sábado, 12 de febrero de 2011

El Mulud del Nabi

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Allahumma salli 'ala sayyidina Muhammadin 'abdika wa rasulika nabiyyi-l-'umiyyi wa 'ala 'alihi wa sahbihi wa sallimu taslima

1-107. Nos no te hemos enviado sino como misericordia para los mundos.

10-58. Di: "¡Que se alegren del favor de Allah y de Su misericordia. Eso es mejor que lo que ellos amasan!"

Rasul, (sala-l-Lahu ‘alayhi wa sallam) dijo :

“Yo existía, mismo antes de que Adam fuera creado”

Nuestro amado Profeta Muhammad, nació el lunes 5 de Mayo del año 570 (13 de Rabbi’a-l-‘Awal) y falleció el viernes 8 de Junio del año 632, el día 10 del mismo mes de su nacimiento (año 11 del calendario musulmán).

Durante el tiempo el cual permaneció en la tierra, la faz de Arabia fue cambiada y el mundo civilizado comenzó a tener noticias de la religión escogida de Allah para la adoración, el Islam.
No es nuestra intención escribir una biografía del Profeta, sino atraer toda vuestra atención hacia el hecho el cual celebramos este mes: su nacimiento, el Mulud del Nabi.

Puesto que en vida, nuestro Profeta – sobre él la gracia y la paz de Allah – nunca atrajo una extraordinaria atención hacia este acontecimiento, la pregunta la cual algunos musulmanes se hacen es: Es justo y pertinente el celebrar el nacimiento del Profeta mientras que él mismo no lo señaló?

Subhana-l-Lah, perdonad que os diga: Qué torpe pregunta! No nos dice el versículo citado arriba que debemos alegrarnos de la Misericordia de Allah? No nos dice el otro versículo que Allah no ha enviado al Profeta sino es como misericordia para los mundos?

Cómo Rasulu-l-Lah – sobre él la gracia y la paz – iba él mismo a sugerir el celebrar su nacimiento? El, quien mostró al mundo la humildad más absoluta, no podía celebrarse a sí mismo. Somos nosotros quienes tenemos esa responsabilidad.

Musulmanes, hermanos, con toda la verdad y la sinceridad de nuestro corazón os decimos: el Mulud es una gran fiesta: Una fiesta de regocijo, de mahabba, de gratitud a Allah Misericordioso, Quien hizo nacer ese día al mejor de los hombres creados: Muhammad Rasulu-l-Lah.

Festejar el Mulud es una obligación para todo aquel quien ama a Allah y a Rasul. Regocijaos pues, reuníos, velad esa noche y rezad a Allah hasta el amanecer.

Dad una sadaqa y haced du’a durante la noche para que Allah os perdone y os dé la apertura en la conmemoración del día en el cual dio apertura al mundo.

Muhammad no es solamente una misericordia para el mundo, sino para todos los mundos (la humanidad, los djins, los ángeles), todos ellos se benefician de la misericordia de Allah otorgada a través de Muhammad.

La noche del mi’ray (ascensión celeste) Sayyidina Yibril no pudo seguir a donde Muhammad llegó, indicando así la excelencia de nuestro profeta sobre el jalifa de los ángeles.

Cómo podemos pues privarnos de regocijarnos, emocionarnos y celebrar el nacimiento del Jalifa de los Mundos?

Ya Allah: Desde el fondo de nuestro corazón te agradecemos el habernos enviado a Tu elegido (Mustafa). Te somos reconocedores y deudores de un enorme favor, y lo seremos para siempre, pues nuestra deuda no expirará hasta que Tu mismo así lo decidas.

Ya Rasulu-l-Lah:

Yo no estaba allí. No pude estar contigo y con tus compañeros. Aún así, desde la intensidad del amor el cual te profeso, me permito escribirte estas humildes palabras, para expresarte mi gratitud hacia lo cual has hecho por mí, mis hermanos y la humanidad entera. No estuve allí y sin embargo, no hay algo que me hubiera hecho más feliz que el conocerte.

No estuve allí, pero mi corazón rebosa de amor por ti. No estuve allí, pero tu palabra resuena en mi corazón, quien de vacío de otras palabras, hace eco dentro de él mismo cuando el Qur’an y tu Sunna entran en él.

Pido a Allah que, aunque no pude oír de tu boca tus palabras, pueda defenderlas con todo el ardor de mi corazón y mi fe.

Saludos de Paz, Enviado de Allah. Saludos sinceros desde la simplicidad de mi ser. Quiero ser de aquellos quienes mencionaste como “ahbabi”. Aquellos quienes en los últimos tiempos, sin haber escuchado tu palabra, la cumplirán, siguiéndote sin condiciones.

Catorce siglos después, tu fragancia se sigue extendiendo por el mundo. Tus palabras no han sido olvidadas, y aunque haya muchos quienes se han dejado seducir por la Dunya y el Chaytan, nosotros estamos aquí de pie, resistiendo los envites de las olas feroces del mar embravecido de estos tiempos. Estamos aquí cumpliendo tus palabras, transmitiéndolas, cuidándolas, defendiéndolas contra los enemigos de la Verdad.

Ya Rasulu-l-Lah: Lejos están aquellos tiempos y cerca estás tú para mí. Puedo sentir la fragancia de tu presencia, pues te amo, si Allah quiere, más que a mí mismo y mis próximos.

Allah sabe que mi aspiración íntima es la de poder entender, explicar y defender tus palabras por todas partes. Es una aspiración fuerte, profunda, bien enraizada y a la vez humilde, pues, gracias a Allah, soy lo suficientemente inteligente para reconocer mi impotencia primaria. Así pues, pido a Allah al ‘Azim que El me dé las fuerzas necesarias, así como la sabiduría para acometer este noble fin.

Y Allah es el más Grande

4 comentarios:

  1. salam alicum
    Hamdudilah hermano
    Que Allah nos ayude, es emotivo.
    Amar al profeta.
    Anwar

    ResponderEliminar
  2. A-s-salamu 'alaykum:

    Querido hermano, no hay día que no me levante poniendo el himno de Masar. Ha sido una victoria tan enorme, tan emotiva, que las lágrimas fluyen a los ojos sin querer.
    Y esta victoria ha venido en el mes del Mawlid.

    Espero que todo te vaya bien

    Un abrazo

    Salam

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, mashallah

    Lo cierto es que es sublime el razonamiento del por qué del Maulud.

    Barakalahu fik por ta noble escrito.

    Salam.
    Omar Al Galliqi

    ResponderEliminar
  4. A-s-salamu 'alaykum

    Tengo con fianza en que después de la revolución egipcia el wahabismo se tambalee. No creo que vaya a haber algo así en Arabia, pero estarán obligados a cambiar sus estructuras y su manera de mostrar la religión.
    Aquí en Bélgica, además de las tariqats, los únicos quienes celebran el mulud es la gran mezquita de Gante, cuyo director es familia nuestra y un grupo de mujeres de las cuales mi esposa forma parte, quienes alquilan un local para ello.

    Un abrazo

    Salam

    ResponderEliminar