sábado, 26 de marzo de 2011

Muhammad - el Hacedor te escogio

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Allahumma salli 'ala sayyidina Muhammadin 'abdika wa rasulika nabiyyi-l-'umiyyi wa 'ala 'alihi wa sahbihi wa sallim taslima.

En una ocasión el chayj al-Alawy vio en sueños al Profeta – sobre él la gracia y la paz -. El chayj al-Alawy se veía mostrando a Muhammad su Diwan de poesías, en concreto aquellas las cuales estaban escritas en loanza suya. Rasul tomo el Diwan en sus manos y eligió la qasida que acabamos de traducir titulada “Muhammad el Hacedor te escogió” (Muhammadan stafaka-l-Bari).

Tal y como lo hemos explicado en anteriores ocasiones, el chayj al-Alawy fue el último hombre del siglo, de los cuales el Profeta expreso que vendrían para renovar la religión. Su maestro, el chayj al-Buzidi le dijo de llamar Alawiya a su tariqa, pues ésta sería la más elevada de todas. Aun nos encontramos sobre la égida del chayj al-Alawy quien dijo: “Mi tariqa permanecerá indemne hasta el fin de los tiempos”. La expresión “indemne” nos anima a comprender que el siguiente hombre del siglo puede muy bien salir de esta tariqa, y Allah sabe más.

MUHAMMAD EL HACEDOR TE ESCOGIO

Muhammad, el Hacedor te ha elegido
Con el corazón te alabo
No pudiendo hacerlo por la palabra
Describir al bien amado, se encuentra más allá de mis medios

Querría glorificarte oh Taha
Pero las palabras no pueden describirte
Ciertas loanzas no alcanzan en nada tu justo valor
Siendo vana toda comparación con respecto a tu naturaleza

Tal como las estrellas en su lejanía
Mi débil vista no puede alcanzarte
De lejos, tú apareces a mis ojos
Elevado como las Pléyades, cual astro resplandeciente

Muhammad, el Hacedor te ha elegido
Con el corazón te alabo
No pudiendo hacerlo por la palabra
Describir al bien amado, se encuentra más allá de mis medios

Si esta comunidad te conociera
Consagraría su vida a mencionarte
En ti la riqueza abunda
Extraviado quien prefiere otro a ti

La tierra entera y el Cielo
El Trono y el Cálamo son producidos por tu luz
Ahí, mi razón es impotente
Que puedo yo decir de aquel quien realizo la ascensión (mi’raj)

Muhammad, el Hacedor te ha elegido
Con el corazón te alabo
No pudiendo hacerlo por la palabra
Describir al bien amado, se encuentra más allá de mis medios

La luz de Allah es incomparable.
La incapacidad para describirla es una sabiduría (hikma)
Si yo osara hacerlo, ello sería pretensión
Sin embargo, puedo decir unas palabras:

Sin sobrepasar el todo: fuente y ramificaciones
Enviado a las criaturas como Misericordia (rahmah), me confió a él
Y Allah, me es testigo,
Humilde, sumiso y necesitado

Muhammad, el Hacedor te ha elegido
Con el corazón te alabo
No pudiendo hacerlo por la palabra
Describir al bien amado, se encuentra más allá de mis medios

La mentira no acrecienta el valor
Sin ti, jamás hubiera conocido al Todopoderoso
Ni religión, ni plegaria, ni dirección (qibla)
Tu gracia nos ha manifiestamente sumergido

Por ella, he adquirido fuerza y renombre
Sobre la tierra, al igual que en el cielo me siento orgulloso
Tomado por ti toda la vida
Mi corazón palpita, mis lágrimas abundan

Muhammad, el Hacedor te ha elegido
Con el corazón te alabo
No pudiendo hacerlo por la palabra
Describir al bien amado, se encuentra más allá de mis medios

El Señor de la creación te ha bendecido,
O Maestro de maestros, te deseo con fervor.
Este elogio es mi suplica
Esperando la dichosa salida el día de mi muerte

Y el día de la resurrección;
Así que mi familia entera y los pobres en Allah (fuqara’a)
Los creyentes esperan asimismo de tu gracia
Mi débil corazón teme la tormenta

Muhammad, el Hacedor te ha elegido
Con el corazón te alabo
No pudiendo hacerlo por la palabra
Describir al bien amado, se encuentra más allá de mis medios

Donde será la morada? Como seré recibido?
Después de la separación. Allah lo sabe.
Temo el tormento de un Día Terrible
La confusión me gana “Abu-l-Qasim”

Perdón “Imam de los Enviados"!
No quiera Allah el que abandones al débil.
Estoy convencido el que comprenderás mis excusas
La vejez me ha tocado y la época es amarga

Muhammad, el Hacedor te ha elegido
Con el corazón te alabo
No pudiendo hacerlo por la palabra
Describir al bien amado, se encuentra más allá de mis medios

Tengo de tal manera confianza en ti
Imposible que me abandones
Sin embargo, el fardo de mis faltas me atemoriza
Oh! Cuanto he desobedecido!

