jueves, 12 de mayo de 2016

LOS "SABIOS" Y EL DINERO - IBN ARABI - DEDICADO A LOS TAKFIRISTAS DE CORDOBA TV

LOS "SABIOS" Y EL DINERO - IBN ARABI -
Muchos han sido los sabios ('ulama) de la Ciencia Exterior ('Ilm) que se han dejado convencer por el tintineo de las monedas y los favores de los sultanes. Tantos, tantos han sido que en la historia del Islam brillan como luminarias aquellos pocos quienes llegaron a dar su vida por sus convicciones y su ciencia. Es quizás por este motivo, que es una condición de los salihin de nuestra Umma el encontrarse cuan lejos puedan de los sultanes a fin de preservar su ciencia y los favores otorgados por Allâh. Con la única excepción de aquellos a quienes Allâh escogió para tal o cual función. Pero como Allâh no avisa, estos casos no son en manera alguna predecibles.
En nuestros tiempos, subhana-l-Lâh, ese apego al dinero por parte de los "sabios", 'expertos" y "doctores" en religión se ha hecho aún más descarado, llamativo y patente. Desde los Telesabios que cobran contratos millonarios por contar sus "cuentos chinos" en TV, dar sus fatwas precocinadas y sus veredictos legales teñidos de oro negro, pasando por los teloneros como los de una cadena española de TV subvencionada por Arabia Saudita (vía Fawzan sobrino), falsificadores del Qur'an y gente que no se perfuma, y llegando a ciertos imames de ciertas mezquitas que por unos cuantos euros te hacen una Fatwa a la medida. El dinero manda y los "sabios" obedecen; el dinero canta y los "sabios" corean; el dinero toca y los "sabios" bailan.
Es por esta razón que el maestro al Akbar, el adalid del Din, uno de los qutub del Islam y referencia de la religión, el murciano Ibn al Arabi, escribió en sus Futuwat al Makkiya en el capítulo relativo a la venida del Mahdi al Muntadar, que cuando se encuentre el Mahdi gobernando en el mundo será auxiliado por los 'arifin (los conocientes de Allâh), mientras que "los sabios" de la ciencia exterior le seguirán a regañadientes, criticándole en secreto, por miedo a sus represalias y esperanza de recibir su dinero y favores. Es tal la condición de esas gentes que nada ni nadie les podrá hacer cambiar.
Y es que como hemos dicho en muchas ocasiones, y asimismo lo podemos encontrar dicho de múltiples maneras en diferentes hadices y en el mismo Libro de Allâh, hay dos ciencias:
Una que acumula datos y no transforma por ella misma a la persona, y otra que solamente puede ser aprendida por aquellos que han doblegado su voluntad para adaptarla a la Voluntad Divina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario