martes, 23 de noviembre de 2010

EL DIA DEL ENCUENTRO

Bismi-l-Lahi-r-Rahmai-r-Rahim

Allahumma salli ‘ala sayyidina Muhammadin ‘abdika wa rasulika nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘ala ‘alaihi wa sahbihi wa sallim taslima

Dijo Rasulu-l-Lah (sala-l-Lahu ‘alayhi wa sallam) :

« El hombre de Allah, es aquel quien trabaja para esta vida como si fuera a vivir siempre, y trabaja para la otra vida como si fuera su último día »

Trabajemos hermanos pues el momento se acerca. Sigilosamente, despacio, a paso firme, nos vamos encaminando a nuestro destino, cual si una fuerza invisible nos empujara hacia adelante.
Cuanto hemos dejado atrás !

Volvamos la vista al pasado y preguntémonos lo que hemos hecho y el porqué. Examinemos nuestros actos a la luz de la imparcialidad y valoremos nuestra andadura con la luz de nuestra absoluta sinceridad.

Pidamos perdón pues a Allah por todos nuestros errores, con la firme intención de subsanar los desperfectos causados, si podemos, y así no repetirlos en el futuro. En verdad, que si eso hacemos, encontraremos a Allah presto al perdón y a la misericordia.

Pidamos perdón a quienes hayamos hecho algún mal y perdonemos a quienes nos lo hayan causado, para así tener nuestro corazón libre de rencores y abierto para recibir las luces de nuestro Señor.

Preguntémonos cual es nuestro estado actual, bueno o malo?; valoremos aquello susceptible de ser mejorado y miremos con este espíritu hacia adelante. No consideremos nunca nuestro estado como demasiado bueno.
Miremos al futuro con temor, sí, con temor de Allah, pues nuestro amado profeta dijo:

Yo soi de entre vosotros aquel quien conoce más a su Señor, y también soi, de entre vosotros, quien más le teme »

Y aunque miremos al futuro con temor, hagámoslo asimismo con confianza plena en el Señor de los mundos.

Hemos sido o somos una misericordia para los nuestros ? en virtud del ayat del Qur’an que dice :

« Muhammad, Nos no te hemos enviado sino como una misericordia para los mundos »

Amamos con amor puro ? Dijo Rasul – sobre él la gracia y la paz - :

« No entrareis al Paraiso hasta que no creais, y no creereis verdaderamente hasta que no hayais amado a otro »

Cumplimos con la chari’a de Allah? Sino lo hacemos, ahora es el momento de comenzar. Puede ser encontremos a Allah pronto al perdón.

Hemos roto nuestros lazos de parentesco ? Mirad los hijos vuestro comportamiento con vuestros padres, pues vuestra responsabilidad hacia estos cuando sois mayores, sobrepasa la de estos con vosotros, puesto que ya cumplieron con la suya. Ahora es vuestro turno.

Y tantas otras cosas más…

Sé de aquellos quienes dan ejemplo, mejor de pertenecer a aquellos quienes lo toman. Un hadiz dice :

« La mano de quien da es mejor de la de quien toma ».

No entendamos esto en el sentido material únicamente, extendámoslo pues a la sabiduría y la ciencia.

En resumen pues, preparémonos para recibir a nuestro amigo sayyidina ‘Asra’il ‘(alayhi-s-salam) con el traje de gala : el Ihram. El vestido de la simpleza y de la muerte.

No tenemos nada, todo aquello que creemos poseer es una ‘amana de Allah y somos examinados día a día por el uso que hacemos de ello.

Cuando llegue el momento, sayyidina ‘Asra’il nos mostrará la plaza que tenemos reservada en el ‘ajira, sea esta en el Yanna o yahannam. Más tarde seremos lavados, llorados, transportados a nuestra tumba. Veremos a todos y ellos no nos podrán ver.

Cuando oigamos partir a los últimos acompañantes a nuestro entierro, unos instantes después, recibiremos la visita de dos ángeles quienes nos preguntarán sobre nuestro Dios nuestro Libro, y nuestro profeta.

Si somos de los huéspedes del paraiso la tumba se volverá una parcela del Yanna, si al contrario se es huesped del yahannam, aquel a quien esta suerte le sea reservada sufrirá un tormento terrible en su misma tumba.

Reflexionemos sobre donde estamos y vivamos lo que nos queda con esperanza y temor, así como con un comportamiento sin tacha, para afrontar ese día con la dignidad de un creyente.

Y Allah sabe más.

Salam

6 comentarios:

  1. salam ´aleykum querido amigo.´
    Es un camino de dolor y alegria.Hermosos Hadices.
    A.as

    ResponderEliminar
  2. A-s-salam 'alaykum:

    Sobre todo Anwar que debemos engalanarnos para el momento de nuestra muerte y esperarla como la puerta de apertura al conocimiento completo de las cosas de Allah, si El así lo quiere.
    Dicen los awliyya que en este mundo se puede conocer a Allah, pero que el conocimiento llega aser mucho mayor cuando se franquea la puerta de la muerte.

    Salam

    ResponderEliminar
  3. salam ´aleykum

    Aquellos a los que nos entierran los veremos.¿Como debe ser la estancia del creyente antes del Yana o Yanaham?
    salam hermano
    Anouar

    ResponderEliminar
  4. A-s-salam 'alaykum:

    Sí, veremos a quienes nos entierran, nos lavan, nos lloran, etc.
    El alma al no ver con los ojos del cuerpo, puede mirar mucho más allá de lo que vemos nosotros.
    Una vez después de ser interrogados en la tumba por los dos ángeles, recibiremos recompensa o castigo.
    Aquél quien reciba recompensa verá dos veces al día su plaza en el Yanna y se le extenderá la tumba, para que se sienta como en una parcela del Yanna.
    Aquél quien reciba castigo, su tumba será estrechada y recibirá toda clase de tormentos en la tumba misma. Gritará, pero nadie le oirá.

    Sin embargo, el tiempo pasado en la tumba nos habrá parecido como un día y después llegará el Día del Juicio, donde seremos juzgados.

    Existe un hadiz que dice que 70000 de la Umma del Profeta -sobre él la plegaria y la paz - no serán juzgados e irán al Yanna sin dar cuentas.

    Todos pasaremos el Sirat (puente por encima del Yahannam) unos muy rápido y los demás con mayor o menor sufrimiento.

    Esperemos ser de lo 70000, in cha'a Allah

    Salam

    ResponderEliminar
  5. Que Allâh nos proteja mucho y nos guie.

    En el paraíso ¿vamos con conciencia propia o es otro tipo tipo de conciencia?
    salam ´aleykum
    Muchas gracias hermano
    Anouar

    ResponderEliminar
  6. A-s-salamu 'alaykum:

    Vaya pregunta. Que quieres que te responda? Supongo, pero Allah sabe más que desde el momento en el cual se trata de una recompensa dirigida a un individuo, éste debe tener una consciencia. Hasta dónde? sinceramente no lo sé.

    para aquél quien está en la Unidad de Allah, supongo que su grado de cosciencia debe ser diferente.
    Pienso que ese es uno de los secretos que Allah nos tiene reservado.

    Salam

    ResponderEliminar