viernes, 9 de mayo de 2014

La muerte de un hipócrita

En el Nombre de Allâh el Todo-Misericordioso, el que Manifiesta Su Misericordia

Y la plegaria y la paz sobre la corona de los enviandos Sayyidina Muhammad, la luz con la cual Allâh creó los mundos, y sobre su familia y sus sahaba con especial atención a Abu Bakr, Umar, Uzman y Ali.

Hace dos días murió un hombre cuya vida en este mundo fue de torpeza en torpeza. Mejor diremos que su vida se resumió en dos palabras:
Torpeza e Hipocresía

Este hombre, a quien en diversas ocasiones hemos ridiculizado en vida para apartar de él a los incautos, murió en el extravío más manifiesto.

Estamos hablando del creador o del heredero del creador de la secta llamada falsamente "Haqqani naqsbandiyya"

Y decimos falsamente pues esa secta es una usurpación de la herencia de la tariqa naqsbandiyya (la cual se debate por continuar existiendo a falta de un hombre de verdadero conocimiento, pero ese es otro tema a ver más adelante); y porque en lugar de Haqqani (verídica) le hubiera correspondido antes bien la denominación de "Kiddabiyya", es decir: falsa

Este hombre se dejó, literalmente, adorar por sus discípulos, quienes hacían físicamente suyud (prosternación) delante de él.
Introdujo "fatwas" de corte satánico, como por ejemplo prohibir a las mujeres poderse practicar una cesárea; en otro engendro de fatwa llegó a decir en sus discípulos que si llegaran a tener un problema, solamente con pensar en él se soluccionaría.



Pero no solamente llegó este fir'aun de provincias a extraviar a sus discípulos; quiso emular a Allâh - ta'ala - y hacerle la competencia :

Dejando que sus discípulos se prosternaran ante él
Jugando a adivinar el porvenir (el cual solo conoce Allâh)
Diciendo a sus discípulos, como ya hemos mencionado, que en caso de necesidad pensaran en él, y no en Allâh.
Diciendo que Allâh haría que los ángeles castigaran a los doctores que hayan practicado cesáreas descerrajándolos de dos en dos. Decidiendo en lugar de Allâh sobre el castigo. y asegurando que Allâh castigará a inocentes.
Y escribiendo blasfemias como la que sigue, la cual ni el mismísimo diablo hubiera sido capaz de sugerir. Y es que el nafs de algunos es peor que 70 chaytanes; y hay gentes que son capaces de hacer lo que ni el mismísimo Chaytan es capaz de imaginar. He aquí la blasfemia:



"mercy oceans" Nazim Al-Qoubrousi dit (tome 1 page 13

 cuya traducción al español es:

" No se puede encontrar un Rey sin reino. Sin súbditos, su reino no hubiera tenido sentido, al igual que un profeta sin comunidad no hubiera tenido sentido. Es por eso que Allâh era sin principio y sus siervos también eran sin principio. Sino hubiera personas, porqué existiría Allâh, ¿por El Mismo? No""


Espeluznante ¿verdad?

Esa persona orgullosa de espíritu faraónico que dejaba a sus discípulos llamarle " Sultan de los 'Awliyya"; ese destructor y corruptor del sufismo; ese jefe de secta, dejó este mundo. Lo que le pase en el otro nos da lo mismo; eso es cosa de Allâh. Pero lo que ha dejado entre nosotros es una secta destructora y corruptora de la noble doctrina del Islam.

Este hombre fue en esta época un émulo de sus predecesores de la época del profeta - sobre él la plegaria y la paz -, es decir, del hipócrita Abdu-l-Lâh Ibn Ubay, y porqué no decirlo de Abu Amir el Monje, aquél a quien se encuentra destinada el ayat que habla de la mezquita del mal.

Por lo tanto está prohibido rezar por él y acudir a su tumba como dice este ayat, la cual descendió a la ocasión de la plegaria mortuoria que el profeta ofició sobre el despojo del hipócrita Abdul-l-Lâh Ibn Ubay, prohibiéndole hacer eso la próxima vez y consecuentemente a todos los musulmanes:

"Y nunca hagas la oración para ninguno de ellos que haya muerto y no te pares en su tumba, ciertamente ellos negaron a Allah y a Su Mensajero y murieron siendo corruptores". (Taubah:84)".

Llegó incluso hasta a entrevistarse con el Papa y a decirle que la iglesia era su casa y que rezara por él, tal y como podéis constatar.

https://www.youtube.com/watch?v=qFid2h764oM

Un chaytan ha muerto y la tierra puede que se encuentre más aliviada; sin embargo, se aseguró antes de morir dejar otro chaytan en su puesto como así podéis ver.



Sin palabras ¿verdad?

La tracición habla por si sola. ¿Para qué queremos judíos sionistas como enemigos sin con estos ya tenemos bastante?

