viernes, 9 de marzo de 2012

En respuesta a un artículo de Abdussamad Romero publicado en web "islam" titulado: "El respeto a las demás culturas, una Sunna profética

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Otra vez uno de esos artículos cuya ambigüedad es la tónica de toda su lectura.

¿Cómo no? Editado en la web la cual se hace gustosamente portavoz del error y de la falsedad en materia de Religión (web”islam”).

http://www.webislam.com/articulos/27758-el_respeto_a_las_demas_culturas_una_sunnah_profetica_suprema.html
Más que una declaración de que los musulmanes debemos respetar al resto de la humanidad y no obligarles a seguir la religión de Allah (el Islam), si ellos no lo desean, afirmación con la cual estamos totalmente de acuerdo, se asemeja a un panegírico el cual conmina a los musulmanes a seguir y copiar otras culturas.

Es cierto que en ningún momento se nombra expresamente que las otras “religiones” son válidas, siendo, no obstante, aquello lo cual podemos leer claramente entre líneas en algunos de sus pasajes. Las palabras: benéfico, inteligente, creativo, útil, etc, se le escapan al articulista una y otra vez cuando habla de las “sublimes y modélicas” costumbres no-islámicas. Seguramente, le ha costado contenerse en no decir expresamente: “las otras religiones son válidas”. Aunque podemos entrever que dicha afirmación llegará en su segundo boceto. Evidentemente, tampoco, y esto es muy importante, se ha molestado en decir, tan clara como nítidamente: “debemos respetar a los miembros de otras religiones aunque ellas no sean válidas”.

Cuando se escribe, y sobre todo cuando se escribe sobre Din, o al menos se pretende, como lo hace el articulista, la premisa primera es hacerlo con claridad. Ser nítido en el mensaje, a fin de hacerlo llegar al lector con exactitud y precisión, en virtud de la palabra de Rasul – la plegaria y la paz sobre él -:

Hablad a las gentes según su capacidad de comprensión

Todo el artículo está basado en la recitación de “las excelencias” de las otras civilizaciones, incluida la nuestra, anti-islámica hasta el extremo, la cual trata por todos los medios de destruir nuestra religión. No sé qué ve el autor de bueno en una sociedad consumista regida por patrones judío-masónicos

Por el amor de Allah, esto no es manera de escribir!. Cuando acabamos de leer el artículo nos quedamos con la impresión de que esa falta de precisión no puede que sea solamente un olvido. Sea la persona no sabe escribir o bien nos está preparando para una segunda entrada donde se ataque al tema de la “validez” de otras “religiones”, al más puro estilo “Dalai-Lama” o “Absalón de Té”:

Ya demostramos su invalidez después de la llegada del Islam en el siguiente artículo de esta blog, cuyo link aquí tenéis:


Sin embargo, el “chef d’oeuvre” del escrito lo compone una de las frases más descaradas que hemos podido leer hasta hoy; presente en este escrito como “aquél que no quiere la cosa” a fin de hacerlo entrar cual si de publicidad subliminal se tratara, “de tapadillo”, pues eso es al fin y al cabo más efectivo que si la misma frase se la encara de frente.

Gran parte de lo que se convertiría en la Sunnah del Profeta (el ejemplo o conducta del Profeta) se componía de normas culturales árabes preislámicas, y el principio de tolerarlas o aceptarlas –tanto a árabes como a no árabes en toda su diversidad- se puede considerar como una Sunnah esencial y suprema del Profeta

Gran mentira donde las haya. La Sunna del Profeta ha tomado como fuente la naturaleza del Profeta mismo y las palabras y mandatos divinos. Es más, el Libro de Allah y la Sunna de Muhammad marcaron un hito histórico, siendo una característica definitiva el romper casi radicalmente con lo existente en aquellos tiempos.

Nuestro Profeta ya dijo:

Yo existía antes que Adam.

Por consecuencia, e invirtiendo los términos de las palabras de este señor, podemos decir que:

Cualquiera de las escasas costumbres positivas de los pueblos que se haya seguido en el Islam, era Muhammadi antes de la venida física de Rasul al mundo. Sin embargo, eran estas eran tan escasas en número que debieron ser aprobadas por el Profeta expresamente, como por ejemplo, las danzas de los musulmanes abisinios quienes vinieron a visitarle y el uso del tambor en las bodas.

De ahí a decir que gran parte de la Sunna Muhammadiana está compuesta de costumbres culturales o populares anteriores al Islam, hay un abismo de distancia como el que existe entre el séptimo cielo y la corteza terrestre. Este comentario viola por completo el mínimo decoro y respeto el cual debemos a nuestro amado Profeta.

Lo peor del asunto es que es en base a esta afirmación en torno a la cual ha hecho girar el resto de sus palabras, trayendo sentenciass de uno u otro erudito y sabio, interpretando los dichos de éstos cual zorro quien quiere llevarse a la presa a su madriguera a base de astucias y artimañas.