Oh Allah! Ten piedad de Benaliwa
Libérale de las penas de este mundo
A cada instante

Muhammad, el Hacedor te ha elegido
Con el corazón te alabo
No pudiendo hacerlo por la palabra
Describir al bien amado, se encuentra más allá de mis medios Muhammad, el Hacedor te ha elegido

5 comentarios:

  1. Assalam aleikum

    Hermano estoy segura de que habrá palabras que se ajusten mejor a la naturaleza de nuestro profeta. En vez de alabar, porque alabamos sólo a Allah, inshaallah ponga algo así como "honrar" , "elogiar" etc.

    Recordemos que "Todas las alabanzas son para el Señor de los mundos... sólo a Ti te alabamos y te pedimos ayuda" etc.

    Felicidades por el blog!

    ResponderEliminar
  2. A-s-salamu 'alaykum:

    Agradezco y valoro enormemente tus palabras. Qué se le puede decir a aquel quien tiene razón?

    Sin embargo, el tipo de loa que tu mencionas no es el mismo el cual menciona el chayj al-Alawy.

    Vayamos al significado de la palabra Muhammad (el loado) o a un otro nombre del Profeta - sobre él la gracia y la paz - Ahmad (el más loado).

    Este tipo de loanza tiene como blanco la admiración de las cualidades nobles que Allah ha puesto en nuestro Profeta. Y es este tipo de loanza el que podemos dirigir a nuestro amado Rasul.

    En cuanto al tipo de loanza (subha) que tiene como blanco la incomparabilidad, la señoreidad y la Unicidad de Allah, por supuesto, criatura alguna puede compartirla.

    Hay un Solo Dios, sin asaciado alguno y Muhammad es Su servidor y Su enviado.

    Espero haber contestado convenientemente con esto, pues estimo, y has hecho bien, has respondido movida por la sospecha de que el chayj al-Alawy ha intentado de alguna manera comparar al Profeta con alguna de las cualidades divinas.
    Tengo confianza en que la explicación haya dejado las cosas claras.

    Salam

    ResponderEliminar
  3. Además, me alegra mucho la participación en el blog de una mujer. Muchas veces las perspectivas femeninas tienen puntos interesantísimos. Debemos reconocer que en hartas ocasiones la finura de pensamiento de una mujer puede superar el nivel de la linealidad masculina.

    ResponderEliminar
  4. Salam alikum

    esa misma pregunta me la he cuestionado yo algunas veces, pero nunca lo había planteado a alguien, mashAllah. Como por ejemplo la qasida cuando dice Sheij Alawi su encuentro con Salma y le habla "oh joven ven" del poema "el amor me hecho esclavo de la belleza de Leila".

    O cuando dice "ante vosotros no soy nada" no sabiendo si se refiere a los nombres divinos o a los chuyuj.

    Hay partes de qasidas en poemas que pueden dar pie a malentendidos. Te he de enviar por mail algunas cosas y sería interesantísimo una explicación de "partes malinterpretables" de qasidas. Quizá hacer un artículo con ello podría ser muy aclarador a mucha gente que siente rechazo ante el tasawwuf al chocarse con estas cosas.

    ¿Recuerdas cuando te pregunté lo de la visita a las tumbas? Cosas así.

    Un abrazo.
    Omar Al Galliqi.

    ResponderEliminar
  5. A-s-salamu 'alaykum:

    El comentario de la hermana es absolutamente lógico. Y ello porque el español, a diferencia del árabe, es una lengua en la cual cada término no goza de varias posibilidades de concepción. La respuesta era fácil, de hecho se encontraba en el mismísimo nombre del Profeta – sala-l-Lahu ‘alayhi wa sallam - .
    Mas difícil es explicar en esta época el porqué el chayj al-Alawy habla de la copa y del vino en sus poemas.
    El vino es el símbolo de un brebaje espiritual el cual nos hace perder la noción de nosotros mismos en la presencia de Allah y la copa es el corazón.
    Si alguien dice que el vino está prohibido, le diremos: tienes razón compañero, pero el hadiz dice que en el Paraíso habrá un rio de vino y no es del vino de esta tierra del que hablamos. Mientras que si hablamos de las gracias de una señora, estamos hablando de la Belleza de la Verdad cuando se encuentra desnuda de los velos de nuestra individualidad. Es evidente que no tienen nada que ver con el adulterio, sobre el cual observamos la misma condena que observa la Chari’a.

    Salam

    ResponderEliminar