Nosotros francamente hemos de decir que no sentimos ni frío ni calor por dicha muerte pues como dice el Qur'an:

Ni los cielos ni la tierra lloraron por ellos (44-29)

Como es fácil sacar conclusiones de toda esta presentación de hechos no creo que sea necesario extenderme más sobre el asunto.

Y decir para finalizar que el motivo de haber escrito estas líneas es el mismo que siempre nos mueve, a saber: apartar y proteger a los musulmanes de las sectas satánicas que utilizando el nombre del Islam intentan corromper desde dentro las bases de la religión; y consecuentemente debilitarlas, tanto como sea posible, pues como dice el hadiz:

La Verdad es la espada de Allâh en esta tierra

Que Allâh nos proteja contra las sectas satánicas, sus adeptos y sus fines.

Salam.

4 comentarios:

  1. As salamu-aleykum,

    Estimado Abdul Karim.

    Aprovecho que todavía no has mirado tu correo y por tanto no se ha publicado mi primer comentario. La verdad es que al momento de dicho primer comentario no había leído tu entrada con atención. Eso no quita para discrepar del primer comentario, que básicament contiene lo siguiente:

    .- Valoro tu valentía por expresar lo que piensas. En las circunstancias de la muerte de Sheij Nazim, de haber compartido tus pensamientos, posiblemente no me hubiera atrevido a hacerlo, o al menos de esa manera tan directa.
    .- No puedo argumentar en contra de tus pronunciamientos, que son exteriormente impecables, pues carezco de los conocimientos islámicos suficientes, con mis conocimientos difícilmente puedo rebatirte.
    .- Distingo claramente entre la obra de Sheij Nazim y la de Sheij Hissam. Además Sheij Hissam está vivo.

    Estimado Abdul Karim, una de las razones que me han llevado a escribir una ampliación de mi primer comentario es que no me he quedado contento con el mismo y quisiera disipar cualquier posible malentendido y de paso expresarte mi opinión sincera al respecto de la muerte de Sheij Nazim y tu entrada en el blog en referencia a ese mismo acontecimiento.

    Verás, lo primero que me ha llamado la atención, tras reflexionar con mayor profundidad es el haber comparado tu entrada acerca de la muerte de Mansur Escudero y la entrada acerca de la muerte de Sheij Nazim. Acerca de Mansur Escudero escribiste:

    "Personalmente estoy triste por su muerte, y como musulmán pido a Allah que si Mansur entraba dentro de las condiciones para que El le haga misericordia, misericordia le sea acordada."

    En el caso de Shej Nazim pides a los musulmanes que no recen la oración funeraria por él. Siento tener que contradecirte, no entiendo ni conozco bien la historia de Abdu-l-Lâh Ibn Ubay ni de Abu Amir el Monje, pero yo si voy a rezar la salat funeraria por el alma de Sheij Nazim como creo que también hice por la de Mansur Escudero y no por rebeldía, sino que como musulmán que era la merece sobradamente.

    Tus críticas a las declaraciones y algunos hechos de Sheij Nazim a lo largo de su larga vida, no puedo rebatirlos, pues exteriormente están bien planteados y como te dije no tengo ciencia para rebatirte, pero como también te dije yo tiendo a considerarlos como los lapsus de un viejito y poco más. ¿Porqué pienso de esta manera? Porque a diferencia de tí, que no conociste a Sheij Nazim más que de oídas, yo si lo conocí. Quizás esa sea la razón de la diferente consideración que te mereció en su día la vida y muerte de Mansur Escudero. Es perfectamente comprensible.

    Voy a argumentar lo que yo si sé de Sheij Nazim que me hace apenarme de su muerte y llevarme a rezar la salat funeraria por su alma (si es que mi salat funeraria fuera de algún valor, lo que no tengo demasiado claro dada mi catadura personal, que no es precisamente la mejor del planeta, por decir algo). Estos son los hechos:

    Sheij Nazim fue un musulmán que externamente (internamente no puedo saber que había dentro de su corazón) fue un hombre de sunnah. Todas las oraciones, todos los ayunos, todas o casi todas las oraciones superrrogatorias, todas o casi todas las tradiciones las realizaba sin descanso ni desfallecimiento, aun en las penosas circunstancias de ancianidad o enfermedad. Es por ello que no pongo en duda su condición de buen musulmán. Quizás no era el Sultan de los Amigos de Allah que proclamaban sus murids, seguramente no lo era (aunque no soy quien para poderlo saber o no saber), pero si era un buen musulmán, con sus defectos como los tenemos todos.

