante Allâh y que él (Nazim) era el promotor y cabeza intelectual de este « milagroso » cambio operado en el curso de los acontecimientos. Como si Allâh debiera cambiar el ayat que dice que el Día del Juicio no será aceptada otra religión que la del Islam, y esa otra ayat que dice que en verdad la religión junto a Allâh es el Islam.

B/ Creación de una secta para el derribo de la auténtica doctrina islámica y del sufismo (corazón del Islam). Dicha secta anda por otro derrotero que los musulmanes, no trae cuenta ni del Qur’an ni de la Sunna los cuales utiliza como reclamo para llamar la atención sobre su persona, a la que sus adeptos veneraban como si se tratara de un dios, con su connivencia y aceptación.

C/ La corona : colocada cuidadosamente como broche de su turbante, retando al mundo, usurpando a los verdaderos próximos a Allâh el lugar que a ellos les corresponde, como asimismo intentó usurpar a las tariqats verdaderas su lugar junto a Allâh enfrentando a ellas su secta. Es llamativo los cuidadosos contactos que ha llegado a tener con políticos influyentes, ricos y enemigos de los musulmanes, y sobretodo mucho más llamativo cuando vemos la cantidad de medios materiales y financieros que maneja la secta con sede ya, como no, en el corazón de USA.

En cuanto a los paralelismos con Abu Amir el Monje quien construyó una mezquita para desafiar al Profeta y los musulmanes realizando en ella una mezcla de ritos cristianos y hebraicos para así emular al Profeta, pienso que están explicados en las líneas precedentes, aunque quizás conviene recordar algunas de las más relevantes mentiras de este señor, quien se repetía, se reiteraba y se regocijaba en los lodos del extravío y la rebeldía contra Allâh.
Recordemos a este fin el tema de la prohibición de practicar las cesáreas, usurpando a Allâh ta’ala su derecho de legislador y de Juez. Nunca Allâh legisló el evitar poder salvar una vida y nunca nadie dijo a Allâh lo que debe de hacer. Y esto último este señor lo hizo cuando habló de los médicos quienes practicaran cesáreas, diciendo que serían descerrajados por los ángeles el Día del Juicio. ¿Quién era él para decir a Allâh lo que debe de ordenar a los ángeles ? ¿Quién era él para ocupar al lugar de Allâh dándoles órdenes ?

Sin extendernos mucho más (aunque materia hay, y ejemplos existen por decenas) recordemos la reiteración de este señor en predecir el porvenir, cosa que solamente hacen los magos y los chayatins. Recordemos al efecto el hadiz de las estrellas fugaces, como las órdenes de Allâh llegan incompletas al conocimiento de los chayatins y de sus aliados, y estos lo transmiten erróneamente.

LA GRAN BLASFEMIA

El tal Nazim al Kubrusi (na’latu-l-Lâhi ‘alayhi) ha llegado a decir de Allâh :

" No se puede encontrar un Rey sin reino. Sin súbditos, su reino no hubiera tenido sentido, al igual que un profeta sin comunidad no hubiera tenido sentido. Es por eso que Allâh era sin principio y sus siervos también eran sin principio. Sino hubiera personas, porqué existiría Allâh, ¿por El Mismo? No""
"mercy oceans" Nazim Al-Qoubrousi dit (tome 1 page 13)

Ante tamaña blasfemia nuestras explicaciones de arriba no son sino literatura de barrio y filosofía de cafetín, poesía de principiante. Solamente con esta prueba no nos hace falta demostrar nada más con respecto a lo despreciable del carácter de una persona quien en su locura ególatra y narcisista llegó incluso a retar al mismo Allâh.

Según su afirmación la existencia de Allâh no tendría sentido sin la creación.
!Qué Allâh maldiga a los embusteros ! !Estas palabras ni el mismísimo Chaytan podría haberlas pronunciado !

¿No dice el Libro ?

Todo ha de perecer excepto Su rostro. (28: 88)

El, el Unico sin otro que se Le oponga. El Uno sin dos. Aquel que subsiste por Sí mismo, a quien el mundo le importa menos que el ala de un mosquito. Aquel que no tiene igual ni necesidad de nada ni de nadie, que es Completo en Si Mismo ¿El tendría necesidad de crear para Ser ?
Aquel quien estaba Solo y nada con El antes de crear una luz de Si Mismo llamada Muhammad para crear con ella todo lo que creó, no tiene necesidad ni de crear ni de la creación para ser el Solo, el Unico ; el Suficiente, el Completo…

Espero que mis explicaciones sean suficientes, y si alguien piensa que no lo son gustosamente estoy a su disposición para extenderme en el punto que desee.

Para terminar quiero significar que aunque un enemigo de Allâh haya liberado al mundo de su presencia, otros siguen y otros vendrán.

Reitero pues mi recomendación de no rezar ni pedir por este señor para así estar en consonancia con las Palabras de Allâh expresadas en el Qur'an.

Que Allâh nos libre del mal, que nos proteja contra los embusteros y los enemigos de nuestro Din.


Demos gracias a Allâh por el regalo excelente del Islam.

viernes, 9 de mayo de 2014

La muerte de un hipócrita

En el Nombre de Allâh el Todo-Misericordioso, el que Manifiesta Su Misericordia

Y la plegaria y la paz sobre la corona de los enviandos Sayyidina Muhammad, la luz con la cual Allâh creó los mundos, y sobre su familia y sus sahaba con especial atención a Abu Bakr, Umar, Uzman y Ali.

