lunes, 20 de diciembre de 2010

Ibrahim ibn Adham - Amir y albañil


Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Allajumma salli ‘ala sayyidina Muhammadin ‘abdika wa rasulika nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘ala ‘alihi wa sahbihi wa sallim taslima

Ahora, vamos a conocer como los hombres de la segunda generación posterior al Profeta – sobre él la gracia y la paz – predicaban, con el ejemplo de la práctica, aquello lo cual afirmaban con sus palabras. Una bella historia la de Ibrahim ben Adham, el emir albañil.

Su padre se encontraba un día paseando por la ribera del río. Por su corriente, no muy caudalosa, bajaba una manzana, la cual se quedó atascada en la orilla. El hombre tomando la manzana, la miró, reflexionando de esta manera : - No tengo derecho a comer algo lo cual no me pertenece - Preguntando, llegó a encontrar el huerto del cual procedía dicho fruto.

El huerto en cuestión pertenecía al ‘amir. Así pues, el padre de nuestro Ibrahim, se acercó a la vivienda del ‘amir con el fruto, movido por la intención de devolvérselo a su propietario.

Una vez se le permitió pasar, explicó al ‘amir en persona la razón de su inesperada visita.

El ‘amir, admirado de tanta pureza, le ofreció a su hija en matrimonio, ofrecimiento el cual aceptó el hombre, naciendo de dicha unión nuestro Ibrahim.

Fué educado para ser ‘amir. Desde pequeño, a partir del momento en el cual podía montar a caballo, amaba la caza. Su padre murió e Ibrahim le sustituyó en el cargo. Ibrahim era un ‘amir justo, aún así, experimentaba una disproporcionada pasión por la caza.

Pasaron los años. Un día, mientras dormía, escuchó como alguien se paseaba por el tejado de su casa. Sin llegar a creérselo, subió al tejado, y encontró a un hombre con un aspecto impresionante. Ibrahim le dijo : - Qué estás haciendo en este tejado ? No sabes que estás en casa del ‘amir, y aquí nadie accede sin mi permiso ? - . El hombre respondió : - Estoi buscando a un camello perdido de mi rebaño - . El ‘amir respondió : - Estás loco ? Pretendes encontrar un camello perdido en un tejado ?. Al hombre ahora el replicar : - Te extrañas que yo busque un camello sobre un tejado ? Y tú cómo es posible que busques a Allah en tu palacio ? - . El hombre le dijo que era el Jadir y se marchó.

Ibrahim no hacía más que pensar en este acontecimiento. Un día más salió de caza. Persiguiendo una gacela, se alejó enormemente del grupo. Cabalgó y cabalgó, no pudiendo alcanzar al animal. En un momento dado, la gacela se paró, se quedó mirando tan fijamente a Ibrahim, que éste, petrificado, no sabía si soltar la flecha del arco. La gacela habló así : - Ibrahim, porqué te preocupas tanto en perseguir a los animales, y no persigues con el mismo ímpetu las cosas de Allah ? -.

Había llegado el momento. Ibrahim lo comprendió todo. Se bajó del caballo, y encontrando a un pastor, el cual estaba cuidando su ganado, le propuso el cambiarse la ropa con él. El pastor, viendo así al ‘amir, no podía salir de su asombro. Instado una y otra vez por Ibrahim, acabó por aceptar el intercambio.

A partir de ese momento, Ibrahim dedicó su vida a buscar el Conocimiento y a adorar a Allah. Sus necesidades económicas las atendía con su trabajo de albañil. Hubo de marcharse del Yemen a Iraq para que nadie pudiera molestarle al reconocer en él al antiguo ‘amir.

Y aquí acaba la historia de nuestro querido Ibrahim, el ‘amir – albañil.

Un ejemplo de desprendimiento el suyo y de honestidad el de su padre.

Podríamos al menos impedirnos de no tomar lo que no es nuestro con la misma pulcritud que mostró el padre de Ibrahim? Tal vez así, podamos un día llegar a ser 'amires de Allah.

Podrían aquellos, quienes dicen representarnos sin ser cierto, cesar de jugar con las subvenciones provenientes de los descuentos en las nóminas de los y las trabajadores/ras, y de rebajar su personalidad ante los kufar?