    ResponderEliminar
  2. Respecto a algunas frases entre miles de frases recogidas por sus murids y publicadas en libros, tengo que decir que existe una diferencia entre 2 mundos paralelos, como son el mundo de la comparación y el mundo de las verdades absolutas. Esta diferenciación, estamos acostumbrados, se pasa por alto por aquellos que se denominan a si mismos "literalistas", que son precisamente quienes se lanzan a criticar a los sabios del tasawuf por discrepancias con el estrecho marco de su visión literalista, de las que los sabios del tasawuf a menudo se han desmarcado con declaraciones inesperadas para la estructuración mental de dichos literalistas, quienes siempre interpretan estas manifestacions como herejías, hipocresía y ataques al Islam de la peor clase. Es por ello que nos tienen acostumbrados a decir que el Profeta (saws) no celebraba su cumpleaños o no levantaba monumentos en las tumbas de los musulmanes, por no hablar de como interpretan las frases, proclamadas tanto en vida como por escrito, del Sheij Ibn al-Arabi y tantos y tantos Sheijs de Tasawuf.

    Por otro lado está lo de prohibir y condenar las cesáreas. A falta de conocimiento de primera mano, tiendo a pensar que se refería al gusto que tienen hoy en día los médicos de programar los partos con antelación por medio de la práctica de la cesárea, que cualquier otra cosa. En cualquier caso, el abuelito estaba bastante mayor por aquel entonces.

    Por no hacerlo largo, tiendo a disculpar esos errores.

    Sheij Nazim no quería, eso dicen que decía, tener discípulos occidentales. Él quería vivir en Mecca, si no mal recuerdo, y fue su maestro quien le mandó a occidente, orden que cumplió diligentemente. El problema de Sheij Nazim, el principal, es el de no haber puesto en cintura a sus murids, que han hecho poco menos lo que les ha dado la gana usando su nombre. Por experiencia propia, puedo decir que es muy difícil poner en cintura a quienes no tienen la menor intención de obedecer tus recomendaciones. Quizás el trato con tanto lunático le llevara a despachar cuestiones teológicamente no rebatibles con frases y declaraciones descuidadas, incluso heréticas desde otros puntos de vista como es el tuyo. De hecho el decía a menudo que tenía muy pocos murids. Digamos que islamizó a sus murids pero que no tuvo una verdadera relación maestro-murid con la mayoría de ellos, con una base suficiente como para poder realizar una labor seria con espontáneos y advenedizos.

    Ha tenido seguramente, muchos otros errores, aunque también ha tenido muchos aciertos. Era un hombre bastante sabio, sus palabras acercaban a la gente al Islam (no me refiero a las facilidades o abalorios con que contentaba a "la tariqa de Walt Disney" sino a palabras de verdadera sabiduría que también pronunciaba ,con planteamientos verdaderamente serios y no oportunistas en absoluto para que no haya la menor duda al respecto. Esa labor suya ha sido muy meritoria, desde mi punto de vista. Quizás no impecable, pero muy, muy meritoria).

    Quizás Sheij Nazim, por la época en que le había tocado vivir, no disponía de una sabiduría completa, y no tendría nada de especial que así fuera.

    ResponderEliminar
  3. Dejo de comentar otros errores porque realmente de lo que se trata en éste comentario es dejar claro que Sheij Nazim merece un tratamiento más misericordioso, hermano Abdul Karim, una comprensión de la persona un poco menos rigurosa de la que has hecho gala en tu entrada. Lo suficiente como para poder aconsejar a los musulmanes el poder hacer la salat funeraria por su alma, por sus méritos, que no por sus deméritos. Sinceramente me merecen mucho más respetos los méritos de Sheij Nazim que los que te llevaron a escribir en favor de Mansur Escudero, dicho esto sin ánimo de castigar ni desmerecer el recuerdo de Mansur, aunque personalmente critiqué a la organización Junta Islámica que el mismo dirigió estando en vida. Lo que concuerda con las críticas que en su momento manifesté a lo que me pareció oportuno calificar como "la tariqa de Walt Disney (sus murids lunáticos que no se pudo, quiso o supo poner en vereda).

    Me acabo de enterar de que Sehij Hissam no va a ser el sucesor de Sheij Nazim, de lo que me alegro profundamente. Las diferencias entre uno y otro eran demasiado evidentes para mi. Quiera el Todopoderoso llevarle por el buen camino.

    Un abrazo,

    Profesor Rahmánicus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A-s-salamu 'alaykum;

      Querido hermano y amigo

      Como te prometí acabo de editar tus comentarios los cuales agradezco y valoro en una gran medida.
      Analizando el contenido he decidido que es mejor no contestar aquí directamente sino hacer otra entrada para dar las explicaciones pertinentes.
      Espero que una vez leída la entrada y analizadas las demostraciones te convenzas de que cuando he comparado a este hombre con Abdu-l-Lâh Ibn Ubay el hipócrita de Madina y a Abu Amir el Monje de la Mezquita del Mal, ha sido con razón y veracidad.

      Un abrazo

      Eliminar