domingo, 25 de noviembre de 2012

Banca Islámica - ¿Timo o panacea?

Bismi-l-Lâhi-r-Rahmani-r-Rahim


Wa Allahumma salli ‘ala sayyidina Muhammadin ‘abdika wa rasulika nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘ala ‘alihi wa sahbihi wa sallimu taslima.

Mucho se ha hablado de la banca islámica, de sus beneficios, la pretendida pureza de la procedencia de sus bienes y activos; en fin: la panacea para los musulmanes necesitados de vivir, consumir y endeudarse de una manera “halal”.

Hemos hecho un test con el banco Dar a-s-Safa, creado y promocionado por el reino del Oro Negro, con una flamante nueva sucursal en Marruecos. ¿Novedad o más de lo mismo bajo el aura de un emblema “piadoso”? Analizad conmigo si se trata de un banco islámico o de un timo de listos a fin de “cazar” a los inocentes escrupulosos creados por sus exóticas doctrinas.

Fuimos testigo, aunque no parte: hablamos con el director de la Agencia de Tánger del “flamante banco islámico “Dar-Safa”” (sucursal del Dar Safa saudí).

Hube de acompañar a una persona de la familia de mi esposa, de esos que siempre están con lo de bida’a bida’a haram haram. He de decir que se encuentra en todo su derecho de “vivir halal”, aunque lo que ella y nosotros entendemos por dichos términos es algo enormemente diferente. Debo confesar que el resultado de dicha visita se saldó con un wahabí menos, a saber: la señora en cuestión.

Entramos en el banco; la señora en busca del maná y nosotros para ayudarla. La metodología del establecimiento para prestar dinero a fin de comprar una casa se basa en lo siguiente:

El banco compra la casa al vendedor y se la revende en el mismo minuto y segundo en la cual se firma el acta notarial al comprador. Hemos de significar que según la “shari’a” de Arabia Saudita los seguros son Haram, lo cual impide suscribir un seguro de vida. El resultado inmediato de esto es que Dar Safa no realiza operaciones cuyo resultado lleve a pagar mensualidad alguna después de que el deudor alcance los sesenta años de vida. Con esto el banco se asegura del pago.

Las condiciones son: primeramente que la casa debe estar pagada en incómodas mensualidades. ¿Por qué digo “incómodas? Un poco de paciencia, ahora llegamos. Si el deudor no paga, el banco se quedará con la casa. El banco compra por 250.000 Dirhams y vende a 420.000 pagaderos en 180 mensualidades (15 años) de 2.333,33 Dirhams (más o menos 210Euros). Si alguno de vosotros se molesta en ir a uno de esos numerosos cuadros de Excell en los cuales se calculan las mensualidades constatará ¡OH MARARILLA! que esa mensualidad se corresponde con ni más ni menos que un 8% de interés compuesto. La operación ha resultado un 3% más cara que el ir a cualquier banco no-islámico a establecer una hipoteca. Además, si la deuda no se paga el banco se quedará con la casa en ambos casos. Entonces ¿cuál es la ventaja de pedir un crédito “halal”?

La respuesta es: Ninguna en absoluto.

Si se quiere argumentar que el banco no presta y que por eso no es riba; le diremos que Allâh nos ha dado una inteligencia para utilizarla y no para creernos todo cuanto nos dicen. Vayamos a ello:

¿Estamos de acuerdo en que los actos se juzgan y valoran en base a la intención (ni’a)? ¿Verdad que sí? Y ¿Cuál es pues la intención de esta operación? La respuesta es simple:

Prestar dinero para que el que prestatario pueda comprarse una casa. El banco compró la casa que fue suya por una centésima de segundo; mejor dicho nunca fue suya. El banco no pretendía comprar la casa para utilizarla o habitarla, ni mucho menos. El fin primero y último no es en ningún momento otro que prestar dinero para que el comprador pueda acceder a la tal vivienda.
Las formas son la tapadera o el disimulo de la verdadera operación arriba enunciada, a saber: Un préstamo con un ocho por ciento de interés compuesto, lo que en la legislación islámica se llama:

RIBA = USURA.

Poco importa de donde provengan los fondos, que según el director procedían del petróleo o de empresas metalúrgicas. El Banco llamado islámico es “El Timo de la Estampita de las Arabias Saudíes para musulmanes poco inteligentes”.

Un banco islámico, si verdaderamente quiere serlo, no puede producir beneficios. Un verdadero banco islámico debe ser una entidad donde los ricos pongan una parte de sus bienes a disposición de quienes lo necesiten sin esperar otra cosa que la devolución íntegra de su capital.

Así pues, si queremos justificar lo justificable, es decir, que se debe devolver más dinero que el prestado, debemos recordar que el excedente de dinero legítimo sobre un préstamo debe servir para:

Pagar a los empleados del Banco.

Cubrir gastos de mantenimiento de edificios e instalaciones; así como la compra de materiales.

Crecer, es decir, abrir otras sucursales, con un discreto gravamen sobre la mensualidad a pagar.

El porcentaje a pagar no debe exceder de un 2 por ciento de interés simple sobre el capital prestado por encima de la tasa de inflación nacional.

Ello nos lleva, después de cálculos, los cuales no voy a desplegar aquí por no aburriros con fórmulas matemáticas, a que la óptima cantidad excedente a pedir en un país como Marruecos (inclusive en Europa) donde la Tasa de Inflación se sitúa en un 2.5% (como en Europa), sería de un de un 2% de interés simple sobre el porcentaje de inflación acumulada año a año, todo ello aplicado al saldo restante mensual.

La diferencia con el 8% de interés compuesto solicitado es pues enorme. Ahora bien como lleva las bendiciones de los grandes muftis petrolianos de Arabia Saudita, podemos calificar a esta operativa como:

Usura Lícita = Riba Halal.

Para terminar: un banco islámico no se puede crear bajo otra forma que la de una Asociación sin Ánimo de Lucro.

Que Allâh nos libre de ladrones y depredadores de toda especie.

Salam

2 comentarios:

  1. ooooooooo, otra ""banca musulmana"" que cae, que pena me da, como dice un primo mio, ((sacrifico un cerdo y digo Bismillah, pero si es un cerdo)).

    Basta ya de tanto maquillaje, establecer una Shariya en un tablero Sionista, es de bobos.

    Queremos establecer una vida halal, pero mi pregunta es ¿como?, escribo en un teclado llamado logitech, leo en una pantalla asus, utilizo la luz de "endesa", calcetines de algodon fabricado en la india con un beneficio del 500%, me llaman por un telefono nokia y un teleoperador de "timofonica" y queremos un crédito halal, no quiero reírme por que mi risa refleja mi desesperación de como esta la Umma, nos auto engañamos con frasecitas de(sin animo de lucro), ahora y hoy solo pido que allah proteja a todos mis hermanos musulmanes en especial Siria y Palestina.

    Gracias Hermano por lo publicado y por el trabajo realizado, Allah y Bareklek.

    Salamuhalaikum

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A-s-salamu 'alaykum:

      Efectivamente, hermano decir "sin ánimo de lucro" en unos tiempos como estos, es como decir que al agua no está mojada y que las ovejas vuelan.

      Eliminar