viernes, 29 de julio de 2011

Palabra certera para quien critica el sufismo - 13 -



Ignoras que Sidi Umar – que Allah esté satisfecho de él -, pasando a proximidad de un hombre quien recitaba : « El castigo de tu Señor ha de ocurrir » (52-6) dió un grito repentino, tan fuerte que se pudo escuchar en toda la ciudad ? Es más, se desmalló y hubo de llevarlo a su morada donde estuvo sin poder hablar durante dos días ? Shafi’i – que Allah esté satisfecho de él – perdió el conocimiento después de escuchar recitar a alguien : « En ese día no hablarán ni se les permitirá excusarse » (77 – 35,36), y hubo de trasladarle a su casa. Tales efectos no tienen nada de extraño, pues el temblor y el tawayud han llegado a provocar la muerte de muchos de los piadosos antiguos ! Nunca has oido hablar de las tradiciones las cuales describen las reuniones que tenía David – sobre él la paz - ? No sabes lo que ocurría con la muchedumbre que venía a escucharle recitar los salmos ? Los judíos quienes le escuchaban, tenían según tu opinión corazones más receptivos que los miembros de la comunidad de Muhammad – sobre él la plegaria y la paz - ? Sea lo que fuere, no creo que niegues la existencia de esta especie de temor provocada por la iluminación espiritual ; aunque no lo admites probablemente sino es de una manera teórica, sin tener conocimiento de hechos concretos. En esta hipótesis, debes saber que se trata de una condición imperativa para acceder a un verdadero conocimiento de Allah ; entonces porqué reservar este género de temor a la religión de los increyentes, aquellos a los que Allah (ta’ala) ha descrito de esta manera : … no son sino como animales de rebaño… (25-44). Según tú, sus corazones serían pues más receptivos que aquellos de los creyentes quienes se confian a su Señor ? (16-99) Crees que la infatuación de los judíos por el becerro de oro fué más fuerte que aquello lo cual experimentan por Allah las gentes del Amor (Mahabba) ? Acaso Allah no ha dicho pero el amor por Allah de los que creen es más fuerte (2-164)

Gentes maravilladas
Orgullosas de su Señor
Cuyo orgullo de servidor
Se encuentra a la medida de su Señor.

Lo que animaba a los judíos era el amor por el becerro, el cual se había enraizado en sus corazones ; sin embargo los sufis se emocionan por el amor de Allah, y es este amor el cual les lleva a realizar aquello que tu criticas ; pues la ignorancia es madre de la hostilidad. No has escuchado Su Palabra – exaltado sea - : « En verdad los creyentes son aquellos quienes cuyos corazones tiemblan a la mención del Nombre de Allah ». No sabes que el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ha manifestado que algunos, en el seno de su comunidad, entrarían al Paraiso con corazones de pájaros (Suyuti (Yami’a-s-saguir) y Muslim (Kitab al yanna, 6808)) Y dónde encontrar dichas personas sino es en los círculos del Recuerdo ? Puede ser que estimes que formas parte de ellos ? Entonces respóndeme – y que Allah sea testigo - : Eres tu de los que invocan a Allah con frecuencia : o de aquellos a quienes ni el negocio ni el comercio distraen del Recuerdo de Allah (24-36) ; o de aquellos a quienes ni riqueza ni progenie consiguen distraerles del Recuerdo de Allah ; o de aquellos quienes invocan a Allah de pie, sentados o acostados (3-191) ; o de aquellos cuyos corazones se estremecen cuando se les menciona el Nombre de Allah (8-2) ; o de aquellos cuyos ojos desbordan en lágrimas cuando escuchan lo que le ha sido revelado al Enviado, puesto que reconocen en ello la verdad (5-85) ; o de aquellos de quienes dice el Profeta –sobre él la plegaria y la paz - : « Los solitarios, quienes se absorven completamente (al-mustahiruna) en el Recuerdo de Allah, os han precedido » (Muslim, Ibn Hanbla y Tirmidi – kanz 1773) ; o de aquellos a quienes se ha tratado de locos puesto que han obrado como les ha pedido – sobre él la plegaria y la paz - : « Multiplicad la invocación de Allah hasta que los hipócritas digan : Es un loco »( Ibn Hanbal – kanz 1774) ; o de aquellos quienes han sido tratados de falsos devotos porque han seguido su consejo : « Multiplicad la invocación de Allah hasta que los hipócritas digan : Eso es ostentación » ? (Ibn Hanbal y Tabarani – kanz 1754-1756)

