jueves, 12 de mayo de 2016

EL HOMBRE DE ALLAH - DUNYA Y AJIRA.

EL HOMBRE DE ALLAH - DUNYA Y AJIRA.
Dijo el Profeta -'alayhi-s-salatu wa-s-salam -
"El hombre de Allâh es el que trabaja para este mundo como si fuera a vivir siempre en él y el que trabaja para el otro mundo como si fuera a morir mañana."
COMENTARIO
En efecto, el hombre está hecho para el 'ajira pero el punto de inflexión para su destino es esta vida. En ella es examinado por Allâh, en ella construye su porvenir en la Eternidad.
Ninguno tenemos derecho a descuidar las obligaciones que nos son impuestas en la vida de este mundo, ya que ellas forman parte del Mandato de Allâh. La familia, los medios para ganarse la vida, la investigación para procurar una vida mejor a nuestros semejantes, la mejora de las condiciones de este mundo que Allâh ha puesto al servicio de la Humanidad. No cabe duda de que se trata de una obra de Dios, de un trabajo sagrado, de una aportación al resto de los seres humanos.
Todos conocemos la historia de los dos hermanos de Madina; mientras el uno estaba todo el día en la mezquita, el otro trabajaba por los dos. Hasta que un día el Santo profeta hubo de llegar y decir al que siempre se encontraba en la mezquita que su hermano era mejor que él. ¡Cuántos haraganes hay en nuestros tiempos que viven de aprovecharse del esfuerzo de otros!
Por otro lado, aquel quien trabaja para el 'ajira como si fuera a morir mañana, no hace sino pedirse cuentas a sí mismo; reniega del tiempo perdido pasado en obras que no le reportan beneficio alguno; mira su interior a fin de purificarlo y adaptarlo a la Voluntad divina; teme a Allâh; beneficia siempre a sus semejantes con obras no con palabras, adquiere sabiduría y la enseña por misericordia a quienes no la tienen; perdona las ofensas y se aparta de aquello y aquellos que pueden apartarle de Allâh.
Sayydina Musa -'alayhi-s-salam - recibió la revelación en la montaña, tal y como sayyidina Muhammad 'alayhi-s-salatu wa-s-salam, para luego bajar al pueblo y dirigirle. Hubieron de soportar humillaciones, rebeliones, insultos, ataques a su honor,duros trabajos, siendo solamente recompensados por Allâh y resistieron con la ayuda de Allâh.
¡Estos son los vencedores!
¡Dí Allâh y déjalos en sus vanos juegos! (6-91)
Sí hermanos, la vida es corta para perderla en juegos, discusiones y otras miserias; de cada palabra puede sernos pedidas cuentas, de cada acto. ¡Que cada uno de nosotros se agarre al asa de Allâh!
Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos conduzca de las tinieblas a la luz y nos conceda el Firdaws.

No hay comentarios:

Publicar un comentario