domingo, 28 de febrero de 2010

Unidad, en el Din del Islam y en la Verdad

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim.

Unidad?. Gran palabra, pero cuán difícil. Cuanto necesita la Umma una referencia doctrinal para no caer en el sendero de la ignorancia!.
No es verdad lo que dijo el chayj Darqawy: "El que no tiene a un maestro, tiene por maestro al Chaytan?".
Dónde está el maestro de nuestra Umma? . Debe cada uno seguir la idea de su nafs, sin escuchar a aquellos que hablan son sabiduría? . Deben estos ser ignorados porque viven en el incógnito, aunque hablen con la sabiduría y el permiso de su Señor? Deben las voces de los enemigos de los waliyun apagar la de estos y nosotros quedarnos de brazos cruzados contemplando como esto ocurre con los ojos y los labios cerrados?
Tienen todas las opiniones la validez de una sola palabra certera? No. Verdad?
Porqué los sabios viven en el incógnito?. La respuesta es: "Gran parte de las gentes sigue a su nafs antes de seguir el Din. Ensuciando al Islam siguiendo otras "religiones" u otras formas de vida paganas”. Por ello los maestros, ni se molestan. Y a esto le llaman libertad. Sí, libertad, la libertad del nafs. Triste libertad y pobre bagaje en nuestras vidas. Delicia de los amigos del lapidado y desgracia de la Umma entera.
Pobre Umma, pobres gentes de bien, quienes por quedar callados no dejan de tener luz en sus corazones.
La osadía de jugar con el Din, puede hacer perder la vida del ‘ajira.
Cuando un servidor de Allah habla con la verdad, quién le escucha?. Niños caprichosos los hombres del nafs siempre están con sus astutos “argumentos” queriendo echar humo sobre la evidencia. Evidencia tal, que hasta un niño de doce años con toda su inocencia, es capaz de captar.
Esta es la triste verdad. Por eso la Umma está dividida.
Un chayj dijo en una ocasión: "Veis cuantas moscas existen y cuantas pocas abejas?. Sin embargo, son estas las que dan la miel.
Dónde están las abejas ?. Puede darse miel a cualquiera ? No!. No puede ser, primero tiene que tener hambre. Hambre de qué?: Hambre de la Verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario