sábado, 18 de febrero de 2012

Como no se debe hacer una jutba

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim :

Hoy vamos a poneros en ejemplo de cómo no se debe hacer una jutba.

 Tuvimos la mala suerte de presenciarlo ayer en una mezquita pro-wahabi de Bruselas. El jatib, que Allah le perdone y le ilumine algún día, basó su jutba sobre un hadiz. Cuando salimos de la Yumu’a no podíamos dar crédito a nuestros oídos. Así mismo, quedamos realmente asombrados de haber sido testigo de cómo el Jatib, se las había arreglado de una manera burda s para analizar dicho hadiz de la sola y única manera en la cual no debía haber sido hecho.

El hadiz, creo que muchos o conoceréis trata sobre el sahabi Yuraiyy.

Según Abu Hurayra – que Allah esté satisfecho de él - :

Un día, Yuraiyy se encontraba rezando sobre una torreta cuando su madre le llamó. Humayd dijo: -‘Abu Rafi’ nos ha relatado que Abu Hurayra había descrito, según el Profeta – sobre él la plegaria y la paz -, como su madre puso la palma de su mano sobre sus cejas, después levantó la cabeza dirigiéndose a él en estos términos: - “Yuraiyy soy tu madre. Respóndeme”. Yuraiyy, quien se encontraba en plena plegaria, se dijo: - “Señor, ¿respondo a mi madre o continuo mi plegaria? – Al final escogió el continuar su plegaria. La madre se fue y después volvió, teniendo lugar la misma escena por segunda vez. – “Señor, exclamó entonces la madre, haz que no llegue el fin de su vida sin que Tu no le hayas mostrado las prostitutas – “. Y, añadió el Profeta, que si ella hubiera invocado a Allah porque él fuera puesto a prueba, En la habría escuchado. Un pastor, quien se refugiaba en la torreta de Yuraiyy encontró una mujer saliendo de la aldea, tuvo relaciones con ella de las cuales ella tuvo un hijo. Interrogada sobre quién era el padre del niño, respondió de la siguiente manera: -“Es el propietario de esta torreta”-. Las gentes llegaron con sus hachas y sus palas y le llamaron, Yuraiyy estaba siempre absorto en su plegaria y no les respondió. Ellos comenzaron entonces a demoler la torreta. En esto, Yuraiyy descendió y preguntó a las gentes la razón de porqué actuaban de esa manera. Ellos le respondieron: - “Pregúntala a ella (señalando a la mujer). El sonrió, pasando las manos sobre la cabeza del bebé diciéndole: - “¿Quién es tu padre?” -. – “Es el pastor, respondió el bebé”  -. Entonces las gentes dijeron: “Te vamos a construir una torreta hecha de oro en lugar de la que acabamos de destruir” -. – “No, replicó Yuraiyy, en arcilla solamente tal y como ella estaba” - . Y al acto subió para continuar su plegaria.

(Sahih Muslim)

A la vista de lo expuesto en este hadiz podemos sacar varias conclusiones. Pongamos un ejemplo breve con cada una de ellas:

La primera conclusión es que cuando se reza una salat nafila y nuestra madre nos llama debemos responder a nuestra madre, pues esta es una mejor ‘ibada que la misma salat, en ese preciso momento.

Podemos deducir del hadiz el mérito de las plegarias nafila, tal y como hacía Yuraiyy, e incluso de la concentración con la cual se aplicaba a ellas.

Podemos deducir aún de este hadiz el mérito de apartarse del ruido de las gentes a fin de adorar a Allah, por supuesto en los límites del ayat del Qur’an el cual prohíbe la vida monástica.

