lunes, 3 de enero de 2011

Economía Islámica VI - La Sociedad del Bienestar y del Malvivir

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Allahumma salli 'ala sayyidina Muhammadin 'abdika wa rasulika nabiyyi-l-'umiyyi wa 'ala 'alihi wa sahbihi wa sallimu taslima

Ahora, vamos a realizar un breve inciso en nuestra exposición a fin de analizar la situación actual del ser humano con respecto a sus costumbres y modos de vida.

Aunque no a primera vista, en realidad, ello tiene una incidencia directa en la Economía, pues medio de vida y sistemas de producción, van tomados de la mano de una forma directa en este mundo el cual calificamos, y lo hacemos mal, como “desarrollado”.

Son estos medios de vida y costumbres de consumo producto de una voluntad particular o colectiva? La respuesta es simple: NO, en absoluto. Antes bien, han venido impuestas por una fuerza tal, la cual, en frecuentes ocasiones, ha demostrado ser brutal.

El humanismo renacentista quiso poner al ser humano como centro último del Universo. Sin embargo, este ser humano, al cual el Renacimiento decía liberar de su vinculación al mundo espiritual, era un peligro potencial sino se le dominaba de una forma exhaustiva. La herramienta más refinada para este fin resultó ser la Iglesia de Roma.

Digamos que el humanismo daba libertad a las clases dominantes, mientras que el pueblo inculto, ausente de dicho movimiento de piezas de ajedrez, asistía, sea como espectador, sea como víctima directa, a las viles vejaciones proporcionadas por aquellos quienes desearon implantar una forma de pensar, la cual se volvió dogma en las carnes laceradas de aquellos quienes por ventura se creían con libertad de ejercer su derecho a la crítica.

La Inquisición, resultó ser la hoguera la cual quemó los restos de Islam en España. Ella no fué sino uno de los brazos del Concilio de Trento, aplicada en España a causa de las características del país, con la anuencia y complicidad absoluta de los “santos” “padres”.

Unos siglos más tarde llegó la Revolución Industrial. El imperio de Inglaterra, país con una larga tradición de intrigas palaciegas, así como nido de magnicidios reincidentes, no podría ser otro, decidió conquistar el mundo. Para ello necesitaba generar una mortífera maquinaria de guerra. Pero ahí no quedaba la cosa, necesitaba un rápido proceso de producción para vender sus materias primas elaboradas a todos los rincones de su imperio.

Así pues empezaron las máquinas, las cuales, paso a paso, iban aniquilando el pequeño comercio. Muchos artesanos debieron cerrar el taller y acudir a trabajar como esclavos por unos sueldos de miseria y horarios inhumanos, a los nuevos dragones de siete cabezas quienes se tragaban fortuna y salud: las fábricas.

Las máquinas se fueron sofisticando y extendiendo a toda Europa, así como a los hermanos pequeños de los anglosajones, llamados USA. No podía haber marcha atrás. Unos nacionalismos competían con otros en realizar los inventos más inverosímiles, creando necesidades no existentes hasta la fecha, o simplemente cubiertas hasta entonces de forma digna : El alumbrado, el automóvil, el teléfono, el tren el avión, etc. Todos ellos se impusieron sin ser por tanto necesarios. Y como no lo eran, era preciso crear una cobertura la cual hiciera experimentar su necesidad a todas las capas de la sociedad.

Es por ello que llegó la democracia. Nadie estaba interesado en que ésta significara una salida digna a la libertad de expresión del ser humano, sino antes bien, ella fué diseñada como una herramienta extraordinariamente útil, con el fin inconfesado de que todas las capas de la sociedad pudieran habituarse a los nuevos inventos, consumirlos y pedir otros.
Allí donde se tenían dudas sobre la implantación de la democracia se creo o una dictadura o una república popular para obtener el mismo fin, aunque fuera a corto, medio o relativamente largo plazo, pues las sensibilidades populares cambiaban de un pueblo a otro.

