jueves, 31 de enero de 2013

Don Cesáreo mawlana - el oráculo y su gato yin

Bismi-l-Lahi-r-Râhmani-r-Rahîm


Wa Allâhumma sallî ‘alâ sayyidina Muhammadin ‘abdika wa rasulika nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘alâ ‘alihi wa sahbihi wa sallimu taslima.

Algunos de vosotros habréis oido seguramente en más de una ocasión la expresión: “Este es un mundo locos”. Efectivamente, vivimos en un mundo de locos, en el cual cualquier tipo de decencia y honradez brillan por su ausencia.

El mundo “espiritual” mediático, subvencionado, edulcorado y protegido políticamente por el “nuevo orden mundial” nos deja otra de sus perlas en las palabras de don Cesáreo. ¿Os acordáis? Sí, el mismo don Cesáreo quien hace un año prohibía permitir que se practicara la cesárea a las mujeres. Aquel quien nos “revelaba” después de su trance habitual de las 15: 15 (hora chipriota) que todo médico quien practicara la cesárea en esta vida, sería descerrajado por los ángeles en la otra. Como véis algunos quieren decir a Allâh donde tiene que estar (sobre el Trono) y don Cesáreo, para no ser menos, tiene como misión entre otras el decir a los ángeles lo que deben hacer. Es que un chayj de esa categoría y tronío no podía hacer menos que eso.

Pero fijaos en la perla apocalíptica que nos ha dejado en esta ocasión: profecías, amenazas y elucubraciones forman parte del nuevo disparate del chayj del gorro verde, a quien sus discípulos llaman el sultan de los ‘awliyya, a quien, según ellos, todos los ‘awliyya deberían rendir pleitesía. Leed y veréis porque os digo que estamos en un mundo de locos.


http://www.rabbaniargentina.com.ar/



¿Divertido, verdad?
Vamos a ir desgranando este collar de perlas paso a paso, y así demostrar lo homurísticamente absurdo de esta parodia de la santidad.

Bismillahi r-Rahmani r-Rahim. Todo el mundo debe mantener una reserva de alimentos en sus casas, por lo menos para una semana. No deben gastar su dinero, si no podrían caer en dificultades. Quien fume debe dejarlo, quien tome debe dejarlo, quien deambule por las calles debe dejar de hacerlo. Si algo les pasa, no soy el responsable. Hay santos que son responsables de aquellos que obedecen estas órdenes y que los protegen. Los que no obedecen, que teman. Algo caerá sobre las cabezas de aquellos que no se postran ante Allah. Algo les llega, algo que ellos no quisieran ni les gustaría: perderán la vida o las riquezas.

Siempre hemos pensado que un congelador en la casa era una buena opción. Te asegura momentos de tranquilidad en el hogar sin tener necesidad de salir diariamente para hacer las compras. No gastar dinero, ya es más complicado, pues si la comida no se paga no se puede traer a la casa. Fumar hay que dejar de fumar en toda circunstancia, no en caso de peligro. Aquí don Mawlana está confesando que permite fumar a sus discípulos en tiempos de calma. ¡Que ligereza! Luego llega la amenaza ¿divina o de una mente calenturienta cuyos pasos han avanzado profundamente en la demencia senil? Pero sigamos:

Este es mi gato, es del otro grupo (genios).

El nuestro no, es del grupo de los felinos. Hasta el gato de Don Cesáreo tiene el gorrito verde y sale en las fotos en lugar de honor.

No deben dejar de orar, es peligroso. Deben dejar de fumar cigarrillo y hierba, deben dejar de beber. Deben ir a la mezquita para orar en congregación al menos una vez al día, así Allah los proteja. Si no, todos estarán en manos de shaytán y lo que vendrá a ellos será su castigo.

Eso quiere decir que sus discípulos fuman hierba en momentos de calma. ¡Otra ligereza! Don Mawlana, no se pase usted.

Se nos ha ordenado declarar esto, pero no tenemos el poder de ejecutarlo. Quiera Allah perdonarme y perdonarlos. Oh Allah, Oh mi señor.

¿Quién se lo ha ordenado? A mi se me ocurre el nombre, pero seguro que Allâh no es.

