lunes, 1 de octubre de 2012

La historia de Abdurrahman Bedran: sus amigos y enemigos - Prólogo

Bismi-l-Lâhi-r-Rahmani-r-Rahim

Y a-s-salatu wa-s-salamu sobre Muhammad, la corona y sello de los Enviádos

Hace 27 años falleció mi primer chayj en Islam y en la tariqa: Abdurrahman Bedran - que Allâh esté satisfecho de él -.

Hubo de tener mucha paciencia sidi Abdurrahman para bregar con las nafs de un grupo de 60 jóvenes, entre hombres y mujeres, quienes se encontraban organizados de una manera contraria a las directrices y consejos propios de una tariqa, donde todos deben ser hermanos y apoyarse unos a otros, donde nadie debe abusar de nadie y donde no debe tener cabida la mentira.

Sin embargo, desafortunadamente, ese grupo, se encontraba formado a la manera castrense; existía una tropa y un cuadro de mando al estilo del ejército colonial español; pronto se vió que una tal estructura no tenía futuro alguno. En lugar de ser un grupo donde la Mahabba fuera el motor de las relaciones, aunque al principio comenzó así, pronto, debido al insaciable anhelo por el poder y el control, principalmente de dos de sus miembros, se convirtió en un lugar envenenado, donde al amor fue sustituido por la envidia y el espionaje de unos a otros; donde aquellos quienes tenían responsabilidad fueron las personas quienes despiadadamente abusaron del resto. La mentira era el plato del día, y las insidias se convirtieron en cotidianas, y como en todas las sectas, quien se saliera de ella no era considerado como existente.

Uno de estas dos grandes nafs, a la muerte del chayj, se salió del Islam junto con su grupo; la otra, ha convertido el legado de nuestro antiguo maestro en un aparato para la autopropaganda y la búsqueda de prestigio, en una vulgar doctrina perennialista al más puro estilo masón, mezclando las doctrinas ocultistas con aquello lo cual quiso escuchar de su supuesto maestro, aplicado a su manera y aspiraciones.
 Lo que no contaba este señor es que en ese mercado de frutas y verduras "espirituales" del perennialismo, muchos, más listos que él, le habían acaparado el mercado. Por eso, Yahya el gallego, despues de haber abusado de su maestro, entre otras cosas, utilizándolo como estandarte para conseguir sus deseos de protagonismo y honor, después del fallecimiento de este y habiéndose quedado con un reducido grupo, sacó su avinagrada frustración, insidiando más si cabe entre los antiguos discípulos, llegando incluso a insultar y menospreciar a una niña de ocho años y a utilizar su pequeña red (abogadillo incluido) a fin de combatir a su primer enemigo, es decir: el solo discípulo de Abdurrahman, quien haciendo gala de su independencia y sentido práctico abandonó dicho envenenado lugar a fin de continuar su vía espiritual, cosa que curiosamente ninguno de los otros 59 otros discípulos realizó para mi estrañeza e incredulidad.

Pero las siguientes entradas no van a ser para dar honor o deshonor a dicho señor, sino que van a ser escritas a modo de historia a fin de que cada uno saque conclusiones y enseñanzas de como los consejos de un waly pueden ser tergiversados y deshonrados, cuando aquellas personas quienes los escuchan, realizan exactamente lo contrario de lo cual dicho consejo dictaba. Asimismo, pienso que serán muy útiles a fin de que muchos comprendan, de una manera gráfica y por ejemplos, como se debe concebir y seguir una vía espiritual, a fin de que ella dé sus frutos, y a fe que los da.

También van a ser un homenaje a mi primer chayj Abdurrahman Bedran, quien por circunstancias que no contaré en este blog (sino solamente a aquel quien expresamente me lo solicitara) comenzó siendo mi maestro y ahora, 27 años después de su fallecimiento ha llegado en convertirse en mi hermano y amigo, pues, se quiera o no, lo compartimos todo, y sino todo, al menos, sí lo esencial.

En esta historia no se van a dar nombres ni detalles personales, salvo aquello lo cual es necesario para su comprensión, así como a fin de preservar a otros de personas quienes cuyo contacto continuado podría llevarlos como incautos a la ruina. Ellos han buscado su protagonismo, no vemos aquí pues motivo alguno para quitarles su pequeña y efímera fama.

Así pues, nos disponemos en las siguientes entradas a hacer justicia y establecer el honor de nuestro maestro, hermano y amigo, Abdurrahman Bedran.

He de decir que por encargo expreso de mi actual chayj: Salah Badr, seguidamente comenzaré a escribir todas las enseñanzas las cuales he recibido de él durante 17 años. Es evidente que no todo va a ser escrito en este blog, aunque si escogeré aquello lo cual pueda interesar desde un punto de vista general.

Esto último llegará, más tarde, en el momento en el cual disponga de la paz exterior necesaria.

Para empezar la primera historia, diremos: Todo comenzó en una localidad próxima a Madrid llamada Getafe en el año 1977-1978...



No hay comentarios:

Publicar un comentario