jueves, 5 de enero de 2012

La celebración del Mawlid del Profeta - su legitimidad y conveniencia

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim 

Allahumma salli 'ala sayyidina Muhammadin 'abdika wa rasulika nabiyyi-l-'umiyyi wa 'ala 'alihi wa sahbihi wa sallimu taslima 

1-107. Nos no te hemos enviado sino como misericordia para los mundos.

10-58. Di: "¡Que se alegren del favor de Allah y de Su misericordia. Eso es mejor que lo que ellos amasan!"

Rasul, (sala-l-Lahu ‘alayhi wa sallam) dijo: 

“Yo existía, mismo antes de que Adam fuera creado”


Se narró que Abu Qataadah al-Ansaari dijo que se le preguntó al Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) sobre el ayuno de los días lunes. Él dijo: “Nací ese día, y ese día llegó a mí la Revelación”. Narrado por Muslim, 1162. 

Hemos escrito estas líneas para defender la costumbre ancestral de celebrar el Mawlid de nuestro Santo Profeta Muhammad – sobre él la plegaria y la paz -.

Nuestro amado Profeta Muhammad, nació el lunes 5 de Mayo del año 570 (13 de Rabbi’a-l-‘Awal) y falleció el viernes 8 de Junio del año 632, el día 10 del mismo mes de su nacimiento (año 11 del calendario musulmán). 

No hace falta decir que algunos grupos vituperan a aquellos quienes celebramos el nacimiento del Profeta. No obstante, cuando son preguntados sobre las razones de este comportamiento, sus excusas son harto difusas y poco, muy poco documentadas. Su principal excusa se basa en decir que no se puede hacer nada que el mismo profeta no instituyó.  

Ya explicamos, en una de las recientes entradas, el hadiz del Profeta donde manifestaba que aquel quien introdujera una costumbre loable en la comunidad sería recompensado por ello. 

"Estábamos a media mañana con el Mensajero de Allah- sobre el la plegaria y la paz - cuando vino a él una gente casi desnuda y harapienta, con sus espadas al cuello. La mayoría o todos ellos eran de la tribu de Mudar. El Mensajero de Allah se conmovió profundamente por la pobreza que vio ellos. Entró en su casa y salió para ordenar a Bilal que llamara a la oración. Y después de rezar habló a la gente diciendo: (-¡Oh hombres! Temed a vuestro Señor, que ha creado a todos de un mismo ser, generando a partir de ambos muchos hombres y mujeres. Temed a Allah, Aquel por el que pedís y guardaos de romper los lazos consanguíneos! Y Allah observa lo que hacéis-.)* (Completó el áyat). 

Después recitó otro áyat del final del sura: 'La Reunión': 

(-¡Oh creyentes! Temed a Allah y que cada uno vea lo que aporta para el día del Juicio. 

Qué dé sádaqa el hombre de sus dinares, o de sus dirhams, o de su vestido o trigo o dátiles!)- Hasta decir: (-¡Aunque sea medio dátil!-) 

Y vino un hombre de los auxiliares de Medina con una bolsa pesada llena de dinero que casi no podía con él. Después lo siguió la gente hasta que vi dos montones de comida y ropa. Y entonces vi relucir de alegría el rostro del Mensajero de Allah sws de forma pura y brillante. Pues dijo: -Para quien establece una buena costumbre en el Islam, la recompensa de su acción y de la de quien sigue su ejemplo, sin que disminuya nada la recompensa de los que la siguieron. Y sobre quien establece una mala costumbre en el Islam, cae su falta y la de los que la siguieron sin que disminuya nada la de ellos-." (Lo relató Muslim)


Explicamos asimismo como las bida‘ats hasanats (innovaciones loables) han hecho un gran bien a la Umma de Muhammad: tal es el caso de la recopilación del Qur’an en un libro, hecho este iniciado por Abu Bakr Siddiq y terminado por sayyidina Uzman Ibn Affan. Otra innovación loable fue la instauración de los cuatro madhabs (maliki, hanafi, shafa’i y hanbali). 