El castigo que viene no favorecerá a los Príncipes ni a los oficiales del gobierno, no favorecerá al presidente ni a los ministros: azotará indiscriminadamente y culminará. Hay muchos relámpagos por caer. Que Allah nos proteja. Todos los que no se estén postrando, están en peligro, la muerte está frente a ellos. Los que no rezan serán los primeros en irse. Los que no se postran deberán irse. Deben postrarse en el nombre de Allah Todopoderoso, al menos una vez al día.

Esto ya testifica de un “delirius tremens” profundo. El castigo que se avecina. Mire usted don Mawlana, ya predijo usted que algo iba a pasar en Makka en el penúltimo peregrinaje, prohibiendo ir a sus discípulos al hacer el Hiyy (Y no hay mayor pecado que el de separar a las gentes de la Mezquita Sagrada) y ahora nos viene con estas. Dice que el castigo sera indiscriminado, cuando nuestro profeta – sobre él la plegaria y la paz – en sus hadices sobre los últimos tiempos predijo el castigo de Allâh sobre los injustos. No se puede considerar castigo la muerte de un inocente, sino que si algún inocente muere por una catástrofe es considerado como mártir a todos los efectos.

Que no se les ocurra beber. Deben renunciar a la vida nocturna. De la mezquita a la casa y de la casa a la mezquita. Esto los bendecirá, Allah Todopoderoso los protegerá. Fatiha.

¿Hasta ahora dice usted esto? Beber y hacer vida nocturna hace ya 1450 años que se prohibió. Nadie le estaba esperando a usted para saberlo.

Les doy un consejo; quien lo escuche se salvará y quien no lo escuche se lamentará, llorará mucho, pero en vano

En este texto, don Cesáreo Mawlana se está declarando a la altura de un profeta. Fijaos: si alguien no le escucha a él se condenará. Don Mawlana, aquí usted ha traspasado todo límite, pues el pecado del chyatan es el orgullo, y usted ha caído en él con su sombrero verde incluido.

Oh Allah, Oh mi Señor, el 10 de Muharram se aproxima. Veremos lo está por venir, las apariciones y los sucesos venideros. Mucha gente será removida de este mundo. Allah… quizás uno entre cien o uno entre diez permanecerá (vivo). Quizás ni esa cantidad: se trata de una venganza celestial, de la ira celestial, cobrando los actos de los Hombres sobre la Tierra.

Este párrafo es de pérdida de consciencia ilustrada si un concepto así pudiera existir, al menos sí existe como posibilidad conceptual. Lo que va a ocurrir esta dicho por el profeta detalladamente. Pero ¿qué dice este anciano? ¿Acaso va a venir un gran castigo antes de la llegada del Iman Mahdi y sayyidina ‘Isa – sobre él la paz -? No, en absoluto.

Después de haber desgranado el collar de perlas verdes de don Mawlana, no podemos decir otra cosa que sentimos una profunda pena hacia las personas quienes siguen a este señor. Son gentes como él quienes llenan de suciedad el noble nombre del tassawuf, el cual no es otra cosa que el Islam en toda su extensión.

Una de las prerrogativas que Allâh se da a sí mismo es el de saber únicamente El aquello lo cual va a pasar en el futuro. Y aunque es bien cierto que parte de eso lo encontramos en los hadices porque Allâh se lo reveló a nuestro santo profeta – sobre él la plegaria y la paz - , también lo es que nadie, absolutamente nadie puede predecir el porvenir.

Claro está, don Mawlana Cesáreo es otra cosa, porque es el gran waly de las galaxias, un híbrido entre terrestre y celeste, un prototipo experimental, vestido con un gorro verde y acompañado de un gato yin.

Sobran palabras. Seguro que vosotros podréis completar mejor que yo.







martes, 22 de enero de 2013

La seudodoctrina de Guenon al desnudo en "El Perennialismo a la luz del Islam" de Samir Hariche

A-s-salamu ‘alaykum :


Unos días después de haber expresado mi casi total decisión de dejar este blog de una forma temporal, ha surgido un acontecimiento el cual no podíamos pasar por alto.

