jueves, 28 de febrero de 2013

Las Ramas de la Fe - segun el Imam Bayhaqi



Bismi-l-Lâhi-r-Rahmani Rahim wa

A-s-salatu wa-s-salamu ‘ala nabiyyi-l-karîm

El Imam Bayhaqi, fue eminentemente un coleccionista de hadices, teniendo en su haber una colección que le pertenece (A-s-Sunnan al-Kubra o  Sunnan Al-Bayhaqi)

Seguidor de la escuela del Imam Šafa’i, nació en el año 384 de la hégira y falleció en el 458. Es autor de varias obras.

Una de ellas (Šu’ab al-Imam) “Las Ramas de la Fe” describe una por una las más de setenta ramas en las cuales se encuentra dividido el Iman (Fe).

Su clasificación, expuesta aquí abajo, no pretende ser exhaustiva, teniendo en cuenta que inspeccionando la Sunna podemos encontrar hadices que ofrecen otras ramas las cuales no podemos encontrar aquí, pero que hemos encontrado en otros hadices los cuales nos encontramos traduciendo.

Vamos a citar dos de ellas:

El amor de la tierra de procedencia y la Firasa (mirada penetrante) del mu’min. Ella puede ser considerada parte de la fe, desde el momento en que es atribuída al mu’min (verdadero creyente).

Si recorremos una a una las 77 ramas presentadas por el Imam Bayhaqi constataremos que existen algunas, tan semejantes unas a las otras, que podrían ser considerada una sola.

Sin más prolegómenos pasamos a exponer la división establecida por él Imam, la cual está dotada de un mérito impresionante, al ser tan detallada, clarificadora y hecha con total sinceridad.

Que Allâh bendiga y tenga misericordia del Imam Bayhaqi y le conceda todos sus deseos en la vida del Ajira.



  Descripción de la naturaleza de la Fe
 01 
 La fe en Allah – exaltado .
 02 
 La fe en los Enviados de Allâh – sobre ellos la paz- 
 03 
 La fe en los ángeles – sobre ellos la paz-
 04 
 La fe en el noble Qur’an y los otros libros sagrados que le preceden
 05 
 La creencia en el Destino (bueno o malo) como procedente de Allâh
 06 
 La fe en el Día Ultimo
 07 
 La fe en la resurrección después de la muerte
 08 
 La fe en el asambleamiento del día Ultimo
 09 
 La fe en que el Paraíso es la morada eterna para los creyentes
 10 
 La fe en la obligación de amar a Allâh – exaltado-
 11 
 La fe en la obligación de temer a Allâh – exaltado -
 12 
 La fe en la esperanza en Allâh
 13 
 La obligación de remitirse a Allâh
 14 
La obligación de amar al Profeta Muhammad – sobre él la plegaria y la paz-
 15 
 La obligación de venerar, reverenciar y respetar al Profeta – sobre él la  plegaria y la paz-
 16 
 El vínculo del individuo con su fe hasta el punto de preferir ser condenado al Infierno antes que de sucumbir a la impiedad.
 17 
 La búsqueda de la ciencia y del conocimiento de Allâh –exaltado-
 18 
 La difusión de la ciencia
 19 
 La magnificencia del Noble Qur’an
 20 
Las purificaciones
 21 
 Las cinco plegarias obligatorias
 22 
 La limosna legal
 23 
El ayuno del mes del Ramadan 
 24 
El retiro espiritual
 25 
 El peregrinaje a Makka
 26 
 El combate por la causa de Allah
 27 
 El hecho de acampar por Allâh cara al enemigo
 28 
 El hecho de aguantar bien frente al enemigo y no huir cuando se produzca la gran melé
 29 
 El reservar el quinto del botín para el jefe de la comunidad
 30 
 Liberar un esclavo con la intención de aproximarse a Allâh
 31 
 Las expiaciones de crímenes y delitos que son en número de cuatro según el Qur’an y la Sunna
 32 
 El respeto de los acuerdos y contratos
 33 
 La acción de agradecer los múltiples beneficios recibidos por Allâh
 34 
 Preservar la lengua de las palabras no necesarias
 35 
 Restitución de un depósito a su propietario
 36 
 Prohibición del asesinato
 37 
 La castidad
 38 
 El retener la mano para no golpear a otro
 39 
 El ser escrupuloso con los alimentos  
 40 
 La prohibición de ciertos tejidos, ropas y utensilios
 41 
La prohibición de los juegos y divertimentos contrarios a la Ley Islámica
 42 
 La economía en el gasto y la prohibición de consumir el bien de otro injustamente
 43 
El abandono del resentimiento, de la envidia y de sentimientos semejantes
 44 
 No atentar contra el honor de las gentes
 45 
 Ofrecer sinceramente las obras a Allâh, abandonando la duplicidad
 46 
Alegrarse de una buena acción y entristecerse por una mala
 47 
 El arrepentimiento de cada pecado
 48 
 Las ofrendas
 49 
 La obediencia a los depositarios de la legítima autoridad
 50 
 Vincularse a las elecciones fundamentales de la comunidad
 51 
 Juzgar las diferencias entre los hombres con equidad y justicia
 52 
 Recomendar el bien
 53 
Alentarse mutuamente a la piedad y al temor de Allâh
 54 
 El pudor
 55 
 La piedad filial hacia los padres
 56 
El respeto de los lazos familiares
 57 
 El buen carácter, el control de la ira, el mostrarse afable y con modestia
 58 
 El tratar bien a los siervos de Allâh
 59 
 El derecho de los señores con respecto a los siervos (esclavos)
 60 
 Los derechos de las hijas y de las esposas
 61 
 Aproximarse a las gentes de la Fe, testimoniándoles afecto
62
 Responder al saludo
 63 
 Visitar al enfermo
 64 
 La plegaria mortuoria
 65 
 El responder a quien estornuda diciendo : « Yarḥmuka-l-Lâh” (Que Allâh te haga misericordia)
 66 
 El alejarse de impíos y corruptores y mostrarse firme ante ellos
 67 
 Honrar al vecino
 68 
Honrar al huésped
 69 
 El preservar a los pecadores no denunciándolos sistemáticamente
 70 
 El soportar pacientemente las pruebas y el no seguir las inclinaciones y los deseos
 71 
 El ascetismo y la reducción de las espectativas
 72 
 El celo y el abandono del pasado
 73 
 Alejarse de las vanidades
 74 
 La gererosidad y la largueza
 75 
 Mostrarse misericordioso con los niños y respetar a los ancianos
 76 
 La reconciliación entre las gentes
 77 
 El amar para su hermano lo que se ama para uno mismo


