miércoles, 23 de febrero de 2011

Dónde están los fuqara?

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Comencé a seguir a mi actual chayj en 1996, aunque le encontré por primera vez 3 años antes.

Antes de ello había seguido a mi chayj anterior, desde 1979 hasta su fallecimiento el día del Mawlid de 1985.

Ambos eran discípulos del mismo maestro. Sin embargo, es mi actual chayj a quien su maestro designó como sucesor.

Desde mi entrada en la tariqa, en septiembre de 1979, me encontraba con un grupo de fuqara quienes después de la muerte del primer chayj no siguieron ni buscaron chayj alguno.

En dicho grupo, las luchas de algunos, por el control de pequeñas parcelas de poder, eran algo más que innobles. Por ello, y a instancias de mi chayj actual, dejé su compañia desde el momento en el cual comencé a seguirle. Ya mi primer chayj me había prevenido acerca de ellos.

No obstante, guardaba cierto trato con algunos, siendo dicho trato puramente personal y no vinculante al funcionamiento regular del grupo.

Mi maestro me dijo de guardar secreto con los miembros de dicho grupo sobre nuestra relación. Había tenido referencias de ellos de parte de mi maestro anterior.

Sin embargo, ellos lograron saber la identidad de mi nuevo chayj. Las personas quienes manipulaban el grupo decidieron no ir hacia él a causa de mi presencia.

Aún así, algunos de aquellos, quienes guardaron el trato conmigo, fueron. Mi trato con ellos podría ser considerado como bueno, aunque no excelente. Pero, he aquí que al saber de que yo me había vinculado a mi maestro, y a pesar de que nos veíamos semanalmente, fueron a verle sin decirme nada, como aquel quien para no ser visto, entra en una casa por la ventana, no quieriendo llamar a la puerta.

Como era de preveer, su acto no pasó desapercibido por el maestro.

Cuando llegaron a él dijeron:

« Venimos, pues hemos oido que usted es capaz de dar al vinculamiento».

El chayj les respondió : « Allah está presente aquí. Pero, vosotros dónde estais ? Estais presentes ? » Continuó : « Quedaros algunos días y veré lo que puedo hacer ».

Los fuqara respondieron : « No podemos quedarnos. Si nos puede dar el vinculamiento, dénoslos ahora, vamos a hacer una tourné por Marruecos para visitar las tumbas de los chuyuj ».

A esto, el chayj respondió : « Cómo, me pedís el vinculamiento con esas prisas? Acaso pensais que ello se trata de verduras o frutas las cuales se puedan comprar en el mercado?”

Continuó : « Sabe Abdu-l-Karim que estais aquí ? ». Respondieron negativamente.

El chayj dijo: "Porqué no se lo habeis dicho?" A esto cayaron sin decir nada.

Luego le preguntaron: “Díganos si es usted un chayj” El chayj respondió : « No, yo no soi un chayj y podeis tomar el camino cuando querais para visitar a los chuyuj muertos, pues con los vivos no teneis nada que hacer »

Cuando fuí a encontrarle, le dije : « Porqué usted les ha dicho no ser un chayj ? si verdaderamente lo es » ? Mi maestro me respondió : « Esas no son maneras de buscar un chayj. Primeramente te han traicionado viniendo sin hacértelo saber. Además, yo no quiero ser chayj de alguien quien viene para jugar con la tariqa. Por ello les he dicho que no soi un chayj. Y no he mentido, pues en verdad no soi un chayj para ellos »

He aquí amigos el mal que corrompe a tantos y tantos fuqara. No comprenden que el maqam junto a Allah solamente es obtenido con la sinceridad y a través de la benevolencia con los compañeros. Cómo alguien quien no sea una rahmah para los otros va a tener un maqam junto a Allah ? Ello es imposible, no es verdad ?

Cuando veais una tariqa donde ocurren todas estas manipulaciones y el pretendido chayj no pone orden en ello, arrancándolo como una mala hierba, entonces sabed que el chayj no es verdadero

Las cualificaciones para la tariqa son pocas; aún así son extraordinariamente importantes. No se precisa una gran inteligencia libresca ni una posición social. Se necesita sinceridad, determinación y benevolencia. Con estas tres cualidades y la predestinación divina se puede obtener el maqam.

Si Allah ama un servidor, le dará un chayj aunque tuviera que venir de América para vincularse a él. Pero si Allah no te ha elegido para la tariqa, aunque tengas el chayj al lado, nada podrás hacer.

Ahora amigos es más difícil encontrar un faqir que un chayj. Los chuyuj existen siempre. Pero, dónde están los fuqara capaces de seguirlos ?

Salam

1 comentario:

  1. Haberlos los hay...los verdaderos Sheijj aún existen..sólo es cuestión de esperar el momento para que vengan.

    ResponderEliminar