Hace dos días murió un hombre cuya vida en este mundo fue de torpeza en torpeza. Mejor diremos que su vida se resumió en dos palabras:
Torpeza e Hipocresía

Este hombre, a quien en diversas ocasiones hemos ridiculizado en vida para apartar de él a los incautos, murió en el extravío más manifiesto.

Estamos hablando del creador o del heredero del creador de la secta llamada falsamente "Haqqani naqsbandiyya"

Y decimos falsamente pues esa secta es una usurpación de la herencia de la tariqa naqsbandiyya (la cual se debate por continuar existiendo a falta de un hombre de verdadero conocimiento, pero ese es otro tema a ver más adelante); y porque en lugar de Haqqani (verídica) le hubiera correspondido antes bien la denominación de "Kiddabiyya", es decir: falsa

Este hombre se dejó, literalmente, adorar por sus discípulos, quienes hacían físicamente suyud (prosternación) delante de él.
Introdujo "fatwas" de corte satánico, como por ejemplo prohibir a las mujeres poderse practicar una cesárea; en otro engendro de fatwa llegó a decir en sus discípulos que si llegaran a tener un problema, solamente con pensar en él se soluccionaría.



Pero no solamente llegó este fir'aun de provincias a extraviar a sus discípulos; quiso emular a Allâh - ta'ala - y hacerle la competencia :

Dejando que sus discípulos se prosternaran ante él
Jugando a adivinar el porvenir (el cual solo conoce Allâh)
Diciendo a sus discípulos, como ya hemos mencionado, que en caso de necesidad pensaran en él, y no en Allâh.
Diciendo que Allâh haría que los ángeles castigaran a los doctores que hayan practicado cesáreas descerrajándolos de dos en dos. Decidiendo en lugar de Allâh sobre el castigo. y asegurando que Allâh castigará a inocentes.
Y escribiendo blasfemias como la que sigue, la cual ni el mismísimo diablo hubiera sido capaz de sugerir. Y es que el nafs de algunos es peor que 70 chaytanes; y hay gentes que son capaces de hacer lo que ni el mismísimo Chaytan es capaz de imaginar. He aquí la blasfemia:



"mercy oceans" Nazim Al-Qoubrousi dit (tome 1 page 13

 cuya traducción al español es:

" No se puede encontrar un Rey sin reino. Sin súbditos, su reino no hubiera tenido sentido, al igual que un profeta sin comunidad no hubiera tenido sentido. Es por eso que Allâh era sin principio y sus siervos también eran sin principio. Sino hubiera personas, porqué existiría Allâh, ¿por El Mismo? No""


Espeluznante ¿verdad?

Esa persona orgullosa de espíritu faraónico que dejaba a sus discípulos llamarle " Sultan de los 'Awliyya"; ese destructor y corruptor del sufismo; ese jefe de secta, dejó este mundo. Lo que le pase en el otro nos da lo mismo; eso es cosa de Allâh. Pero lo que ha dejado entre nosotros es una secta destructora y corruptora de la noble doctrina del Islam.

Este hombre fue en esta época un émulo de sus predecesores de la época del profeta - sobre él la plegaria y la paz -, es decir, del hipócrita Abdu-l-Lâh Ibn Ubay, y porqué no decirlo de Abu Amir el Monje, aquél a quien se encuentra destinada el ayat que habla de la mezquita del mal.

Por lo tanto está prohibido rezar por él y acudir a su tumba como dice este ayat, la cual descendió a la ocasión de la plegaria mortuoria que el profeta ofició sobre el despojo del hipócrita Abdul-l-Lâh Ibn Ubay, prohibiéndole hacer eso la próxima vez y consecuentemente a todos los musulmanes:

"Y nunca hagas la oración para ninguno de ellos que haya muerto y no te pares en su tumba, ciertamente ellos negaron a Allah y a Su Mensajero y murieron siendo corruptores". (Taubah:84)".

Llegó incluso hasta a entrevistarse con el Papa y a decirle que la iglesia era su casa y que rezara por él, tal y como podéis constatar.

https://www.youtube.com/watch?v=qFid2h764oM

Un chaytan ha muerto y la tierra puede que se encuentre más aliviada; sin embargo, se aseguró antes de morir dejar otro chaytan en su puesto como así podéis ver.



Sin palabras ¿verdad?

La tracición habla por si sola. ¿Para qué queremos judíos sionistas como enemigos sin con estos ya tenemos bastante?

Nosotros francamente hemos de decir que no sentimos ni frío ni calor por dicha muerte pues como dice el Qur'an:

Ni los cielos ni la tierra lloraron por ellos (44-29)

Como es fácil sacar conclusiones de toda esta presentación de hechos no creo que sea necesario extenderme más sobre el asunto.

Y decir para finalizar que el motivo de haber escrito estas líneas es el mismo que siempre nos mueve, a saber: apartar y proteger a los musulmanes de las sectas satánicas que utilizando el nombre del Islam intentan corromper desde dentro las bases de la religión; y consecuentemente debilitarlas, tanto como sea posible, pues como dice el hadiz:

La Verdad es la espada de Allâh en esta tierra

Que Allâh nos proteja contra las sectas satánicas, sus adeptos y sus fines.

Salam.