viernes, 24 de diciembre de 2010

Abu Nuas y el ejército de burros

A-s-salamu 'alaykum:

Como hemos dicho en otra ocasión, Abu Nuas era amigo del jalifa Harunu-r-Rashid. Este Harun ar Rashid, no es santo de nuestra devoción, debido a como por extender su poder luchó contra los shurafa (la familia de Rasul), así lo hizo contra Mawlay Idriss, quien debió huir, y forzado por el pueblo, reinó Marruecos.
Llendo a Abu Nuas, en una ocasión el jalifa le mandó llamar. Una vez en su presencia le hizo el siguiente encargo: -Abu Nuas, vas a ir por todo el Iraq y cuando veas una familia donde la mujer manda sobre el hombre, le dices que debe pagar al tesoro con un burro. Luego, me traes todos los burros que hayas obtenido - .
Abu Nuas marchó, hizo lo que el jalifa le había ordenado, y cuando regresó, desde el palacio se podía contemplar una fila de burros la cual llegaba hasta el horizonte.
Harun a-r-Rashid y Abu Nuas se pusieron a hablar de lo acontecido, cuando Subayda, la esposa del jalifa, llegó preguntando: - Me podeis decir que es todo ese ejército de burros que acabo de contemplar? - .
El jalifa, llevándose el índice a la boca, mirando a Abu Nuas, le dijo: - Tsssssss - para que éste se cayara.
En ese momento Abu Nuas, se volvió al jalifa diciendo: - Sidi el jalifa, por ser tu quien eres y siguiendo tus órdenes, me debes pagar con dos burros -.

Salam

5 comentarios:

  1. jajajajajjaja

    muy bueno

    Omar al Galliqi

    ResponderEliminar
  2. A-s-salam 'alaykum:

    Subhana-l-Lah. Y no eran feministas...!

    Salam

    ResponderEliminar
  3. salam
    Las feministas de antes si que cuidaban a las mujeres.Las de ahora sirven al hombre y no a Allâh.
    salam

    ResponderEliminar
  4. A-s-salamu 'alaykum:

    Las de ahora son los mastines de la "aldea global".

    Salam

    ResponderEliminar
  5. Assalamu alaikum:

    En una ocasión sayidina Omar cuando llegó a Medina procedente de Mecca, hizo esta observación:
    Cuando llegamos a Medina tuvimos problemas con nuestras mujeres, pues las mujeres de Medina estaban acostumbradas a tener mando sobre los maridos y las nuestras queriéndolas imitar, se volvían más ariscas que de costumbre

    Salam

    ResponderEliminar