Ni que decir tiene que los sionistas tienen una gran parte de la responsabilidad en estos cambios. No solamente ellos, sino sus primos americanos e ingleses.

Hadiz:

En los últimos tiempos habrá dos naciones quienes ayuden y sostengan a los judíos. Sus nombres serán: Amirika wa Inkilatirra.

Otro hadiz:

En los últimos tiempos el dinero se llamará: Dullar wa Yiuro.

Observemos el estado en el cual nos ha dejado una escalada tan salvaje de los medios de producción.

Si miramos a nuestra hermana y madre La Tierra, la veremos desolada, envejecida, aturdida por todo lo que una minoría de inhumanos está haciendo de ella. No les importa hacer de ella un basurero con tal de llenar sus sacos de beneficios, producto de la esclavitud humana.

Si miramos al ser humano y analizamos de una forma objetiva todos los movimientos bélicos realizados durante los últimos 250 años, veremos como el europeo ha devastado Africa y Asia a fin de obtener materias primas gratuitas para continuar con su producción. Constataremos asimismo que las verdaderas razones las cuales hicieron estallar las dos grandes guerras, no son tan simples como aquellas, cual cuentos para niños, han sido ofrecidas a casi toda la humanidad

Para seguir con toda esta maquinaria infernal, era necesario arrancar la religión islámica del mundo a través de la fuerza, de la mentira o de la compra de elementos nativos útiles, quienes, a cambio de riqueza, traicionaron sin dudar un solo instante, la promesa hecha al Señor del Universo. Así pues el califato turco vió su fin gracias a los ingleses y a algunos traidores árabes.

Para ayudar a esta labor destructiva se crearon las susodichas supersticiones de la modernidad: Cultura, Ciencia y Medios de Información.

Una cultura mediocre, dirigida por gente mediocre hacia las masas a las cuales interesa dejar en la ignorancia. Una ciencia cuyos postulados y resultados están dirigidos por los intereses financieros de turno. Unos medios de información, quienes callan las verdades e incrustan las mentiras en el cerebro a golpe de tambor.

La nueva forma de miseria: el paro, comienza a ser una pesadilla para la humanidad. El sistema ha ido muy rápido, nos atrevemos a decir, que mucho más rápido de lo planificado por sus mecenas. Se les ha ido la economía de las manos, pues la maldad, aunque algunos no lo crean, ciega, y lo hace de una manera irremediable.

Nos hemos convertido en seres humanos débiles, dependientes de pequeños utensilios, los cuales marcan los tiempos y modos de nuestra vida.

Se ha dejado muerta de hambre a media humanidad y no se tiene pudor en mentir queriendo hacer ver a los ignorantes que hemos alcanzado la cima de la inteligencia humana.

El ser humano medio no tiene claridad de ideas, capacidad de decisión o el coraje suficiente para remontar las dificultades de la vida.

Aquel quien se cree libre es en realidad un esclavo. El considerado inteligente no es sino una programada base de datos.

Han desaparecido del panorama: la solidaridad, la lealtad, el amor desinteresado, la paz, el valor de la palabra dada, la caridad, la generosidad, etc.

Y todo ello gracias a la sociedad del Bienestar y del Malvivir.

Y Allah sabe más

Salam


8 comentarios:

  1. salam ´aleykum

    Clarisimo nuestro devenir.El liberalismo apoyado por la masonería es tan dañino como el proteccionismo del antiguo imperio español o las repúblicas populares.Ninguno de estos sistemas se centran en las necesidades espirituales humanas.Engordan el hígado del pobre pato hasta estallárselo y luego ofrecernoslo en una bandeja de plástico.Este tipo de escrito debería leerse en las escuelas.Me he quedado muy sorprendido con los hadices que citas.
    Un abrazo hermano
    Anouar

    ResponderEliminar
  2. Assalaamu aleikum:

    Podrias por favor informarme la fuente de los dos ahadith que ha citado en el texto?

