miércoles, 14 de septiembre de 2011

No se trata de críticas sino de Rahma (misericordia)

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Como habreis visto en estos últimos tiempos, parece como si en este blog existiera una derivación consistente en criticar ciertas afirmaciones editadas por la web mal llamada web "islam".

Probablemente no tengais claro, y por ello voy a esforzarme en explicároslo, el que dichas críticas no se producen por ningún motivo personal sea el que fuere, sino para poner en evidencia los gravísimos errores, tanto en el ámbito de la doctrina como de la práctica, que se encuentran en algunos más que lamentables escritos, los cuales se encuentran muy lejos de representar una opinión sincera o tan siquiera inocente.

No, antes bien, se encuentra en dichos escritos un plan claro y conciso para intentar destruir la doctrina islámica resultante del Islam de la generación del Profeta - sobre él la plegaria y la paz -, y de las dos generaciones posteriores, de las cuales nuestro amado Profeta dijo que serían las mejores. En definitiva un intento de acoso y derribo al Islam

No vamos a entrar en las razones las cuales impulsan a los protagonistas de este intento destructivo, pues no nos importan en absoluto. Basta saber que están ahí y que es necesario acabar con ellas como una obra de misericordia para toda la Umma Muhammadiana.

No es pues una razón personal, ni una meta la cual nos hayamos propuesto, sino antes bien, un deber sagrado: "el de recomendar el bien y prohibir el mal". Un deber el cual tenemos hacia nuestro Din, el cual, como si de una madre se tratara, nos ha acogido en su seno, amamantado y criado. Seamos pues buenos musulmanes y honremos a nuestro Din como se merece. Nadie se quedaría sin reaccionar si viera ultrajada a su madre, de la misma manera que no podemos quedar impasibles ante tales acometidas contra nuestro Din.

Rasul nos ordena a tratar de impedir todo hecho abominable en el siguiente hadiz:

Cuando observeis un acto reprensible reprimidlo por la fuerza, sino podeis hacedlo por la palabra y sino podeis detestadlo en vuestro corazón, y éste es el estadio más débil de la fe

Ahora bien, podemos hacerlo por la palabra y lo hacemos, para que otros puedan detestarlo en su corazón, dejando la fuerza a Aquel Quien detenta el poder de lo oculto y lo manifiesto.

Sinceramente nos fastidia hacerlo, pero cuando estamos en ello, sabemos que cumplimos con nuestro deber.

Pues como sabeis, nadie en la web nos ha tomado el testigo. Y aunque el profesor Rahmanicus lo hace muy bien en su estilo, nadie hasta ahora lo hace con el enfoque que nosotros lo hacemos. El día que encontremos a un hermano quien se encuentre a la altura del cumplimiento de este deber y tenga medios para hacerlo, le cederemos gustoso el testigo y estaremos contentos de poder ayudarle de vez en cuando, para así dedicarnos a construir el bien después de haber derribado el mal.

Que Allah nos ayude a todos a no caer presas de la mentiras de los enemigos del Islam.

Salam

No hay comentarios:

Publicar un comentario