lunes, 8 de agosto de 2011

El guía Rabbani y el embaucador chaytani

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Allahumma salli 'ala sayyidina Muhammadin 'abdika wa rasulika nabiyyi-l-'umiyyi wa 'ala 'alihi wa sahbihi wa sallim

Dice el hadiz:

La comunidad que no tiene un dirigente es una comunidad maldita.


Dijo el chayj Mawlay al-'Arabi a-d-Darqawy - que Allah esté satisfecho de él - :

Aquel quien muere sin conocer al hombre de su tiempo, muere de una muerte detestada por el Enviado.


Dijo así mismo:

Quien no tiene chayj tiene como chayj al Shaytan.


El hadiz que podemos encontrar en cabecera, se encuentra destinado a toda la Umma. En él, la palabra dirigente implica aquella persona quien detenta el cargo, y por consecuencia la responsabilidad, de un grupo de personas, de una comunidad o un país. Dicha responsabilidad puede ser, bien por asuntos de orden religioso, sea por asuntos de orden material o temporal. Dicho dirigente es, de alguna manera, el representante de Allah en la tierra para los colectivos citados, en cuanto a los asuntos por los cuales dichas comunidades o grupos se encuentran reunidos.

Las exigencias las cuales pueden ser demandadas a una persona quien detente el cargo de dirigente son: si se trata de asuntos de orden religioso, un conocimiento suficiente y una extrema dulzura y benevolencia a la hora de enseñar, prohibir el mal o establecer el bien. Si se trata de alguien quien dirija los asuntos mundanales (sociales, económicos y políticos), entonces le pediremos el ser exigente consigo mismo y benévolo con los demás, además de detentar la formación y competencias demandadas por el cargo en cuestión. Tal dirigente, si es sincero y leal, dejará su cargo a otro en cuanto constate que este último es más capaz de él, pues se trata de una responsabilidad y no de una posesión.

Y ahora hermanos, dejadme deciros unas palabras que os ayudarán en vuestra religión, tal vez así os separeis de las nefastas influencias.

Hermanos: estamos acostumbrados a contemplar lo contrario de lo cual acabamos de expresar: personas, pagadas de si mismas y déspotas con los demás, quienes dicen, quieren o imponen, el detentar una responsabilidad en la religión.

Los cuervos vuelan alto y bajo las palomas
Aquellos nos brindan sus estridentes graznidos
Y estas muestran la humildad necesaria para la 'ibada

Mal "dirigente" religioso aquel quien en las asambleas alza su voz sobre la de los otros. Quien hace callar a otro cuando él habla. Quien hace pequeños regalos a sus acólitos a cambio del gran don de la confianza y la sumisión. Cuidado con estos líderes, hermanos!, pues ellos son los compañeros y los asistentes de los shayyatin.
Cuidado hermanos con frases como!: - Toma te hago este regalo para que me guardes sumisión -. Cuidado asimismo con los acólitos quienes dice frases como: - Cómo osas decir una cosa tal, pues fulanito, que es un iluminado ha dicho esto o esto otro. Cuidado con aquellos quienes confunden la rivalidad en hacer el bien con los insultos, los menosprecios, el orgullo.
Cuidado hermano con aquel quien, haciendo gala de una deplorable costumbre, envía a alguien a tu casa para sonsacarte y que le vengan a contar todos tus secretos. Hermanos, estos no son representantes de Allah (ta'ala), sino del Chaytan. Ninguna persona inteligente puede quedarse en compañía de estos embaucadores, pues lo detestable de sus actos no puede ser contemplado por las personas de corazón limpio.

El buen dirigente, aunque habla serio por la seguridad que implica la veracidad de sus palabras, es humilde. Si alguien debe llevar la basura o los desperdicios en su mano, ello es él quien lo hace, pues para él la Dunya es eso, desperdicios desechables.Te hablará con dulzura, te dejará la plaza de honor, nunca te vejará, y si te da algo, es para buscar tu bien y la recompensa de Allah. No permitirá a nadie el que diga por él: - A callar, que ahora va a hablar fulano, el "iluminado"-.

En cuanto a los hikam del chayj Darqawy, ellos van dirigidos específicamente a las gentes del Recuerdo (sufis).

Su explicación es simple, tanto que probablemente no merezca más aclaración.

Aquellos quienes pretendan que se puede seguir a un maestro fallecido, simplemente mienten.

-No hagas eso que si sidi Fulano estaría en vida te diría esto o aquello-, dicen.

-Voy a hacer esto o aquello, pues si sidi Fulano estuviera en vida diría esto o aquello (lo que a mi me gusta que dijera)-, se dicen a ellos mismos.

Hermanos, esto es haram, pues nosotros debemos guiarnos por el Kitab, la Sunna y los dirigentes quienes estando en vida nos pueden dirigir, para que nuestra comunidad del Recuerdo, no sea, como lo dice el Profeta - sobre él la plegaria y la paz -, una comunidad maldita


Y no solamente es haram, sino que ello es cercano al shirk (asociación), pues decidme que diferencia existe entre un caso tal y la relación de los cristianos con las imágenes de Isa - sobre él la paz - y la virgen María.

Para finalizar, debemos señalar el énfasis demostrado por al chayj Darqawy en el seguimiento de un guía cuando dice:

Aquel quien muere sin conocer al hombre de su tiempo, muere de una muerte detestada por el Enviado.

Y esta frase, la cual debería hacer temblar a más de uno, es una responsabilidad, tanto para las gentes del Recuerdo, como para los 'ulamas de la Chari'a.

Así pues hermanos, busquemos por nuestro bien un guía en nuestros asuntos religiosos, quien nos enseñe el significado del Kitab y de la Sunna, eso si:

Un guía Rabbani, no un embaucador chaytani.

Salam

No hay comentarios:

Publicar un comentario