domingo, 4 de septiembre de 2016

EL AGRADECIMIENTO POR LOS DONES DE ALLAH


Surat La Caverna 32 - 45

"Y ponles el ejemplo de dos hombres: A uno de ellos le habíamos dado dos jardines de vides que habíamos rodeado de palmeras poniendo entre ambos sembrados. (32)
Cada uno de los jardines daba su fruto sin ninguna pérdida y habíamos hecho que en medio de ellos manara un río.(33)
Y tenía abundante riqueza; entonces le dijo a su compañero con réplica: Yo tengo más riquezas que tú y tengo más poder en gente.(34)
Y entró en su jardín injusto consigo mismo y dijo: No creo que todo esto vaya a desaparecer nunca.
Ni creo que la hora vaya a llegar, y en el caso de que sea devuelto a mi Señor seguro que encontraré a cambio, algo mejor que estos dos jardines.(35)
Y su compañero, contestándole, dijo: ¿Eres ingrato con Aquel que te creó de la tierra, luego de una gota de semen y luego te dió forma como hombre?(36)
Pero Él es Allah, mi Señor y yo no asocio con mi Señor a nadie.(37)
Más te habría valido si al entrar en tu jardín hubieras dicho: "Que sea lo que Allah quiera, no hay poder sino por Allah."
Y si ves que tengo menos riquezas e hijos que tú...(38)
Puede ser que mi Señor me dé algo mejor que tu jardín y mande contra él algún castigo del cielo que lo deje como tierra lisa.(39)
O que su agua se pierda bajo la tierra sin que puedas encontrarla.(40)
Entonces su riqueza fue destruida y amaneció golpeándose las palmas de las manos por lo que se había gastado en él cuando ahora había quedado asolado hasta las raices y dijo: ¡Ojalá y no hubiera asociado a nadie con mi Señor!(41)
Y no tuvo ningún grupo que lo auxiliara aparte de Allah ni él mismo pudo ayudarse.(42)
Allí la victoria fue de Allah, la Verdad y Él es Quien mejor recompensa y Quien mejor castiga.(43)
Compárales la vida del mundo al agua que hacemos caer del cielo, con la que se mezclan las plantas de la tierra y luego se convierten en hierba seca y rota que el viento desparrama. Allah tiene poder sobre todas la cosas.(44)


COMENTARIO

Se trata de una historia ejemplar; de algo que se produce una y otra vez en la vida con diferentes tipos de gentes y situaciones.
Una es el reconocimiento a Allâh por los bienes recibidos de El, caminando con la mirada baja sobre la tierra, independientemente de la cuantía e importancia de los bienes recibidos del Señor. Dice el hadiz que vale más un rico agradecido que un pobre resignado.
Aunque esto no es comunmente el caso, pues en otro hadiz encontramos que en el Infierno podremos observar como se encontrarán en él una gran parte de los ricos, así como, al contrario, una gran parte de los pobres estarán en el Paraíso.


Pero ricos agradecidos los hay; gentes que no se enorgullecen de los bienes recibidos, que sienten que ellos le pertenecen a Allâh y que gastan de ellos ayudando a sus familias y a los necesitados; gentes que no escamotean nada de lo que por derecho corresponde a los pobres como zakat; gentes que tienen temor de Allâh en sus corazones, a quienes sus riquezas no les han corrompido el corazón.


No obstante, y con tristeza podemos observar muy frecuentemente en nuestros tiempos, más de lo que se debiera, que muchos ricos ponen la bota en el cuello del pobre, que no tienen saciedad, creyéndose dignos propietarios de los bienes recibidos por Allâh, los cuales abandonarán pronto cuando todos les acompañen a su entierro. No saben que una enfermedad, una desgracia, u otra cosa proveniente de Allâh puede acabar con todas sus posesiones y con ellos mismos. En realidad son ellos los dignos de compasión; son ellos los pobres.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos dirija de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws.

No hay comentarios:

Publicar un comentario