Más de dos años llevamos hablando de doctrina islámica, intentando el proponer sobre ella una visión frontal, real y profunda. No nos hemos detenido demasiado sobre un tema, aunque si lo hemos abordado en toda su complejidad con el menor número de párrafos posible a fin de hacer comprender lo esencial de la exposición.

Sin embargo, hay sujetos recurrentes los cuales se presentan una y otra vez en la vida del nuevo musulmán. Aunque el Islam se encuentra incólume en su doctrina, si es cierto que la información que llega de él es, en gran parte de las ocasiones, sesgada.

Casi una mitad de conversos toman el Islam vía centros islámicos wahabies o salafies y la casi otra mitad lo hace a través de la doctrina del Perennialismo en cualquiera de sus versiones; y ello por una razón simple: porque tanto los unos como el otro disponen de un aparato propagandístico convenientemente financiado el cual provee información a aquellos quienes, por una circunstancia u otra, no han podido o no han poseído la fuerza de voluntad necesaria para ir al fondo del mensaje del Islam a conciencia y sin respiro. Lo fácil nunca tiene la recompensa de lo costoso, siendo la de esto último inmensamente más grande.

Pero ellos no saben…

En cuanto a mí respecta, comencé mi andadura en el Islam gracias a que en su obra el señor Guenon (don Réné), nos informó que existía algo llamado Islam, cuya vía espiritual se llamaba Sufismo. En una España (Una, Grande y Libre) como aquella pocos podían pensar que existía una religión monoteísta llamada Islam, pues ya la censura se encargaba de ello, mucho menos algo llamado sufismo.

Sin embargo, aunque apreciamos en nuestra tierna infancia espiritual la obra de Don Réné, cuyo apellido era Guénon (ya veremos lo que significa más adelante): a medida que íbamos estudiando la obra de los grandes hombres de sufismo, y más aún, el Qur’an y los hadices, la fuimos olvidando, no conociendo entonces como la causa velada de dicha indiferencia era la nula correspondencia de los escritos guenonianos con la doctrina islámica, tanto desde su punto de vista externo (Chari’a) como desde la óptica del tasawwuf (sufismo).

Nuestro segundo estadio con respecto a los escritos guenonianos fue la sopecha sobre la autenticidad y veracidad. No obstante, como el personaje, una vez que hicimos chahada, nunca nos importó suficientemente, no nos comprometimos en buscar más sobre él.

El tercer estadio fue, después de un día o dos de reflexiones y de consultas sobre algunos de sus textos, el descubrimiento de que dicho personaje no fue otra cosa que un espía masón dedicado a intentar destruir la doctrina islámica, infiltrado en ella, para así poder dar un “golpe” desde dentro. Para ello Guénon imitó la vida tradicional islámica al igual que el mono imita al ser humano.

No en vano, como si de una ironía del destino se tratara, su apellido le delataba. Me explico: la palabra francesa Guénon se traduce al español por “macaco”, precisamente el tipo de mono que se sirve más de la imitación. Aún cuando en mi niñez espiritual fui uno de sus mas ardientes defensores, nunca el significado de dicho apellido, aplicado a tan apreciado personaje, me pareció justificado, pensando como pensaba, que algo debía haber en tal asunto que fuera más profundo que una ironía del “destino”. Es lógico pensar que Allâh le había proveído de un apellido el cual acompañaba su naturaleza de deforme saltimbanqui “espiritual”.

Enfadado e indignado, tres o cuatro años después de este descubrimiento decidí que a Don Réné le había llegado la hora; la hora de ser denunciado y humillado, tal y como merecía su actitud indignante hacia el Islam, los musulmanes y sobre todo hacia el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – nuestro amado y guía verídico. Reproducimos entonces en este blog una serie de artículos denunciando la deformación que el personaje había de todo había hecho de todo cuanto a doctrina islámica se refiere, atacando y denunciando a la luz del Qur’an y de la Sunna, sus postulados, no solamente erróneos, sino ante todo heréticos.

Cuando en ello estábamos, nuestro querido hermano y amigo Samir Hariche nos escribió un email diciendo que él se encontraba terminando un libro en el cual denunciaba la herejía perennialista de Guénon, Schwon y algunos más a la luz del Islam.