    Gracias,
    Cleverson

    ResponderEliminar
  3. salam
    y se me olvidaba la hidra de la iglesia vaticana, metida en todos y cada uno de los momentos trascendentales de la historia europea, que no mundial...

    ResponderEliminar
  4. A-s-salamu 'alaykum:

    Cómo te van las cosas Cléverson?. Estoi contento de tener noticias tuyas.
    Los hadices los he sacado de un libro de hadices en árabe el cual tengo en mi casa de Marruecos. Humildemente te debo decir que no me acuerdo como se llama dicho libro. Se lo deberé preguntar a mi esposa, pues es con ella con quien lo leí. De hecho es suyo.
    Lo que si te puedo precisar es que se trata de hadices sahih.
    Es más, cuando lo leimos en el 97 todavía no se había decidido el nombre de la moneda Euro, se barajaba el ECU, pero el Euro no había sido aún nombrado. Así pues, leyendo la palabra árabe correctamente transcrita por YURU, pensé automáticamente en el Oro.

    Hice mención del primer hadiz a un antiguo secretario, ya retirado, del ministro de Dawa saudi, quien estaba dándose una vuelta por Marruecos y Andalucía para contactar con los musulmanes españoles (1997 o 1998). Lo hice para picarle un poco, ya sabes, por lo de los americanos. Se limitó a responderme:

    Rasul dijo que había dos paises pero no dijo sus nombres.

    Ahí metió la pata hasta el fondo, pero ya sabes, los saudies y sus negocios.

    Dicho libro de hadices pertenecía al chayj de mi chayj y estaba impreso en 1907.

    Cuando tenga el nombre te lo diré.

    Un abrazo.

    Salam

    ResponderEliminar
  5. OK, muchas gracias. Me gustaria realmente saber el nombre y referencias exactas de dichos ahadith para tener credibilidad y hablar a todos mis amigos y conocidos. Considerando la precisión de los nombres de las naciones y el dinero, pienso que puedo impresionar algunos amigos a punto de hacerlos piensar seriamente en reverterse.

    Gracias y salam.
    Cleverson

    ResponderEliminar
  6. A-s-salamu 'alaykum:

    Querido hermano Cleverson. Creía que teníamos el libro de los hadices citados en Marruecos, pero lo tenemos en Bélgica y ahora mismo está en mis manos.
    Es un libro en árabe cuyo autor es el conocido Imam Ibn Kazir, el cual cuenta en su haber con su famoso tafsir del Qur'an. La obra se llama como sigue:
    Fitan wa Ahwal ajir zaman. (Las agitaciones y las calamidades de los últimos tiempos.
    Puede que esté traducido al inglés, pero de hecho lo desconozco.

    Un abrazo.

    Salam

    ResponderEliminar
  7. Wa aleikumussalaam, gracias ! Me voy a tentar encontrar dicha obra. Esos ahadith necesitan mucho mas repercución. Si si realiza una busca con el texto de ellos en Google por ejemplo no si encuentra ningun resultado sino tu propio blog.

    Un abrazo
    Cleverson

    ResponderEliminar
  8. A-s-salamu 'alaykum:

    Yo también voi a buscar a ver si encuentro una traducción al francés o al inglés. Es posible que estos hadices se encuentren en el Libro de los Ultimos Tiempos del Sahih Muslim. de hecho creo que la mayoría de los hadices del libro de Ibn Kazir vienen de él, pero también de otras fuentes.
    El Libro del Sahih Muslimdonde vienen recogidos los hadices relativos a los últimos tiempos lo puedes en contrar en este link. Si el link no funciona su tradicción inglesa se llama/
    Pertaining to turmoil and portents of the last hour.

    Un abrazo

    Salam
    http://www.iium.edu.my/deed/hadith/muslim/041_smt.html

    ResponderEliminar