domingo, 4 de septiembre de 2016

PREPARACION PARA EL AID - LA IBADA DE LOS 10 DIAS.


Se dice que los 10 primeros días del Dul Hiyya preVios al Aid son días de 'ibada.

Ya hemos dicho en otras ocasiones que los días de la Ibada debieran ser todos los días del año; al no ser así, bien está que por lo menos escojamos unos días como estos, los diez últimos días de Ramadan y las noches señaladas, tal y como por ejemplo Laylatu-l-Qadr.

No obstante lo dicho, bien está que al menos sepamos comprender en base a qué hacemos esta 'ibada y cual es su finalidad. No empecemos pues a dar la respuesta fácil de que Allâh nos da hassanats, recompensa, etc, etc. Dejemos el puro mercantilismo y analicemos con seriedad qué es lo que en realidad queremos obtener con esta 'ibada. imagino que querremos ser mejores cada día y no simplemente recibir envases conteniendo regalos.

Espero que al menos, si hacemos un acto de adoración no sea por presión social ni por el qué dirán, o dejarán de decir los amigos que frecuentamos en la mezquita. Al menos, si hacemos algo por Allâh que sea por nosotros mismos, no porque nadie nos señale con el dedo, porque sacando pecho delante nuestro, queriéndonos impresionar, nos muestre que él es el campeón del ayuno o de rezar la plegaria en la mezquita.

Al menos sepamos que significa lo que estamos haciendo. El día del Aid es la conmemoración de la completa sumisión a Allâh de un Profeta (Ibrahim-Abraham), quien no solamente accedió a sacrificar a su hijo, sino que fue echado al fuego por su amor a Allah. Conmemoramos pues el sacrificio que deberíamos hacer de nuestras personas y bienes hacia Aquel quien nos lo ha dado todo desde que vinimos a la vida.

La ibada de estos días es entonces el prepararnos para ese momento crucial que el cual le damos todo a Allâh.

No se trata pues de hacer una determinada 'ibada estandarizada y pormenorizada, sino antes y sobre todo, de saber que lo poco que hagamos con esta conciencia tiene muchísimo más valor que aquellos actos que hagamos porque la gente lo dice o para obtener recompensa. Que el quid de la cuestión no está en acumular actos, puntos y niveles, como si se tratara de una partida de Game Boy, sino de acercarnos a Allâh.

Hago esto y tengo tantos perdones, hago esto otro y tengo tanta recompensa, hago eso de más allá y mis faltas me son perdonadas, etc, etc.

Vayamos más lejos en la relación con nuestro Señor y adorémosle por lo que El es antes de por lo que nos puede dar, porque si nos acercamos lo suficiente a El no tendremos necesidad de nada y sabremos que El ya se comprometió con nosotros para darnos nuestra parte antes incluso de que naciéramos.

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos dirija de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws

No hay comentarios:

Publicar un comentario