miércoles, 10 de noviembre de 2010

LA AMANA DE ALLAH

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Allahumma salli ‘ala sayyidina Muhammadin ‘abdika wa rasulika nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘ala ‘alahi wa sahbihi wa sallim taslima

Hoy vamos a hablar de la Amana (el depósito de Allah) :

Dice el Libro de Allah:

Nos propusimos nuestro depósito (Amana) a los cielos, a la tierra y a las montañas. Ellos rehusaron la responsabilidad, pues tuvieron temor, mienras que el hombre la aceptó; pues él es muy injusto y muy ignorante.

A fin que Allah castigue a los hipócritas, hombres y mujeres, así como a los asociadores y a las asociadoras, y Allah recoja el arrepentimiento de los creyentes y de las creyentes. Allah es Perdonador y Misericordioso ». (Surat 33, 72-73)

Es pues así que el ser humano ha aceptado la Amana, cargando con ello, con el fardo de una gran responsabilidad. Existe un bello hadiz iluminador de esta circunstancia :

Rasulu-l-Lah – sobre él la gracia y la paz – nos relata como : « Sayyidina Yibril visitó a tres personas tomando forma humana. La primera de ellas era una persona afectada de (creo que de lepra). Sayyidina Yibril – sobre él la paz – le preguntó que le pasaba. El hombre le respondió que se encontraba muy afectado con su enfermedad y el rechazo de parte de sus congéneres. Sayyidina Yibril le preguntó sobre que animal era el que prefería, la respuesta obtenida fué el camello. Entonces Yibril pasó su mano sobre él, quedando este curado. Le ofreció una camella encinta y se marchó.

Encontró otro hombre afectado de una enfermedad en el cabello. Este otro hombre experimentaba la misma pena que el primero. Yibril le hizo la misma pregunta obteniendo la misma respuesta. En cuanto al animal, este hombre escogió la vaca. Yibril pasó su mano sobre él, quedando éste curado y le dió una vaca preñada.

Encontró al fin un ciego, al cual se dirigió de la misma manera que a los otros dos anteriores. El ciego escogió la oveja. Yibril le curó y le ofreció una oveja encinta.

Pasaron dos años y Yibril volvió a visitar a los tres. Se presentó en forma de pobre al primero de ellos. Este contaba ya con un gran rebaño de camellos. Yibril dijo : « Hombre, he aprehendido que estabas aquejado de una grave enfermedad y quedaste curado. Dame en nombre de Allah y en agradecimiento a El uno solo de tus camellos para que así pueda paliar la pobreza que experimento - . El antiguo leproso rehusó diciendo : - Quién eres tú andrajoso para pedirme así que yo te dé uno de mis camellos ? – Yibril dijo : - Soi un servidor de Allah quien ha sido enviado para probarte, puesto que no has pasado el examen y no eres agradecido con tu Señor, a partir de ahora tienes Su maldición y quedarás en el mismo estado de antes - .

Lo mismo ocurrió con el segundo hombre.

Cuando llegó al antiguo ciego, le encontró con un enorme rebaño de ovinos. Le pidió lo mismo que a los dos precedentes en nombre de Allah. Entonces el antiguo ciego dijo : - Me has pedido en nombre de Aquel a Quien debo todo, y puesto que has venido en nombre de Quien me curó de la ceguera y me cubrió de bien, no tomes solamente un cordero, toma lo que quieras y llevátelo - . Entonces Yibril se descubrió, le dijo que había pasado el examen y le aseguró su bienestar en la vida de la Dunya y su éxito en la Vida del Ajira ».

Creo que esta entrada no necesita más comentarios.

Salam

6 comentarios:

  1. salam ´aleykum

    Gracias.Es fácil olvidar quien nos provee de los bienes.Este Hadiz es totalmente casi incompatible con la sociedad en que vivimos, salvo muy honradas excepciones.
    salam
    A.as

    ResponderEliminar
  2. A-s-salamu 'alaykum:

    Uno de los más hermosos secretos del éxito en el Din es la sadaqa. Si damos por Allah a los necesitados, Allah nos dará a su vez y nos protejerá del mal que nos aceche, así como del ojo del envidioso.

    Salam

    ResponderEliminar
  3. salam ´aleykum
    Supongo que los musulmanes tenemos una responsabilidad clara en la transmisión de conceptos sobre el islam a gente que nos cuestiona.¿Que metodología debemos de emplear cuanto esto suceda así?, es decir ¿por donde debemos de empezar y que debemos de decir y no decir?
    Un abrazo hermano
    A.as

    ResponderEliminar
  4. A-s-salamu 'alaykum:

    Debemos hablar únicamente de aquello de lo cual estamos seguros. Si no es mejor callar. Debemos encontrar un hadiz o un ayat del Qur'an al respecto y nunca debemos hablar de lo que se nos pasa por la cabeza, pues el nafs tiende al mal y puede enredar las cosas.

    Un abrazo

    Salam

    ResponderEliminar
  5. Assalam:

    Abdelkarim me he metido en el blog del señor Prado, y al final no sé ni porque lo he hecho. Espero que lo comprendas pues tenía ganas de decir algo a ese señor. Me he puesto a reir puesto que ha borrado el link de tu blog con una velocidad mayor que el TGV.
    salam

    ResponderEliminar
  6. A-s-salamu 'alaykum:

    Ahmad. Un craso favor me haces, pues el hecho de poner este artículo en mi blog y no entrar en el suyo, es para indicar que este señor no es nadie en el Islam.
    Un hadiz dice: "Cuando veais un acto prohibido reprimidlo por la fuerza, sino podeis por la fuerza hacedlo por la palabra y sino podeis por la palabra detestadlo en vuestro corazón".
    Yo he cumplido mi parte. No podemos dejar que no importa quien se mofe del salat con la desfachatez con la que lo hace este señor.
    Y por más aclaración, dime porqué nosotros vamos a presentarnos en su blog? El nunca vendrá al nuestro pues sabe que aquí decimos la verdad y contra esta no tiene argumentos.
    Por lo demás, no te preocupes, es normal lo que has hecho, pero por favor no alimentes el blog de esta señor.

    Un abrazo

    Salam

    ResponderEliminar