Es por ello que nos fue tan fácil el desmontar la excusa presentada por los detractores de la celebración del Mawlid, quienes veían en ello una innovación (bida’a). Nosotros vemos evidentemente en ello una innovación, sí, pero una innovación de carácter loable y extraordinariamente saludable. 

Simplísimo el demostrar por qué motivo el Profeta nunca lo celebró: 

Nuestro amado Rasul era de carácter humilde y noble, y jamás hubiera pedido o recomendado celebrar su nacimiento. Todos sabemos, sea por experiencia propia o ajena, que la celebración de un aniversario es un enaltecimiento de la personalidad; por ese motivo dicha celebración, de origen pagano no ha entrado ni debe entrar en nuestra sunna. Nada que enaltezca o pueda enaltecer el orgullo de un musulmán, puede ser tomado como costumbre. 

Sin embargo, aquí, en la celebración del Mawlid, estamos celebrando la venida de la Rahma de Allah al mundo; además Rasul no se encuentra entre nosotros. Ni siquiera le hemos conocido, como fue el caso de los sahaba. Estos, nunca celebraron el Mawlid pues habían vivido con Rasul. Es por ese motivo que la celebración del Mawlid comenzó después del fallecimiento de los sahaba. 

1-107. Nos no te hemos enviado sino como misericordia para los mundos.

10-58. Di: "¡Que se alegren del favor de Allah y de Su misericordia. Eso es mejor que lo que ellos amasan!"
 

El hadiz, mediante el cual el Profeta explica la conveniencia de ayunar el lunes porqué una de las razones es la de que él nació ese día, implica la bendición inherente al día de su nacimiento. 

¡No llegamos a comprender de qué manera más clara algunos quisieran que el Profeta hubiera explicado la importancia de ese día! A mi modesto entender, está muy claramente explicado en este hadiz que el día en el cual nació el Profeta es de una gran importancia. Es posible que algunos hubieran querido que Rasul dijera: “celebrad el día de mi nacimiento, no es haram”. Sin embargo, nuestro Profeta era un hombre de una gran inteligencia y de una discreción enorme cuando se trataba de hablar de sí mismo y nuca se hubiera enaltecido recomendando el celebrar el Mawlid. Esto último hermanos es nuestra responsabilidad: la de aquellos quienes amamos a Rasul por encima de nuestras familias y nuestros próximos. 

¿De qué manera, como indica el versículo citado arriba, nos podemos a alegrar del favor de Allah y Su Misericordia? : Pues hermanos, permitidme deciros, que no podemos poner otros límites a la expresión de dicha alegría que aquellos los cuales haya dispuesto la Chari’a para las celebraciones. 

Si bien consideramos que la manera óptima de celebrar el Mawlid es reunirse en las mezquitas o zawiyas para recitar el Qur’an y/o plegarias sobre el Profeta, o cualquier otra expresión de amor a Rasul y loanzas a Allah, no tenemos derecho a criticar cualquier otra expresión, la cual, proveniente del amor sincero de las gentes al Profeta se produzca, tanto en las calles como en el interior de los hogares.  

Sí aconsejamos, de parte de la tariqa ‘alawiyya el realizar una sadaqa importante a la ocasión del Mawlid, así como una velada de dikre y recitación del Qur’an, en la cual puede estar incluida una comida en comunidad. Podemos asegurar, por la experiencia vivida que esta celebración es una fuente de gran beneficio, tanto personal como para la comunidad. 

Así pues, os aconsejamos a todos/as el prepararos para dicho día, el celebrarlo en comunidad y el darle toda la importancia la cual se merece, pues es el nacimiento de nuestro querido Profeta el cual vamos a recordar. 

A-d-dinu nasiha  - La religión es el buen consejo  

Nos alegramos de nuestro Profeta en el día del Mawlid con una santa alegría, la cual sin duda nos otorgará multitud de bendiciones y recompensas de la parte de Allah.



Salam


No hay comentarios:

Publicar un comentario