Esta aparente casualidad me llenó de gozo. Ya no era un servidor el único que había descubierto al malhechor, sino que un hermano se encontraba hace algún tiempo investigando sobre el asunto. Así se lo hice saber a Samir. Como he dicho algún párrafo más arriba había llegado la hora de que Don Réné se viera descubierto como lo que era, es decir, un Guénon (Macaco); un imitador malévolo de la doctrina islámica del tasawwuf así como un difamador y calumniador de la Chari’a islámica, cuya misión en la masonería era la de destruir el arma más eficiente del Islam: el sufismo y así colaborar derribando ese pilar del islam junto con los haramistas de Arabia saudita. La obra del Daŷŷal no había podido comenzar dando más jugosos frutos.

Pero vayamos a la obra de Samir Hariche: “El Perennialismo a la luz del Islam”. Dicha obra se compone de dos partes. En la primera se explica, justifica y soporta sufucientemente con las ayats correspondientes y los hadices, la realidad de que el Islam es la sola religión válida desde la Risala del Enviado de Allâh – sobre él la plegaria y la paz - . Testimonios claros y rotundos, como los de Ibn Arabi y algunos maestros del tasawwuf refuerzan la justificación de esta realidad. Se explica asimismo el hecho de que si alguna religión ha sido nunca la Tradicion Primordial (tan cacareada por nuestro don Réné) esa es el Islam en función de la naturaleza del profeta, quien fue la primera cosa que Allâh creó.

Yo era Profeta cuando Adam se encontraba entre el agua y el barro

Siguiendo la buena metodología en el dominio de la demostración, es decir, construir el castillo, instalarse en él y defenderlo después, sidi Samir sigue con la denuncia de la doctrina perennialista, los excesos de sus detentores, las ambiciones personales de estos y las doctrinas en las cuales se apoyaban, demostrando feacientemente que dicho engendro seudodoctrinal no es otra cosa sino el preámbulo de la nueva religión satánica con la cual se anunciará el Daŷŷal para así engañar a media humanidad. No ha entrado sidi Samir, lo sé a ciencia cierta, a denunciar una por una las abominaciones cometidas por los capos del Perennialismo, aunque si ha denunciado lo más llamativo, suficientemente para hacernos comprender la depravada naturaleza de un grupo de personajes de los cuales y para los cuales Guénon (Macaco) era la referencia. Pero nuestros aborrecibles perennialistas no contaban con que

La Verdad ha llegado y el error ha partido, pues el error es evanescente

Os recomiendo pues la obra de Samir Hariche “El Perennialismo a la luz del Islam”. Es más, os aseguro que dicha obra es un agua purificadora la cual puede acariciar el corazón de quienes aún están en la duda y atajar los argumentos de los más encarnizados discutidores.

Se encuentra disponible en Visión Libros y os deseo una buena lectura.

Salam

miércoles, 9 de enero de 2013

Más comentarios sobre el blog

A-s-salamu 'alaykum:

Escribo estas pocas líneas a fin de despejar algunas dudas, las cuales este blog haya podido lanzar al aire o dejar en el ambiente.

Fundamentalmente hablaré de dos cosas a fin de dejar claro mi posicionamiento personal en cuanto a razones e intención por las cuales haya podido escribir ciertas entradas, de una manera tal que haya podido ser malinterpretado:

La crítica y el personalismo.

Con respecto a las críticas vertidas en este blog, ellas han estado encaminadas a los siguientes colectivos, los cuales, desviados claramente del Islam enseñado por nuestro santo Profeta - sobre él la plegaria y la paz -, se encuentran haciendo estragos entre nuevos convertidos inocentes e ilusionados, así como con musulmanes menos recientes sin preparación teórica suficiente:

Los haramistas

Los progresistas

Las sectas

Los seudo-sufies ególatras

Los dos primeros, los hemos localizado fácilmente y hemos hablado de ellos una y otra vez.

Entre las sectas podemos ubicar las tariqats seudo-sufíes, ya sean creadas hace poco tiempo o vifurcadas como falsas ramas de una tariqa ya existente.