A que grupo perteneces ? Eres de aquellos quienes lo dicen o de aquellos de quienes se dice ? Sólamente un ser duro y de carácter grosero es incapaz de sucumbir a la iluminación espiritual, al igual que únicamente el impotente no es capaz de gozar del placer sexual. Que este beneficio puede no haberte sido acordado. Sea ! Pero ello no debe impedirte de conceder a otros la posibilidad de ser beneficiarios de ello. El chayj Shuayb Abu Madiam – que Allah esté satisfecho de él – dice a propósito de la iluminación y de su búsqueda :

Dice aquel quien petende prohibir la iluminación a aquellos que la aprueban
« Déjanos, ya que no puedes gustar la pasión ! »
Pues nosotros, cuando llega el momento para nuestras almas y nosotros mismos
Y que el vino de amor nos invade, a ello nos abandonamos…

A pesar de todo, las invocaciones rítmadas por el movimiento corporal y el tawayud no son, afirmo, elementos indispensables del sufismo ; ellos no son sino la apariencia externa de la inmersión en la invocación. Que aquel quien duda, lo pruebe él mismo, pues « el dicho es una cosa y la constatación directa es otra ». He aquí cuanto habíamos de decir respecto a la búsqueda de la iluminación. En lo que se refiere a las invocaciones ritmadas por el movimiento corporal, volveremos a ello más adelante.

Has decretado pues que la mayoría de la comunidad musulmana se encontraba extraviada : a raiz de esto, te dedicas a alentar a las autoridades para que tomen medidas – las cuales imaginas positivas -, queriendo implicarlas en esta prueba a la que estás siendo sometido : « Tanto el Sultán como sus representantes deben impedirles runirse en las mezquitas o en cualquier parte ». Pero, qué interés teneis en obrar de esta manera, tú y aquellos quienes siguen tus consejos ? Esto no puede llevar más que a caer bajo la estela de Su Palabra – exaltado sea - : « Y quién más injusto que aquel quien impide que se recuerde el Nombre de Allah en los lugares dedicados a Su adoración y se esfuerza por arruinarlos ? » (2-113). Ahora resulta que te resuelves encarnizadamente a destruir las casas de Allah, y expones de esta guisa a las autoridades musulmanas a incurrir en la cólera divina, con el riesgo de envilecimiento que resulta de ello ? Dichosamente, no solamente las gentes del gobierno son más clarividentes que tú, sino que experimentan más amor por el Recuerdo y quienes lo practican. Las autoridades pasadas y presentes del conjunto de regiones musulmanas no han cesado de honrar y reverenciar a los miembros de las cofradías, sea cual fuere su nivel : esto se explica por el hecho de que ellos se encuentran rodeados de sabios quienes conocen la religión – que Allah recompense a todos ellos !- En cuanto a los sabios inconscientes, nadie toma en consideración su opinión ni espera una cortesía cualquiera de su parte ; se conoce bien, en efecto que su opinión no es otra cosa que el resultado de una estrechez de visión o de debilidad en materia de ciencia. Qué sabes tú de esto ? Estas gentes cuya expulsión solicitas puede ser que sean aquellos a quienes el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – se refería en el siguiente hadiz relatado por Ibn Hanbal ; cuando se le preguntó quienes serían aquellas gentes sobre quienes será dicho el Día del Juicio : « Se sabrá distinguir a los nobles de quienes amasan », él respondió : « Aquellos quienes practican la invocación en las mezquitas. » (kanz 1931).

Habiendo recomendado a las autoridades el prohibirles reunirse en la mezquita, deberías haberte parado ahí. Porqué haber prescrito igualmente el prohibirles toda reunión, comprendidas en ello sus propias casas ? De hecho, las autoridades no prohiben ni tan siquiera a las gentes del Libro el reunirse en sus lugares de culto, aplicando de esta manera las instrucciones del legislador : el Profeta, en efecto, nos ha impuesto el respetar a aquellos de entre ellos quienes viven bajo la protección del Islam. Entonces porqué no otorgar al menos dicho estatuto a las gentes del Recuerdo ? Pero nada es tan reprensible para tí que el reunirse para el recuerdo y la lectura del Qur’an, así como se deduce de varios pasajes de tu panfleto ; es por ello por lo cual pretendes imponer a las autoridades el poner fin a dichas obras pretendidamente indignas, a fin de que nadie asista jamás a esas reuniones en las cuales se invoca a Allah, se lee el Qur’an, se reza por el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – o se realiza cualquier actividad del mismo orden, pero Allah siempre hace culminar Su luz por mucho que ello pese a los incrédulos (61-8).

No hay comentarios:

Publicar un comentario