viernes, 19 de febrero de 2010

Unas palabras para la Unidad

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim wa sallam 'ala Muhammad.

Lejos quedan aquellos tiempos en los cuales nuestro ancestro Abdu-r-Rahman ibn Umaya (a-d-dajil) llegó a las costas de Andalucía y tras numerosas peripecias gobernó Al-Andalus, creando una unidad hasta entonces inexistente. Casi trescientos años después el ambicioso Muhammad ibn abu Amir (al-mansur)dió al traste con la dinastía Omeya. A partir de ese momento comenzó una época de desuniones entre los musulmanes de al-Andalus. Un reyezuelo en cada taifa, contento únicamente con extender lo más posible sus dominios e influencia. Una rivalidad anti-islámica la cual, unos siglos después, facilitó la pérdida de todo el territorio andalusí.
Curiosamente en este periodo de taifas, como si de una ironía del destino se tratara, las antorchas del conocimiento emigraron de Oriente a Occidente para instalarse en al-Andalus y el Magreb. Luces inigualables com ibn Arabi al jatimi, Abu Madian de Cantillana, ibn Abbad de Ronda, Abu-l-Abbas al Murçi, Abdu-s-Sallam ibn Machich.
Es un hecho consumado que después de la desaparición de los chuyuj en Al-Andalus y su continuidad en el Magreb (A-s-chadili, a-d-Darqawy, etc), los cristianos comenzaron a invadir al-Andalus hasta su total conquista.

La situación actual es diferente, no obstante, los musulmanes siempre debemos aprender del pasado y sacar una lección de los errores cometidos por nuestros antepasados.
El fenómeno de las nuevas conversiones de los años 70, fué "aprovechado" por ciertas corrientes para apropiarse ideológicamente de los nuevos conversos. Desde el inicio de las conversiones podemos ver como todos los grupos que se forman en cada una de las comarcas donde estos hechos se producen, son independientes los unos de los otros.
A veces, no contentándose siquiera con ser independientes, se convierten en taifas las cuales son enemigas entre ellas.
Otros aprovechan para meter la cabeza en el mundo de la política para así intentar sacar un triste provecho y utilizarlo como medio de poder sobre los otros musulmanes.
Los "jefes", en ocasiones teledirigidos por corrientes que vienen de otros paises, se concentran en la obtención de poder y no en conocer el Din.
Otros grupos, formados por gente sincera, observan este galimatías sin poder intervenir.
Y esta situación se ha perpetuado hasta ahora.

Debemos salir imperiosamente de esta dinámica. Debemos empezar a considerar que Allah (subhanahu wa ta'ala) nos ordena en Su Libro el ser una sola Umma.
Andalusies como somos, debemos comenzar por al-Andalus, para que así el perfume de nuestra unidad dé ejemplo en el resto del mundo musulmán. Para que al-Andalus vuelva a ser el faro del conocimiento.
Adelante! Podemos! Con la ayuda de Allah, obtendremos la victoria sobre la ignorancia y la desunión!
Presentaré en este blog una serie de artículos y de reflexiones para intentar, con mi modesta aportación, que la dirección a seguir sea la de el Kitab y la Sunna y no la de las invenciones post-modernistas de los haramistas y progresistas.

Abdu-l-Karim Mullor

No hay comentarios:

Publicar un comentario