sábado, 15 de noviembre de 2014

Ayats y Hadices con sus comentarios

A-s-salamu 'alaykum:

He deseado incluir en este blog algunos de los textos del Qur'an y de la Sunna que he puesto en Facebook. En su día les añadí un comentario que también transcribo aquí:

Dijo Rasulu-l-Lâh - 'alayhi-s-salatu wa-s-salam-:
Se han convertido en las plagas de la religión: un teólogo desviado, un imam no equitativo y un erudito ignorante.
(De Ibn Abbas, recopilado por A-d-Daylami)
Y dijo:
Se un sabio, un estudiante, un auditor o un buen amigo de la ciencia religiosa y no formes nunca parte de la quinta categoría de gentes (un ignorante) que te llevará a la ruina.
(Recopilado por Al Bayhaqi)
COMENTARIO
Resumiendo el mensaje de ambos hadices hay dos plagas en la religión de las más peligrosas que existen, a saber: la ignorancia y la ignoracia mezclada con una especie de sabiduría superficial.
El teólogo desviado es alguien quien carga una gran responsabilidad al desviar a personas sin estudios quienes están esperando sus palabras y las toman como norma a seguir. En sus palabras se esconde la traición, pues traición es, al fin y al cabo, extraviar a las gentes de la verdad.
Un erudito ignorante es aquel quien estudia superficialmente la religión a través de la razón y el deseo como únicos medios, dejando a un lado el intelecto, que como hemos dicho en otras ocasiones, es ese rayo de luz que naciendo en el corazón se proyecta en el cerebro causando el raciocinio correcto.
Y un ignorante sin más será alguien quien nunca sabrá distinguir la verdad de la mentira. Cualquiera que hable con palabras acompasadas lo podrá extraviar; todo ello por no tener base alguna donde asirse para poder distinguir la naturaleza de las cosas. El ignorante no sabrá distinguir un sabio de un ignorante como él, pues anda sin norte, sin guía, sin referencias. Y ello, como dice el Profeta, sin duda le puede llevar a la ruina.
Precisamente la mayoría de las sectas es a este último grupo que se dirigen (los ignorantes), convirtiéndoles en eruditos ignorantes o teólogos desviados según los casos.

“Sólo Allah sabe cuándo llegará la hora [el Día del Juicio], cuándo hará descender la lluvia y qué encierra el útero; y nadie sabe qué le deparará el día siguiente ni en qué tierra ha de morir. En verdad Allah es todo lo sabe y está bien informado de lo que hacéis.” [Luqmaan 31:34].
Al-Bujari narró en su Sahih (hadiz n° 4477) que ‘Aa’ishah (que Allah esté complacida con ella) dijo: “Todo el que te diga que sabe lo que sucederá está mintiendo”. Luego recitó: “Nadie sabe lo que le sucederá mañana”.
COMENTARIO
Sobre y ante todo en el dominio del seudo sufismo o sufismo new age proliferan aquellos, quienes tratando de impresionar a incautos y crédulos, muestran sus credenciales de falso chayj mediante predicciones propias de magos y nigromantes, pero impropias de un musulmán, y menos de un sufi.
Predicciones como que algo grave va a pasar en Makka en tal y tal tiempo, que hay un peligro inminente y que no hay que viajar o salir de casa; que el Mahdi está en vida o no, o que ha nacido y aparecerá en tal tiempo, por poner algunos ejemplos, así como otras fevriles previsiones de esta guisa, son propias de un brujo y no de un maestro del Islam. Pues, como dijo Aisha: “Todo el que te diga que sabe lo que sucederá está mintiendo”, y como dice el Qur'an nadie sabe lo que pasará mañana. Y quien miente prediciendo el porvenir está imitando a los brujos o forma parte de ellos.

Dijo Rasulu-l-Lâh - 'alayhi-s-salatu wa-s-salam -:
Cuando el sabio busca mediante su ciencia al Rostro de Allâh, toda cosa tendrá temor de él. Pero cuando busca el acrecentar sus riquezas, entonces será él quien tema toda cosa.
(De Anas, recopilado por A-d-Daylami)
COMENTARIO
Este hadiz, y otros que hablan sobre la sabiduría, siempre me ha hecho reflexionar en que existen dos tipos de conocimiento; uno de ellos no transforma a la persona, el otro sí. El conocimiento que no cambia a la persona es el estudio de la chari'a, el fiqh, el haddiz, tafsir del Qur'an, etc. En resumen el conocimiento externo, podríamos decir: "mental". A este conocimiento se refiere este hadiz:
El sabio, la ciencia y la buena obra afluirán todos en el Paraíso. Pero si el sabio no pone en práctica lo que sabe, la ciencia y la obra estarán en el Paraíso, mientras que el sabio irá al Infierno.
(Recopilado por A-d-Daylami)
Pero hay un conocimiento el cual no se puede obtener sin haber cambiado a la persona de una vez por todas. Este conocimiento se obtiene a través del yihad interior, con la ayuda necesaria e inestimable de un maestro digno y avezado en el camino que nos lleva a la consecución del "bello desenlace". Y es a ello que se refiere, por ejemplo, entre otras ayats, esta ayat que podemos encontrar en la surat Al Waqui'a:
"que es una Recitación noble en un Libro oculto que no tocan sino los purificados. "(56:77/79)
Ello indica que para poder "tocar" ese Libro Oculto, que no es otro que los conocimientos ocultos del Qur'an, debe uno estar previamente purificado, hasta el punto de:
"Morir antes de vuestra muerte"
Este conocimiento es tan extraordinariamente precioso que maestros como Ali Al Jamal solamente tuvieron un discípulo capaz de llegar a él, en este caso el chayj Mawlay al Arabi A-d-Darqawi - que Allâh esté satisfecho de ambos -.
No se trata del número de personas que lo detentan sino de la fuerza, la calidad y el vigor de ese conocimiento por él mismo. Aunque estuviera en una sola persona sería suficiente para cumplir su misión en la tierra.
Pues como dice el Qur'an y es un buen ejemplo de esto:
Kana Ibrahim Umma (Ibrahim era una Umma).
Dice un hadiz que encontramos en la colección titulada Yami'a-s-saguir del Imam Jalalu-d-Din Suyuti:
"Nunca estará mi Umma exenta, de al menos cuarenta como el corazón del Jalil (sayyidina Ibrahim)"
Esto da una idea de la alta categoría de la Risala de sayyidina Muhammad - 'alayhi-s-salatu wa-s-salam -. Dicha categoría es tanta que en su Umma podemos encontrar simultaneamente, al menos cuarenta con el corazón como el da Ibrahim; es decir, al menos cuarenta Ummas.

"Es por la gracia de Allâh que eres dulce hacia los hombres. Si hubieras sido brutal, y te hubieras mostrado con un corazón duro, ellos se habrían separado de tí. Perdónalos, implora el perdón de Allâh para ellos y consúltalos en los momentos difíciles. Pero una vez que hayas tomado una resolución, confiate a Allâh, pues Allâh ama aquellos quienes se confían a El (Corán 3-159)
Ibn Abbas ha dicho que esta parte del versículo: "...consúltalos en los momentos difíciles..." fue revelado a causa de Umar y de Abu Bakr. A este propósito Abdu-r-Rahmân Ibn Ganam transmitió que el Profeta -'alayhi-s-salatu wa-s-salam - dijo a Abu Bakr y Umar:
"Si os ponéis de acuerdo vosotros dos sobre un asunto yo no sabría contradeciros"
Ali Ibn Abu Talib transmitió que se preguntó al Enviado de Allâh -'alayhi-s-salatu wa-s-salam - sobre este pasaje del Qur'an y dijo:
"Consiste en pedir el parecer de los hombres sabios y después seguir su consejo".

ALGUNOS HADICES SOBRE LA LLEGADA DEL MAHDI
Sobre la autoridad de Sabi’i y recogido por Abu Dawud, se cuenta que Alî, mirando a su hijo Hassan declaró: “Mi hijo que aquí veis es un señor, como lo ha dicho el Santo Profeta – sobre él la plagaria y la paz - : “De sus riñones saldrá un hombre que llevará el nombre de vuestro Profeta: se le parecerá físicamente, sin poder igualar su pefección. El colmará la tierra de justicia”.
un hadiz transmitido por Abu Hurayra y Umm Salama dice lo siguiente:
El Mahdi recibirá juramentos de alianza entre el ángulo de la piedra negra de la Ka’aba y la estación de Ibrâhîm. Ello podrá hacer creer que no le será hecho pacto de alianza hasta ese momento, siendo esta suposición falsa
ḥadiz transmitido por Ibn Mas’ud y otros compañeros, recogido por Al Qurtubi:
El Mahdi aparecerá en el fin de los tiempos en el Magreb Extremo y marchará victoriosamente sobre una distancia de cuarenta millas. Sobre sus estandartes blancos y amarillos estarán escritos signos, uno de los cuales es el Nombre supremo de Allâh. Ninguno de sus estandartes sufrirá la derrota: viniendo del litoral, su punto de partida hacia el Oriente se hará a partir de una montaña llamada Masna[1], situada en el Magreb. Los estandartes del Mahdi serán confiados a un grupo con el cual Allâh se ha comprometido en un pacto para otorgarles la victoria: Estos son el partido de Allâh. Los partidarios de Allâh ¿no son ellos los dichosos vencedores?
Ha aquí otro ḥadiz relatado por Umm Salama (esposa de Rasul – sobre él la plegaria y la paz -):
Grandes diferencias estallarán a la muerte de un jalifa y un hombre huirá de Madina para refugiarse en Makka. Unas gentes vendrán a su encuentro y le tomarán, contra su voluntad, hasta llevarle entre el ángulo de la piedra negra y la estación de Ibrahim y hacer con él un pacto de alianza. Una tropa será enviada contra él de Siria, pero el desierto se los tragará entre Madina y Makka. Cuando las gentes hayan visto esto, los Abdal de Siria vendrán a prestarle alianza y otros grupos de Iraq harán un pacto de alianza con él. Después aparecerá un qurayšita cuyos tíos maternos pertenecerán a la tribu de Kalb, que enviará una tropa contra ese hombre, la cual será derrotada por sus partidarios; he aquí lo que llegará de parte de la tribu de Kalb. Las gentes practicarán nuevamente la Sunna del Profeta. Des sus camellos este hombre extenderá el Islam por la tierra; se quedará siete años entre los musulmanes, después morirá y las gentes harán la plegaria mortuoria por él.
(Recopilado por el Imam Ibn Hanbal)

No hay comentarios:

Publicar un comentario