domingo, 4 de septiembre de 2016

LA VERDADERA CARIDAD


Existen dos clases de caridad según las tradiciones del Tassawwuf:
La caridad externa que consiste en ocuparse de los pobres y necesitados y por otra parte la caridad espiritual.

Mientras la caridad legal y obligatoria es obtenida de los bienes materiales suntuarios (zakat), la caridad espiritual es descontada u obtenida de los bienes espirituales del dador, siendo su destino los pobres o necesitados espirituales.

Las sadaqas son para lo pobres, necesitados... (9-60)

Lo que es dado en calidad de limosna pasa por las Manos de Allâh - altísimo- antes de llegar a los necesitados. Es así que Allâh no ha ordenado la Zakat para que tú les proveas, pues El Mismo es suficiente para proveer a toda la humanidad, sino que si lo ha ordenado es para ver cuáles son tus intenciones y tus actos a ese respecto.

Mientras, los próximos a Allâh consagran sus beneficios espirituales a los pecadores. Allâh - exaltado - perdona los pecados a estos en proporción de las obras meritorias de devoción que los próximos a Allâh están dispuestos a sacrificar. Allâh pues cubre las faltas de los pecadores en recompensa de las obras piadosas de Sus siervos próximos.

La generosidad de los verdaderos creyentes es tal que no guardan nada para ellos mismos, ni reputación de bondad ni la esperanza de una recompensa en el Más Allá; aquel quien ha emprendido el camino de la proximidad ha llegado a perder hasta su propia existencia. Se encuentra en estado de quiebra total ya que lo ha dado todo debido a su generosidad. Allâh ama a aquellos que ejercen la generosidad hasta el punto de haber quedado arruinados en este mundo.

El Profeta -'alayhi-s-salatu wa-s-salam-, ha dicho:

"Aquél que gasta todo cuanto tiene y que no espera a obtener nada, fuera lo que fuere, se encuentra bajo el cuidado de Allâh, tanto en este mundo como en el Otro".

Por otro lado Allâh da diez veces, o quizás muchas veces más, la medida de lo ofrecido a aquel que da.

Quienquiera venga con el bien tendrá diez veces la medida... (6-160)

Otro efecto de la caridad es que lava y purifica a aquel quien la practica. Tanto, que si alguien es purificado de sus atributos egoistas, tendrá el camino libre para ejercer la misión de la caridad espiritual..

¿Quién le hará a Allâh un hermoso préstamo para que se lo multiplique y obtenga una generosa recompensa? (57-11)
Que habrá triunfado el que la purifique (91-9)
No alcanzaréis la virtud hasta que no deis de lo que amais; y cualquier cosa que déis Allâh la conoce (3-91,92)

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos dirija de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws.

No hay comentarios:

Publicar un comentario