domingo, 4 de septiembre de 2016

OTRO HECHO REAL OCURRIDO EN EL AID AL KABIR DE 1998


Una persona de Almería llamado Francisco vino a Marruecos en el Aid al Kabir de 1998. El motivo era de que su esposa padecía de un estado psíquico bastante lamentable. Un amigo suyo, musulmán, llamado Habibu-l-Lâh Casado, le sugirió ir a Marruecos para ver si algún alfaquí podría ayudar a su esposa, quien a la sazón se había quedado en Almería.

Vinieron a casa, acompañados por otro hermano de Ceuta, precisamente el mediodía del Aid al Kabir. Después de presentarnos le pregunté que si su esposa veía en sueños a alguien de manera repetida, y Francisco me dijo que ella solía ver a un familiar ya fallecido vestido con un manto negro y lanzándola reproches. 

Entonces dije a Francisco:

"Mira, se trata de un yin judío, porque va vestido de negro; debes ir a un alfaquí que tenga reputación de expulsar los yin; pero en tu caso tengo dudas de que pueda funcionar porque ni tú ni tu esposa soys musulmanes, y los fuqaha curan mediante el Qur'an."

Le expliqué que el padre de mi esposa y chayj no hacía esta clase de curas pues fue la única ciencia del fiqh que no quiso aprender. El motivo es que a la gran mayoría de los fuqaha que expulsan los yin les suele ocurrir alguna desgracia en la familia.


Mi chayj corroboró mis palabras y Francisco le dijo: "Si para curar a mi mujer tengo que hacerme musulmán pues lo hago; porque yo no voy nunca a la iglesia y no creo que Jesucristo fuera hijo de Dios, ni dios, ni nada de eso".

Le explicamos los principios del Islam y le propusimos hacer chahada, cosa que hizo sin dudar. El chayj le puso por nombre Isma'il diciéndole: "Como has hecho chahada el día del Aid te llamarás Isma'il".

En ese mismo momento, un pequeño fuego encendido para preparar los pinchitos del Aid se avivó con un golpe de viento y quemó solamente las ropas del chayj, que estaban tendidas, mientras que las otras prendas quedaron intactas. Comprendimos entonces que el yin que molestaba a la esposa de Isma'il se vino con él y no estuvo contento precisamente de que él hiciera chahada. 

Posteriormente se fueron él y Habibu-l-Lâh Casado a visitar a un alfaquí de Cefchawen quien tenía la reputación de expulsar a los yin.

No supe nada más de él pues un servidor hubo de partir para Bélgica y en aquellos tiempos el Internet comenzaba a existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario