domingo, 4 de septiembre de 2016

LA PROVISION - A-R-RIZQ.


Dice el Libro de Allâh:

"Si Allâh hubiera dado a Sus siervos una provisión sin límites, se habrían excedido en la tierra, sin embargo la hace descender en la proporción que El quiere.
Allâh tiene pleno conocmiento de Sus siervos y los observa.
El es quien hace que caiga la lluvia cuando ellos ya han perdido la esperanza y hace Su Misericordia extensa.
El es el Amigo, el Digno de alabanza. (23-28).


COMENTARIO

Cada uno de nosotros tiene una Provisión (Rizq) la cual nos ha sido decretada en el vientre de nuestras madres. Nadie, ni tan siquiera nuestro mejor amigo, ni nuestro peor enemigo, ni nosotros mismos, puede impedir que le llegue lo que Allâh ha decretado para él, ni que aumente su riqueza si ello no le ha sido prescrito.

A la vista de lo que dice el Libro de Allâh el exceso de riqueza va de la mano con los excesos; y si bien esto no es extensible a todos y cada uno de los casos, si es cierto de manera general.


El poseer todo bien material necesario sin necesidad de irlo a buscar por medio del trabajo convierte al hombre común en un déspota, en un tirano. No hay nada peor que la pereza y el sentimiento de seguridad que proporciona el tener bienes para hacer con ellos cuanto uno quiera.

Así pues, quien tenga un exceso de provisión, grande o pequeño deberá purificarlo gastando en los necesitados y dando gracias a Allâh, así como sacrificando parte de sus vicios por temor de que Allâh pueda compensar su exceso de riqueza con alguna pena o enfermedad. 
Debemos saber que a Allâh no le gusta que Sus siervos se autoencumbren, le olviden y se sientan satisfechos de ellos mismos, con su situación; pero si se Le agradece, si se guarda el temor por El, tanto en la riqueza como en la pobreza, entonces estaremos a salvo de las desgracias y de las grandes penas.

Aquellos que siempre encuentran dificultad para obtener los bienes materiales, que les obtienen con mucho trabajo y sufrimiento, que no tienen todo cuanto desean, deben tener paciencia y saber que Allâh les prueba con esto para verificar si son pacientes y agradecidos. No deberán desesperar y deberán temer el día en el que Allâh pueda llenarles de riquezas para poner a prueba su sinceridad, capacidad de agradecimiento y sumisión. Sino les llega la riqueza en este mundo, son pacientes y guardan las composturas con Allâh, serán largamente recompensados en el otro.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos conduzca de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws.

No hay comentarios:

Publicar un comentario