Entre los seudo-sufies ególatras encontramos al grupo más complicado de localizar. Decía el chayj al-Alawi a sus discípulos:

"Entre los fuqara que conocéis e incluso frecuentáis hay fuqara dayyal."

Esto quiere decir que es precisamente en el camino de Allâh donde se aposta el gran chaytan a fin de desviar a cuantos pueda. ¿Cómo hacerlo? A través de la exaltación del ego. Muchos de quienes han estudiado las ciencias del tasawwf de una forma teórica han creído que con ese estudio, el cual no deja de ser la corteza exterior de la verdadera doctrina, ya tenían un grado espiritual tan elevado que podían enseñar a otros. Esta visión ególatra de ellos mismos les ha llevado a manipular a las gentes creando grupos nuevos, aprovechando a veces la muerte del chayj anterior y haciéndose pasar por el nuevo, despreciando y vejando al verdadero sucesor. Y ello continua siendo así, habida cuenta que la verdadera enseñanza de la tariqa se va retrotrayendo en pequeños núcleos, fruto del hecho de que para la gran mayoría las aspiraciones mundanales priman sobre cualquier consideración de orden espiritual.

En estos grupos hemos visto como ha habido personas quenes poco a poco se han dejado poseer por su yin o su chaytan hasta el punto de volverse cabezas de verdaderas sectas, donde el comportamiento islámico brilla por su ausencia. La mayoría de estas gentes pervertidas han llegado incluso a querer dominar la vida familiar de sus pretendidos discípulos, haciendo y dehaciendo matrimonios, cortando los lazos sagrados de la sangre al separar a los hijos de sus padres y otros comportamientos tan viles que da pudor enumerarlos todos. Los discípulos de estas personas (y perdón por la palabra discípulos) se encuentran tan drogados que no saben discernir que dichos comportamientos son condenados de manera inapelable por la chari'a islámica. Incluso arremeten furiosamente contra aquellos quienes critican las actitudes anti-islámicas de sus "maestros", creyendo que la voz de estos es infalible y que se encuentran calificados para vulnerar la chari'a debido a su "sabiduría" innata.

No es por placer, ni por haber sido víctimas de alguna de estas formas de perversión, que he criticado estas actitudes, sino precisamente para que la religión, es decir, la palabra de Allâh, quede en lo más alto. He aquí algunos hadices en los cuales he apoyado mi manera de actuar:

Cuando véais un acto reprensible, corregidlo con la mano, sino podéis con la mano hacedlo con la palabra, y sino podéis detestadlo en vuestro corazón, y este es el último estadio de la fe.

La maledicencia es un acto prohibido, excepto si es utilizada para ordenar el bien y prohibir el mal.

El mejor de los que luchan por la causa de Allâh es aquel cuyo objetivo es que la Palabra de Allâh sea la más alta.   

Asimismo debo decir que una obra del chayj al-Alawi fue escrita para inocentar al sufismo de todas las calumnias vertidas por algunos imames salafistas. En estos tiempos, y habiendo en el sufismo más enemigos dentro que fuera, he debido inocentarle de todo comportamiento sectareo el cual observamos se extiende como regueros de polvora en la estructura externa de las tariqats.

A fin de cuentas, y habiendo padecido algunos de esos comportamientos desviados por parte de sus actores, mi intención al denunciar todo ello, ha sido el preservaros a vosotros del mal que padecí y el hacer prevalecer la religión de Allâh contra todas estas manifestaciones del mal las cuales amenazan, por activa o por pasiva, en hacer tambalear los pilares del Islam en la sociedad.

En cuanto al personalismo, pienso que las personas quienes habéis seguido el blog de alguna manera os habéis apercibido de mi esfuerzo por tratar de hablar de mi persona lo menos posible. He utilizado frecuentemente el "nos" para este fin. Soy del número de aquellos quienes sienten pudor de hablar de sí mismo, y si en algún momento lo he hecho no ha sido con otra razón que la de ilustrar con ejemplos reales los hechos o actitudes denunciadas o las doctrinas expuestas.