lunes, 25 de febrero de 2013

Los Reveladores Hadices del Nayyd



Bismi-l-Lâhi-r-Raḥmanu-r-Raḥîm


Allâhumma salli ‘ala sayyidina Muḥammadin ‘abdika wa rasulika nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘alâ ‘alihi wa saḥbihi wa sallimu taslima.


He aquí un grupo de hadices que hablan del mismo tema. Se trata sin duda de los llamados a sí mismo wahabis y salafis.


Rasulu-l-Lâh – sobre él la plegaria y la paz – no podía habernos dejado sin informar sobre este funesto grupo y los estragos que están causando al Islam: haciendo takfir sobre los musulmanes y acusando de shirk (idolatría) al resto de la Umma, con acusaciones sacadas de sus propias conclusiones desviadas y nada bien intencionadas. Son ellos, quienes con diferentes excusas están vendiendo el Islam a los sionistas. Son ellos quienes deforman la religión, vistiéndose a veces con trajes de progresistas y subvencionando falsas tariqats. Un verdadero peligro, una verdadera plaga, una verdadera secta. Juzgad por vosotros mismos.


Que Allâh nos proteja del Daŷŷal



Sahih Bujari 3344


Abu Sa’id – que Allâh esté satisfecho de él – transmitió:


Ali – que Allâh ennoblezca su rostro – había enviado al Profeta – una pequeña pieza de oro que éste había repartido entre las cuatro personas siguientes: Al-Aqra’ Ibn Habis al Ḥandaly, Uyayna Ibn Badr al-Fasary, Sayd a-t-Tay y Alqama Ibn Ulaza al-Amiri. Este reparto hizo entrar en cólera a los Qurayšies y a los Ansar, ellos dijeron: “Da a los señores del Naŷd y a nosotros nos da de lado” . Pero el Profeta dijo: “He actuado así únicamente para ganar su corazón”. Entonces se adelantó un hombre con los ojos perdidos en el fondo de su órbita, con las mejillas abombadas, la frente protuberante y la barba larga, pero la cabeza afeitada: “Teme a Allâh, Muhammad” – exclamó -. - ¿Quién obedecería a Allâh si yo no lo hiciera? – le respondió – Allâh me hace confianza cuando se trata de hombres de toda la tierra ¿y vosotros no tendríais confianza en mí? - . Un hombre, creo que era Jalid Ibn Walid, pidió al Profeta autorización para matar a ese hombre, pero el Profeta rehusó. Y cuando el hombre partió, él dijo: “De la descendia de ese hombre – o según otra variante de la posteridad de ese hombre – saldrá un pueblo de gentes cuya recitación del Qur’an no pasará de sus gargantas, que saldrán de la religión tan facilmente como la flecha sale de su funda; que mataran a las gentes del Islam y dajarán a los adoradores de ídolos. Si yo viviera en su época, les haría perecer como perecieron las gentes de ‘Ad.


Sahih Bujari 3611


Suwayd Ibn Gafala transmitió que Ali – que Allâh ennoblezca su rostro – dijo:

Cuando yo os transmito un hadiz del Enviado de Allâh – sobre él la plegaria y la paz – preferiría caerme del cielo que mentir sobre él, pero cuando yo os hablo…., entre vosotros y yo, entonces sabed que la guerra es astucia…. He escuchado del Enviado de Allâh decir: 


Al final de los tiempos, aparecerán unos jóvenes estúpidos cuyas palabras parecerán ser las mejores entre los humanos, sin embargo, saldrán del Islam con la misma facilidad que una flecha lo hace de su funda. Su fe no sobrepasará su garganta…Matadlos donde los encontréis. A aquel quien les mate le valdrá como una recompensa para el Día de la Resurrección.


Sahih Bujari 7094


Nafi’ – que Allâh esté satisfecho de él – transmitió que el Enviado de Allâh – sobre él la plegaria y la paz – dijo:


Señor, haz que nuestra Siria y nuestro Yemen sean benditos – Enviado de Allâh – dijeron los presentes ¿y nuestro Naŷd? – Señor haz que nuestra Siria y nuestro Yemen sean benditos – Enviado de Allâh – repitieron los presentes – ¿y nuestro Naŷd?... Yo creo que fue a la tercera vez  que el dijo: “Allí habrá terremotos y subversiones y es por allí que aparecerán los cuernos del shaytan”.


Sahih Bujari 7562


Abu Sa’id al Judri – que Allâh esté satisfecho de él – transmitió que el profeta – sobre él la plegaria y la paz – dijo: “Habrá gentes que saldrán por el Este; ellos recitarán el Qur’an, pero este no sobrepasará sus gargantas. Ellos saldrán de la religión tan fácilmente como una flecha sale de su funda, y ellos no retornarán a él que si la flecha se situa en su cuerda. ¿Cuál será su signo? – preguntaron los presentes. – Su signo será que tendrán las cabezas rapadas.