domingo, 3 de julio de 2016

CUIDADO CON LOS WAHHABITAS Y EL WAHHABISMO ENCUBIERTO


Los Wahhabitas, maestros en el arte del despiste y de la mentira, al constatar que su doctrina ha resultado ser intragable por tantos y tantos musulmanes, han añadido brazos a su pulpo abarcatodo para, dulcificando exteriormente el mensaje, captar más adeptos. Este es el caso de su TV Córdoba Internacional donde estómagos agradecidos y carteras satisfechas de Euros predican el mensaje wahhabita de la manera más velada posible (Hisham Muhammad, Muhammad Said Allilech, Taufik y al Uariachi) ¡viva la traición!; todos ellos dirigidos por el sobrino del mufti Fawzan para así captar adeptos entre los jóvenes que nada saben y que poco estudian, quienes caen como moscas ante las consignas y publicaciones satánico-salafistas.

Después de hacer takfir sobre algunos de los sabios y salihin más eminentes de la Umma de todos los tiempos, después de que Isa García ha adulterado el Qur'an mezclando las palabras de Allâh con las suyas ¿qué más nos queda por ver? ¿qué más deben de hacer para que despertemos de este letargo intelectual que hace que muchos en la Umma hayan sucumbido ante tan burdas y chavacanas mañas?

Recuerdo que cuando tenía 18 años un servidor ya estaba leyendo los libros de los filósofos más conocidos buscando el fin de la vida, la razón de la existencia. Quise escribir un libro, junto a un amigo sobre lo absurdo de las religiones, y cuando estaba haciendo esto Allâh entró en mi corazón destruyendo mis planes. A los 22 hice shahada, llevaba 10 años trabajando y estaba estudiando además de noche en la universidad. Decidí dejar la universidad y un futuro mejor en lo económico para estudiar el Islam. Leí todos los hadices del Sahih Muslim; leí a todos los autores sufis.
Pero ¿que les pasa a los jóvenes de ahora que aprenden el Islam con Ipads, con videos de youtube, que no profundizan en las raíces del Din, que no buscan los textos originales, que se dejan convencer por el primer charlatán que llega y les cuenta historias?
¿Qué ocurre en estos tiempos? ¿Dónde está esa garra, esas ganas, ese interés por saber, por conocer? ¿Tenemos derecho a sentirnos traicionados si no ponemos los medios aprendiendo, estudiando y poniendo un fuerte interés?

¿Quién toma el Islam con fuerza, con garra, con dedicación, con compromiso total y amor a prueba de bombas en estos tiempos? ¿Dónde está ese amor total por Allâh?

Dice el Libro de Allâh:
"Yahya, toma el Libro con fuerza" (Yahya, jud al kitaba bi-l-quwa)

Ya Rabbi, no me lo puedo creer, es triste, y aún así es cierto

Que Allâh nos perdone, nos guíe, nos conduzca de las tinieblas a la luz y nos otorgue el Firdaws.

No hay comentarios:

Publicar un comentario