Aunque haya parecido en cierto momento que he hablado de mí mismo, ello ha sido de una manera superficial. Nada sobre mi persona o estados ha sido claramente detallado, pues hay cosas que pertenecen a la intimidad entre el siervo y el Señor, que jamás saldrán a la luz. Soy un siervo de Allâh y la satisfacción con Allâh es mi ropa de gala, el temor de Allâh mi morada y la sumisión a El, mi vida

De esto último testimonia la serie de entradas tituladas "Consideraciones sobre el maqam" donde he hablado de la forma de escalar por los estados del tassawuf, no hablando de los estados en ellos mismos, precisamente porque ello forma parte de la relación Señor-siervo.

Nada más que decir sobre este blog y su futuro, pues el futuro solamente lo conoce Allâh.

Y a vosotros gracias por vuestra paciencia y comprensión; que Allâh os cubra de misericordia y que El aligere vuestra carga en este mundo, en estos tiempos difíciles.

Salam



martes, 8 de enero de 2013

Sobre este blog

A-s-salamu 'alaykum:

En estos momentos podemos decir que, de alguna manera, hemos conseguido la parte más importante de los objetivos de este blog.

De hecho, hemos dado un resumen de todos los aspectos posibles de ser tratados en doctrina islámica.

Hemos, para ello, intentado dar a las entradas un enfoque doctrinal, utilizando un lenguaje periodístico. De alguna manera, he intentado desmarcarme del lenguaje erudito e hierático utilizado por aquellos quienes se denominan a si mismos 'Ahlu-s-Sunna wa-l-Yama'a" (Gentes de la Sunna y la Comunidad). No obstante hemos utilizado dichas citas cuando era necesario.

 No estamos en contra de una exposición detallada, acompañada de hadices y ayats del Qur'an con las citas correspondientes de sus fuentes escrituarias. Nos parece acertada y útil, pero no en un blog, ya que éste tipo de útiles necesita vivacidad.

Por ello, hemos intentado llegar al corazón de los lectores, acompañando nuestros escritos de la viveza propia de aquellos quienes buscan impactar a sus lectores.

 Efectivamente, nuestro deseo buscado ha sido impactar, pues nos ha parecido que era el método adecuado para hacer salir del ostracismo a aquellos quienes por comodidad o falta de estudios han decidido alinearse cómodamente a tendencias erróneas, las cuales han aprovechado la facilidad de acceso al "mercado de las palabras" para propagarse.

 Hemos criticado toda tendencia errónea en el ámbito de las creencias islámicas, sin no obstante dejar de presentar, por activa y por pasiva, la forma correcta de seguir la doctrina.

Creo que cualquiera de vosotros podrá encontrar en los documentos escritos aquí una entrada sobre cualquier tema doctrinal. Por ello, ¿qué interés podría tener incidir en ello una y otra vez, aunque fuere desde diversos ángulos?

Si alguno de vosotros tiene preguntas u objeciones que hacer sobre el contenido de lo expresado en cualquiera de las entradas, por antiguas que fueren, está invitado a hacerlo. Sin duda, responderé con sumo gusto.

No obstante, todo cuanto se refiere a entradas por venir, ni yo mismo lo puede preveer. No sé si seguiré escribiendo nuevas entradas, o si lo haré de una forma esporádica, pero si he comprendido que ha llegado el momento de aprovechar su material para dedicarme a otro tipo de publicaciones más acorde con aquello lo cual podemos encontrar en un libro.

Han sido muchas horas vertidas en él; y han sido solamente por la causa de Allâh y el bien del Islam. Creo, que aunque su impacto no ha sido todo amplio que a un servidor le hubiera gustado, ha dado sus frutos, y quizá el sustrato subyacente en él haya ayudado a algunos a replantearse su actitud en doctrina islámica y su visión de la realidad de dicha doctrina aplicada a sus pensamientos y vida.


Lo dicho: Estoy abierto a vuestras preguntas y objeciones.

No sin antes dar porfundamente las gracias a mi amigo el Profesor Rahmanicus por su apoyo y su muy valioso blog.

La 'ilaha 'illa-l-Lâh Muhammad Rasulu-l-Lâh