Pero nunca jamás sacar las conclusiones pueriles que “adornaron” la desafortunada jutba la cual tuvimos la mala suerte de escuchar ayer. Fijaos como se puede deformar la verdad y hasta qué punto:

El jatib de ayer sacó de este hadiz la siguiente conclusión:

Por muy pío (a ellos les gusta mucho ese término de “pío”) que sea uno no es bueno apartarse de las gentes como hacía Yuraiyy. Si él no se hubiera apartado de la gente esa tentación no le habría llegado. Hay que venir aquí a la mezquita, juntarse con la demás gente a fin de no aislarnos y preservarnos de las malas lenguas de las gentes malintencionadas.

Al jatib no le sirvió el hecho de que Yuraiyy hubiera admitido que se le hubiera vuelto a construir su torreta para seguir con su ‘ibada. Tampoco le sirvió el que Rasul no objetara nada contra la actitud de Yuraiyy sino es el hecho de no haber atendido a su madre.

El señor Jatib era más sabio que Yuraiyy, incluso “más sabio” que nuestro santo profeta, dando una interpretación lamentable propia de los manipuladores sectarios.

El señor jatib aprovechó la ocasión para animar a las gentes a venir a la mezquita a fin de escuchar sus interpretaciones sectarias, que si en el caso del citado hadiz fueron estas, no podemos ni imaginar cómo serán sobre otros hadices o sobre el mismo Qur’an.

He aquí el wahabismo. He aquí la astucia del zorro, quien aprovecha no importa qué situación para engañar a las gentes a fin de llevarlas a su madriguera. Que Allah nos proteja de estas gentes, a nosotros y a Su Din, el Islam.

Salam

5 comentarios:

  1. Gracias y muy interesante, salamuhalaikum

    ResponderEliminar
  2. As salamu aleykum,

    Siempre he tenido curiosidad por saber si el estilo de jutba al que estamos habituados en España a base de grandes voces, casi amenazantes, casi inculpatorias hacia los escuchantes, los ahogos a causa de tanta furia y las venas del cuello a 100 kms/h provocando lapsus y silencios extraños es lo normal o es algo inventado recientemente.

    Se me hace dificil muchas veces soportar toda esa avalancha de recriminaciones (aunque la verdad no entiendo lo que dicen, pero eso es lo que me llega) y me pregunto si realmente este era el estilo del Mensajero de Alah (saws) y soy yo un insensible, más que nada por mi desconocimiento del árabe o mi mal caracter, o esto es de origen salafi, marroquí, wahabbi o quien sabe donde, y es lo correcto. No digo que esto sea lo peor, ni siquiera incorrecto, solo que no se cual es la manera de hacer la jutba como Allah manda, pero independientemente, comprendo que los vecinos españoles tengan pocas ganas de acercarse por allí, e incluso haya quienes tengan miedo. Con todo el respeto.

    Salam

    ResponderEliminar
  3. A-s-salamu 'alaykum:

    Hombre en nada es bueno exagerar. No sé el tono que empleará el jatib. La Sunna dice que la jutba hay que decierla en voz alta y con energía, con un bastón en la mano derecha como lo hacía Rasul - sobre él la plegaria y la paz - . Otra cosa es que lo mínimo que debería hacer el jatib es encargar a otro que leyera la traducción el español.
    El contenido es otro tema. A mi cuando empiezan con el hadiz ese de que si la bida'a lleva al infierno me huele a wahabi, pues aunque es verdad que existe un hadiz que dice eso, también es verdad de que se trata de la bida'a dalala y no hasana, pues la bida'a hasana es recompensada para aquel quien la ha introducido por la recompensa pertinente a esa persona y la suma de las recompensas de quienes la sigan hasta el día del Juicio.

    Salam

    ResponderEliminar
  4. A-s-salamu 'alaykum:

    gracias por la respuesta. Energía es una cosa que tiene muchas graduaciones. Se puede ladrar con energía, aconsejar con energía, advertir con energía, pero no ahogarse de furia con un tono machacón, amenazador.

    Salam

    ResponderEliminar
  5. Wa 'alaykum a-s-salam:

    A lo mejor es que pensaba que estaba estropeado el micrófono.

    ResponderEliminar