domingo, 1 de agosto de 2010

A QUIEN AMAS TU

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim
Allahumma salli ‘ala sayyidina Muhammadin ‘abdiKa wa rasuliKa nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘ala ‘alihi wa sahbihi wa sallimu taslima.
Hijo de Adam :
Penetra en lo más recóndito de tu corazón y pregúntale: -“A quién amas tú”?-.
En una ocasión un hombre vino a rasul (sala-l-Lahu ‘alayhi wa sallam) y le dijo: “-Ya Rasul, yo te amo por Allah. Rasulu-l-Lah dijo: -“Si me amas entonces estarás conmigo en el ajira, pues en el ajira cada uno estará con aquel quien ama-“.
Escudriña tu corazón primero, para saber si amas a este bajo mundo con sus placeres efímeros, o amas a Allah y a Rasul con un amor sincero.
Has de saber, hijo de Adam, que el amor a Allah es un signo del Amor de El hacia tí. Si ello es así, entonces estarás en seguridad. Pero este amor requiere una responsabilidad la cual debes aceptar. Se ha creado una relación la cual, si rompes habrás perdido tu vida, debes ser pues un servidor en toda situación. Debes ser consciente del hecho que eres Su emir en este bajo mundo, aunque no fuera más que de tu familia. Has entrado en un mundo sin retorno y debes comportarte en él con el ‘adab el cual se espera de ti. Servidor del Altísimo, sé consciente de esta situación, no te duermas, no te reposes en otra cosa que Allah.
Si tu amor lo has dado a las cosas de este bajo mundo, perecedero y efímero, entonces tu corazón también perecerá. Irás y vendrás al vaivén de las olas de la Dunya. Amarás aquello que no tiene entidad alguna y servirás a los faraones del viento y de la nada. Al final de tu vida, cuando hagas un balance de tu situación, tal vez serás consciente de la catástrofe que hay en ti, y en lo más profundo de tu ser, te maldecirás, y desearás otra vida para reparar todos aquellos desastres que tus manos han causado, por culpa de ese amor mal encaminado. Reacciona, despierta, aún no es tarde.
Salam

No hay comentarios:

Publicar un comentario