jueves, 4 de octubre de 2012

Conocimiento y opinión

A-s-salamu 'alaykum:

Iba un hombre montado en un asno y su hijo de pie caminaba a su lado, siendo el muchacho aún un niño.

Se cruzaron con un grupo de personas quienes recriminaron al hombre diciendo que el niño era aún pequeño para hacer el camino andando.

Fue el hombre, se bajó del asno, poniendo a su hijo en lugar suyo.

No tardaron en dar con otro grupo de personas quienes le hicieron ver que no era de buena educación para el muchacho que él fuera montado encima del animal, mientras el padre iba andando.

Así pues el hombre bajo al hijo del asno y siguieron andando los dos llevando al rucio de las riendas.

Pronto se encontraron con un grupo de gente quienes les recriminaron por no aprovecharse de la ventaja de tener un animal, el cual según ellos era suficientemente robusto para llevar a ambos sobre el lomo.

Oyendo esto se subieron los dos en el asno y continuaron el camino.

No hubo de pasar mucho tiempo cuando se encontraron con otras gente quienes les recriminaron por haber sobrecargado de peso al animal.

El hombre cansado dijo al muchacho:

¿Vés? Hasta ahra hemos escuchado la opinión de las gentes y no nos hemos aclarado sobre lo que debíamos hacer. A partir de ahora vamos a volver a la primera posición y ya no escucharemos a nadie.

No sigamos las opiniones de las gentes sino los sólidos principios del Qur'an y la Sunna, así como el consejo (nasiha) de los hombres de Allâh, el cual no es producto de una opinión personal sino de un conocimiento certero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario