miércoles, 18 de abril de 2012

El error perennialista de Guénon III - Oriente y Occidente

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim

Allahumma salli ‘ala sayyidina Muhammadin ‘abdika wa rasulika nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘ala ‘alihi wa sahbihi wa sallimu taslima.

Seguimos analizando la teoría perennialista guenoniana, esta vez desde otro ángulo, a saber: la dicotomía irreconciliable enunciada por Guenon, llamada por él: Oriente y Occidente.

No iremos mucho más lejos en el análisis de su obra. En realidad, un conocido nuestro se encuentra preparando un libro bastante documentado donde se denuncian el perennialismo y los perennialistas. Sin embargo, a raíz de ciertas reacciones contempladas por parte de algunos interesados y de sus correligionarios, tendentes a cuestionar la validez de la Shari’a, hemos creído necesario escribir esta serie de artículos, de los cuales esperamos que éste sea el penúltimo. El siguiente será dedicado a la “iniciación-realización espiritual”, en el cual además explicaremos nuestra extrañeza de que Réné Guénon utilizara el término “tradición” para designar la transmisión no-humana, es decir divina, habiendo francamente otros términos en las lenguas occidentales y el árabe más acordes a la naturaleza de aquello lo cual, en teoría, él intentaba expresar.

El tema de Oriente y Occidente es recurrente y se convierte en una de las bisagras las cuales vehiculan su obra sobre  el eje sempiterno de la “tradición primordial”.

Tan importante fue para Guénon esa dicotomía que escribió un libro titulado así, afín de aportarlo como prueba convincente de la autenticidad de su doctrina bien amada.

Según Guénon los orientales son aquellos cuyas religiones han sido una extensión más o menos directa, con sus adaptaciones inherentes a los tiempos, de esa “tradición primordial” que con tanta originalidad se inventó. Doctrinas, la mayoría de ellas sin Shari’a como el Buddismo, la Vedanta y el Taoismo, eran tan puras que no se podrían mezclar con algo tan burdamente manifestado como una ley religiosa, siempre según él, por supuesto.

Parece ser que Guénon no aceptaba el cuerpo que Allah le había dado, y sin alas, quería volar en las alturas de la inmensidad. Qué curioso, a todo el mundo le gusta recibir la paga sin trabajo, tan solo por su “simpatía” y el “aquí estoy”. En ello Guénon, quien cobraba buenas rentas de sus bodegas, no se diferencia en nada de esa generación de niños ricos new-age quienes se creen tener derecho a todo por ser ellos quienes son.

Por supuesto, Guénon otorgaba a los susodichos orientales una inteligencia y capacidades de concentración, tan grandes, que ellos los súper cualificados orientales, nos daban miles de vueltas a nosotros los pobrecitos occidentales, tan débiles y tan poco cualificados.  En lo que no reparó o no quiso reparar el personaje es en que eran “tan inteligentes” que necesitaban prosternarse delante de los ídolos, mientras los descalificados musulmanes no los necesitábamos para aproximarnos a Allah. ¿Dónde está pues aquí esa pretendida superioridad? ¿No os parece que el haber pasado este hecho por alto releva de una falta de buena voluntad de nuestro autor?

Parece ser que el personaje debía imprimir una nota de fuerza en sus convicciones a fin de estar seguro él mismo y asegurar a los demás, ello a fuerza de escuchar todos los días la misma melodía a fin de que quedara grabada a sangre y fuego en nuestras mentes. Ni que decir tiene que haciendo creernos a los pobres occidentales tan poco cualificados, nos predisponía a ponernos en manos de nuestros padres espirituales (los orientales) a fin de que nos ayudaran a digerir ese alimento primordial, el cual nosotros tan minúsculos no podíamos ni sabríamos consumir solos. ¿No os suenan estos planteamientos a aquellos los cuales forman la base de una secta?

Para Guénon, la “tradición cristiana” formaba parte de Occidente y era solamente una expresión muy degenerada de su “tradición primordial”. En cuanto al Islam, se encontraba a medio camino entre Oriente y Occidente. El Islam no era tan avanzado como sus doctrinas orientales pero si lo era más que el cristianismo. Guénon encontraba únicamente interesante el Islam por su aspecto sufí. Poco le importaba a él una ley religiosa, la cual era fastidiosa para los cualificados, aunque reconocía su utilidad solamente teniendo en cuenta el punto de vista de que ella era válida para aquellos quienes, no siendo capaces de seguir las doctrinas orientales expresadas, podrían encontrar en aquella un medio de vincularse de alguna manera a su súper religión y de esta manera tener la gran suerte de recibir un poquito de “baraka”.

Llegaba aún más lejos en su análisis Guénon cuando manifestaba que la descalificación occidental llegaba incluso a manifestarse en la raza, siendo para él, la raza blanca la más débil de todas las existentes en el mundo, tanto corporal como psíquicamente, ¿cómo no?, espiritualmente. Guenon era incluso contrario a la mezcla de razas mediante el matrimonio. Inclusive para aquellos occidentales quienes se habían vinculado a alguna doctrina oriental, él les concedía el derecho a ser una excepción de la regla, tan extraordinaria que no llegaba a alterar ésta.

Pero ¿qué dice el Islam de todo ello?. Tan simple es rebatir estas ideas como incomprensible que tantas personas se hayan quedado cautivadas de nuestro personaje hasta el punto de abandonar el Islam, como pudimos comprobar con una veintena de personas quienes apostataron después de haberse vinculado a un shayj sufí. Es preciso comentar, que su comportamiento arrogante con dicho shayj, recibió unas enérgicas críticas por parte de éste en cuanto a su más que posible expulsión de la tariqa la cual frecuentaban.

Hemos sido así mismo testigo de cómo algunos quienes habiendo recibido el vinculamiento del mismo chayj, a su muerte, se han quedado sin buscar otro, debido a la egolatría de algunos jefecillos quienes necesitaban tener alumnos a quienes enseñar sus habilidades en el “conocimiento profundo” de la “tradición primordial”. Ello les ha llevado a separarse de los musulmanes a quienes solamente se acercan a fin de picar y correr, es decir, de tratar de atraer adeptos a su secta, cuanto más ricos mejor.

He aquí dos ejemplos del daño que está haciendo e hizo esta nefasta doctrina del perennialismo, la cual, como ya lo hemos expresado antes, tiene todas las bazas de ser un preludio se la religión mundial con la cual el Dayyal intentará corromper el mundo.

El Qur’an, antes bien, reconoce a la comunidad de Banu Israil como la comunidad elegida sobre todas antes de la venida de sayyidina Isa. Una vez el cristianismo unitario se extendió, Allah en el Qur’an da a éste prioridad sobre el judaísmo. Luego el concepto de comunidad elegida pasa a la de los cristianos unitarios.

A la venida de Rasul – sobre él la plegaria y la paz – la Revelación nos indica como nosotros somos la comunidad elegida por Allah, entre otras cosas, y, esto es muy importante, porque ordenamos lo establecido y prohibimos lo reprobable.

He aquí pues un manifiesto de la importancia de la Shari’a. Pero a esto nos aplicaremos a fondo en nuestra próxima entrada sobre la iniciación-realización.

Creo que queda suficientemente demostrado la simpleza con la cual se puede rebatir tan pueril doctrina, que por lo humana (guenoniana) pierde lo de inmanente y trascendente, término este último el cual gustaba de pronunciar nuestro protagonista invitado en este blog, el señor Guénon.

Salam

3 comentarios:

  1. As-salamu aleikum

    Muy sencillo de entender el error perennialista tal como vd. nos lo explica. Sin embargo no viene mal volver a recordar que TODA la visión de Guenon es una visión METAFISICA y no religiosa. Lo cierto es que hasta su metafísicamente admirado hinduísmo no deja de ser una religión, y en el Islam el sufismo es un nivel no independiente y no una metafísica. La visión metafísica es una punto de vista de la revelación religiosa, como podría ser el punto de vista psicológico o económico de la religión, aunque ciertamente más penetrante que estos últimos. La gente que tiene gusto por la metafísica, puede seguir a Guenon, pero son como los del cuento de los sabios y el elefante (¿de Rumi?).
    ¿Me equivoco?

    Salam

    Prof. Rahmanicus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wa 'alaykum a-s-salam:

      Si entendemos metafísica por aquello lo cual está por encima de la física y la psicología, tal y como lo entendía Guénon, estamos poniendo en tela de juicio la Unidad de Allah. Cre que el término metafísica es un término que él mismo se sacó de la manga.

      Antes bien el mundo manifestado a los sentidos y el que no vemos donde se encuentran los mala'ika por ejemplo y los yinn, no tienen una división real, sino que se encuentran engarzados el uno en el otro.

      Y todo, se encuentra en la Unidad, en la cual hay Uno Solo. Todos los verdaderos chuyuj sufis coinciden en decir que si pudiéramos imaginar a otro que Allah, estaríamos de alguna manera creando un dualidad, es decir, Allah y otro que El. Eso "otro que El" es El en realidad.

      Por eso la estructura del Islam, la más perfecta religión de todos los tiempos, engarza el tassawuf con la Chari'a.

      Cuando procedemos al 'udu (ablución) por ejemplo, estamos limpiando nuestra nafs, y cuando nos prosternamos nos estamos extinguiendo el Allah.

      En el Islam no hay otra cosa que grados en la profundidad de la adoración ('ibada) y del conocimiento (ma'rifa).

      Salam

      Eliminar
  2. As-salamu aleykum

    Los camaradas tovarich de webislam acaban de publicar el CUENTO del eneagrama una vez más. En su día (webislam no me conocía y lo publicaron) denuncié esos cursillos de eneagrama.

    http://rahmanicusdogmaticus.blogspot.com.es/2008/08/no-hay-permiso-para-usar-esas-llaves.html

    El mejor comentario fue este:
    solo para lo que CONOZCAN al menos "academicamente" el Sufismo de la India : ese relato inventado es UN PLAGIO de un escrito de un discipulo de shah Waliullah!!! pasa lo mismo ! el recitado , la vision del jardin , la rosa , el despertar de los lataifs...TODO! salvo que ese relato sufi es del 1300 era cristiana... y este librito de sufismo occidental de don Hisham (gracias faquirullah, no sabia que era yerno del sheij nazim) es de 1994 ... uuummmhhh (neo sufismo new age...)

    Salam

    ResponderEliminar