domingo, 24 de mayo de 2015

REFLEXIONES DE UN VIAJERO EN BUSCA DE LA VERDAD

SUPERIORIDAD
La superioridad sobre el mentiroso debe mostrarse siendo verídico.
La superioridad sobre el violento siendo pacífico.
La superioridad sobre el que roba dando sadaqa.
La superioridad sobre el que mata, defendiendo al débil.
La superioridad sobre el orgulloso, siendo humilde.
La superioridad sobre el tirano, ayudando al prójimo.
La superioridad sobre el de mal carácter con el buen carácter.
La superioridad no se puede demostrar sin humildad, y tampoco se puede demostrar creyéndose superior al culpable.
Porque quien se cree superior por sus virtudes:
No es verídico pues todo bien viene de Allâh y no de él mismo.
Es violento, porque se apodera de un bien que pertenece a Allâh.
Por eso mismo roba a Allâh lo que Le pertenece,
Porque el espíritu de superioridad le hace orgulloso y pudiera ser que hasta tirano, asentando en él el mal carácter y la falta de equidad.
Obra bien y no rumies tus buenas obras, no vaya a ser que por vanagloriarte Allâh vaya a conceder a otro mejor que tú la capacidad para obrar bien.


LAS HASANATS Y LAS MATEMATICAS
Para algunos el trabajo en el Islam es como el de un asalariado que es pagado con hasanats. Cuantas veces hemos oído: hacer esto tiene tantas hasanats, hacer esto otro otras tantas, etc.
Sin embargo, ni es Islam es una empresa de la que Allâh es el Director General, ni los musulmanes somos unos empleados que trabajemos por un salario. La noción de "hasana", permitidme decirlo, y muy lejos de mi intención el que nadie se sienta ofendido, es una noción demasiado mercantil.
Trabajamos para ser mejores, no para obtener puntos ni por la recompensa; trabajamos por hacer el bien a nuestros semejantes, obedecer a Allâh, amarLe a El - exaltado sea- , a Su Enviado -alayhi-s-salatu wa-s-salam -; ser mejores, más útiles para nuestros semejantes, familias, amigos, compañeros, etc.
En todo esto la noción de hasana, incluso la de recompensa no tiene cabida; se trata de otra dimensión, de otro concepto que el simple comportamiento mercantil y las esperanzas de poseer. Se trata de zambullirse en el Océano del Bien y de la Misericordia sin pensar en las consecuencias

    ¿RELIGION EVOLUTIVA O CAFE CON LECHE Y CON GALLETAS?
    No hay término que más me haga reir que el de "religión evolutiva". La verdad es que si una religión cambia sus principios doctrinales de manera sustancial lo que está haciendo no es "evolucionar" sino simplemente autodestruirse.
    Podemos aceptar que se apliquen los principios doctrinales inmutables de una forma adecuada a la época y circunstancias. Esto, antes que aceptable, es absolutamente necesario.
    Pero cambiar la doctrina es pura y simplemente "traición". Ninguno de nosotros podemos cambiar de madre, pero si podemos llevarla de viaje o comprarla una nueva casa adaptada a sus necesidades. Nuestra madre es la Doctrina y es incambiable e irrenunciable.
    Si despreciar a nuestra madre y renunciar a ella es ser un mal hijo desagradecido y mezquino; ¿qué será renunciar al Mensaje de Allâh transmitido por El Mismo y su Profeta -'alayhi-s-salatu wa-s-salam -? ¿Indudablemente peor? ¿No es así?
    ¿No es nuestro vínculo con la religión más fuerte que aquel que tenemos con nuestras madres?
    ¿Entonces, de qué lech... estamos hablando cuando decimos "religión evolutiva"? ¿De una doctrina de parasela y de modistos? ¿De un nuevo producto comercial? ¿De una patente para tener 10 años de exclusividad de ventas en el mercado? ¿o simplemente de poner el cazo para recibir una subvención?
    No, prefiero un café con leche con galletas como las de siempre, que una taza de veneno edulcorada con 10 cucharadas de azúcar.

    Fil d

No hay comentarios:

Publicar un comentario