Yendo aún más lejos. Podríamos todos tener una confianza como la de Ibrahim en Allah, y un amor tal que todo lo que hay en la Dunya no importara nada comparado a la adoración de Allah el Excelso ?

Démosnos las respuestas a nosotros mismos en completa sinceridad.

Salam hermanos

8 comentarios:

  1. salam ´aleykum
    Hermoso hermano, hermoso...
    gracias
    salam

    ResponderEliminar
  2. A-s-salamu 'alaykum:

    Tenemos un visitante diario desde Barcelona y otro de Córdoba. Si aquel, o aquellos quienes leen, no son los que yo pienso, perdonadme hermanos, seguid leyendo y participar. Pero si se trata de los señores Prado y Cabrera, les pedimos que se vayan a mirar a otro sitio, y que si quieren algo que llamen a la puerta, nos tomamos un té y conversamos. Mejor dicho, les hago una jutba para que cambien su comportamiento. No sean tímidos.
    Ahora bien, si miran para contestar mis comentarios, pueden hacerlo aquí con toda naturalidad y no ir a su web para hablar lo contrario de lo que hablamos aquí, al día siguiente.

    Un poco de 'adab, señores, un poco de 'adab.

    Salam sobre las gentes del Salam.

    ResponderEliminar
  3. Salam ´aleicum

    Este relato es realemente profundo.Tengo entendido que las sultanas Turcas se podían casar también con hombres de extracción humilde.Me encanta.
    Salam
    Anouar

    ResponderEliminar
  4. A-s-salamu 'alaykum:

    A ver si puedo escribir un día olvidando a ese grupo. Creo que ideológicamente les hemos dejado en evidencia y no los necesito más, ni para bien ni para mal. Me dan igual. Nosotros a lo nuestro que es el explicar el como se debe practicar el Din en este siglo, con la ayuda de Allah, sin la cual nada podríamos hacer.
    El relato es hermoso porque es real. Aquellos quienes se han extinguido en la Unidad de Vida son los pilares del mundo y este se mantiene gracias a ellos. Esto último son palabras extraidas del hadiz.
    Espero seguir escribiendo sobre las vidas de los hombres y mujeres quienes tuvieron relevancia en la vida del Islam.

    Salam

    ResponderEliminar
  5. Salam a todos,

    me interesa mucho ese hadiz, el de los pilares del mundo, no lo conozco, unicamente que sea el de "los 40 como Ibrahim".

    ¿De cual se trata?

    Omar al galliqi

    ResponderEliminar
  6. A-s-salamu 'alaykum:

    El hadiz de los 40 se encuentra en la colección llamada "Yami'a-s-sagir" del Imam Suyyuti. Suyyuti fué discípulo del Imam Malik.

    Dicho hadiz habla de que en la tierra siempre habrá, al menos 40 personas, cuyo corazón es como el de sayyidina Ibrahim ('alayhi-s-salam). Cuando uno de ellos muere, Allah le sustituye por un otro. Es por ellos que de Allah recibimos la lluvia y el sustento.
    Por ello yo los llamo los pilares del mundo.
    Los maestros sufies hablán de jerarquías dentro de este grupo. El colofón de todos ellos es el qutb.
    En otro hadiz de la misma colección, se nos explica como Allah enviará un servidor Suyo quien cada siglo renovará la religión.
    El últi;o de ellos fué el chayj al-Alawy, el cual dijo de él mismo: "Ana qutbu-l-miladi (Yo soi el hombre de este tiempo).

    Un abrazo

    Salam

    ResponderEliminar
  7. salam ´aleykum
    ¿A que se refiere cuando dice que su corazón es como el de sayyidina Ibrahim (´alayhi-s-salam)?
    salam

    Anouar

    ResponderEliminar
  8. A-s-salamu 'alaykum:

    Se refiere a que tienen el maqam espiritual de sayyidina Ibrahim ('alayhi-s-salam). Y ello debido a la excelencia de Muhammad (sala-l-Lahu 'alayhi wa sallam) sobre los otros Profetas. De ahí la excelencia de los santos del Islam.

    Salam

    ResponderEliminar