Otra “sutileza” engañosa al analizar el siguiente versículo del Qur’an:

"-Sé indulgente con la naturaleza humana y ordena la conducta recta, y aléjate de todos aquellos que quieren seguir en la ignorancia".

Fijaos que engañosa manera de analizar el versículo:

Para los juristas islámicos clásicos en general, esta aleya se citaba a menudo como testimonio de la aceptación de las prácticas culturales positivas, y se hacía constancia de que los pueblos consideraban adecuado, solía ser compatible con su naturaleza y su entorno, sirviendo así a sus necesidades fundamentales y a sus aspiraciones legítimas.

Sabemos por el libro de Allah que está prohibido el interpretar los versículos equívocos. Pero, subhana-l-Lah, el interpretar un versículo claro en el sentido contrario a su significado evidente nunca lo habíamos visto!! Oh maravilla, nuevo arte es ese, el cual solamente hasta hoy había sido practicado por los señores Aya y Prado, ahora lo es por el señor Romero!!!

Es falso que los “juristas clásicos islámicos en general” interpretaban esta ayat como testimonio de la “aceptación de prácticas culturales positivas”, sino antes bien como de “tolerancia”, lo cual es totalmente distinto, pues “aceptación” es sinónimo de validez y “tolerancia” lo es de “no-intervención contra…”.

Sí encontramos en nuestros juristas, ulama, chuyuj clásicos la certeza de que en el Qur’an y en la Sunna de Muhammad hay una indicación y una guía para toda cosa.

Hagamos un pequeño tafsir de este versículo:

Ser indulgente con la naturaleza humana es practicar la misericordia. No en vano Rasul – sobre él la plegaria y la paz – ha venido como Rahmah para los mundos:

Nos no te hemos enviado sino como Misericordia para los mundos.

En un hadiz qudsi Allah dice:

Mi Misericordia precede a Mi cólera

Ahora bien: el practicar la misericordia es desear y buscar el bien para aquellos a quienes va dirigida, en el caso de los extraviados no puede llegar nunca hasta imitar sus errores, sino intentar enmendarlos con el buen consejo y las buenas palabras como dice el ayat “ordena la conducta recta”.

Ello quiere decir que es Muhammad, y por extensión los musulmanes sabios y rectos, los únicos capaces de ordenar dicha conducta.

El resto del ayat nos indica que por mandato divino, nos debemos separar de aquellos ignorantes cuyos actos toleramos.

 Que Allah nos aleje de todos aquellos quienes quieren inducirnos a engaño y confusión, que nos aleje de la ignorancia, que nos haga inteligentes y voluntariosos a fin de distinguir y rechazar el mal. Amin

Salam

2 comentarios:

  1. As salamu aleykum

    ¡Vaya lapsus quiquenal! Por algo habrá sido. La vaguedad es una lacra del pensamiento. Ya conoce mis batallas por el uso adecuado de los términos, pues hasta ahora no es lo mimo 7 que 700. La indefinición de la neolengua es un arma más del arsenal del equívoco y el arma sagrada del progresismo. El artículo es como vd muy bien describe sumamente vago, casi equívoco. Supongo que la intención era defender las diferencias con otras zonas geográficas de una cultura propia de los musulmanes occidentales. También tiene algo de condena a ciertos grados de intolerancia que se detectan en algunos inmigrantes que residen en Europa, con la intención de difundir la tolerancia entre los musulmanes y de paso quedar bien ante los occidentales, pero claro,lo que no es no es. Como muy bien dices “tolerancia” es totalmente distinto a aceptación, pues “aceptación” es sinónimo de validez y “tolerancia” lo es de “no-intervención contra…”.

    Has hecho un buen trabajo. No creo que nadie haya reparado en los equívocos que suscita el mismo. La precisión y la seriedad cansan, y bastante. Me imagino que los ulemas tenían que pasar por momentos duros y de gran soledad. Hay un dicho que dice: La verdad no es lo que gusta, y lo que gusta no es la verdad.

    Me encanta que sea vd. tan inflexible con estos pequeños detalles. Espero que los demás sepan perdonar sus honestas y justas palabras y que por tanto sepan ejercer esa tolerancia que tan fuertemente proclaman. En caso contrario, pocos serán los que se unan a esa sola umma real que usted desea.

    Salam

    ResponderEliminar
  2. Wa 'alaykum a-s-salam:

    Tiene usted razón. Me concentro demasiado en el contenido y a veces olvido los detalles. En este caso fué un link que alguien puso en Facebook, y antes de comprobar no pe parecía necesario hacerlo, pues no podía imaginar que alguien pudiera poner un link de un escrito del 2005. En fin lo dejo, porque lo esencial está ahí. Salam

    ResponderEliminar